Control de riesgos, motor manufacturero

La administración integral de riesgos busca reducir los obstáculos de la empresa, dice Liliana Lara; es común escuchar hablar de estrategia, pero pocos la aplican.
fabricacion de autos planta  (Foto: Thinkstock)
Liliana Lara*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El vertiginoso ritmo del mundo actual obliga a las industrias a estar a la vanguardia en tecnología, recursos técnicos, materiales y humanos. Estas actividades deben complementarse con una proactiva administración integral de riesgos, con el fin de mitigar posibles obstáculos para el logro de los objetivos del negocio. Existe un sinnúmero de elementos y factores externos que influyen en estas organizaciones. Aspectos regulatorios, políticos, sociales, culturales y medioambientales son potenciales impactos, u oportunidades que las organizaciones deben proactivamente identificar y gestionar. Nuevamente riesgos potenciales en un mundo altamente dinámico y el día de hoy globalizado.

El logro de un monitoreo adecuado para la toma de decisiones oportunas en pro del cumplimiento de los objetivos de la compañía, implica un análisis de todos los factores externos e internos que pueden tener un impacto significativo y en contra del logro de los objetivos de la compañía. Recordemos que en los detalles más pequeños se pueden encontrar las grandes sorpresas.

Aspectos de gestión interna como la eficiencia, gestión de costos, estandarización de la calidad, generación de información para toma de decisiones entre otros temas, son aspectos donde una proactiva gestión de riesgos les ayuda a lograr resultados sin tener que cruzar el costoso y peligroso camino de la prueba y error. 

Una industria altamente competitiva es la manufacturera y, sin duda, la industria automotriz. Tenemos que aprender a identificar los grandes temas que le son relevantes, por lo específico de su operación, mercado, tipo de abasto y logística. Una industria altamente competitiva, donde el margen se ha presionado cada vez más, derivado de una fuerte competencia, altos costos de producción, y fuertes inversiones para desarrollo e investigación futura.

En donde las cadenas de suministro son cada vez más complejas, pero necesarias. Los grandes temas a considerar:

Centros de desarrollo, en función del perfeccionamiento del producto final.

  • Tecnología ad hoc a las necesidades y la capacidad de inversión, según la capacidad de inversión con el objetivo de lograr permanencia.
  • Claridad respecto a clientes, necesidades y negociación de largo plazo, en beneficio de clientes presentes y futuros; sin clientes no hay permanencia.
  • Reducción de costos, de manera estratégica y funcional para lograr el equilibrio entre costo y calidad de excelencia.
  • Cadena productiva, en donde una gestión oportuna y eficiente tendrá frutos conforme a los objetivos trazado; una mala decisión hoy puede ser catastrófica el dia de mañana
  • Ser eslabón estratégico en la cadena de suministro, a través de una cultura de eficiencia y productividad.
  • Flexibilidad en producción y especificaciones, conforme a los requerimientos del producto. Estos temas son grandes conceptos, que una vez analizados a detalle nos arrojarían diversos riesgos en específico.

El modelo de negocio

Ahora bien, el concepto riesgo tiene que verse desde la estrategia y los objetivos finales, hasta las actividades diarias de la organización. Tenemos que comprender qué es la organización en su conjunto para poder en consecuencia enfocarnos a lo crítico; para lo cual utilizamos un modelo de negocio. Un modelo es una visión integral del negocio considerando factores externos, productos existentes, mercado a colocar y clientes específicos. Alianzas potenciales y por supuesto, procesos enfocados, eficientes y controlados para lograr los resultados esperados.

En el mundo actual es muy común escuchar hablar sobre la estrategia, y en realidad son pocos los que la ligan a su modelo de negocios. Modelo + estrategia = cumplimiento de los objetivos de la organización. El conocer el modelo, va a permitir identificar riesgos, fortalezas y oportunidades bajo una óptica integral que permitirá trabajar en forma proactiva.

grafica-columna-kpmg.jpg
Fuente: KPMG de México.


Una cultura de prevención y detección oportuna sobre un esquema claro y definido, con una adecuada gestión y administración de riesgo en todas sus dimensiones es el motor  para el crecimiento, desarrollo y permanencia de la compañía.

El tema de riesgo requiere enfoque, trabajo y esfuerzo; en donde en algunos casos es considerado como un gasto más que una inversión. Una inversión favorable para la compañía actuando en forma proactiva el día de hoy; con un enfoque crítico en operación, generación de información y cumplimiento, otorga utilidad, minimiza conflictos e incluso pérdidas por malas decisiones y ayuda positivamente en el crecimiento, fortaleza y permanencia del negocio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La toma de buenas decisiones el día de hoy puede evitar arrepentimientos futuros por un mal entendido en el presente. Si la administración de riesgos no cuenta con un enfoque estructurado dentro de la compañía, esta puede convertirse en un gasto; no en una inversión. La toma de buenas decisiones evitará arrepentimientos futuros, por un ahorro mal entendido en el presente.  

*La autora es  gerente de asesoría en Administración de Riesgos en KPMG en México. 

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×