OPINIÓN: ¿Debemos abandonar o no la idea de que existe el infierno?

Para analizar, dos posturas distintas sobre la existencia del infierno, desde perspectivas totalmente ajenas
infierno
infierno  infierno
Frank Schaeffer y Mark Dricoll
Autor: Frank Schaeffer y Mark Dricoll | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del Editor: El nuevo documental Hellbound?” explora las ideas de los estadounidenses acerca del infierno. Le preguntamos a dos prominentes cristianos que aparecieron en el filme sus opiniones acerca del infierno.

Frank Schaeffer es autor de best sellers del New York Times. Su último libro es Crazy for God”. 

Mi fe: Los peligroso efecto de creer que el infierno existe

(CNN) — ¿Será coincidencia que la guerra más reciente, con tintes religiosos, que empezó el 11 de septiembre del 2001 involucre principalmente a Estados Unidos y el mundo del Islam? Simplemente parece que ningún subgrupo en la humanidad está más arraigado con la doctrina del infierno que los musulmanes conservadores y los cristianos conservadores.

En ningún otro sitio del planeta los cristianos han estado más cerca de controlar la política exterior como sucede en Estados Unidos. Y los musulmanes conservadores nunca antes habían sido tan dominantes en los países de donde proceden los extremistas de los ataques del 9/11: Paquistán, Arabia Saudita y Afganistán.

¡Qué par de personajes George W. Bush y Osama bin Laden! Por un lado, un presidente estadounidense que nació evangélico con especial aprecio por el Estado de Israel y su importante papel en los últimos tiempos, pero por el otro, un líder terrorista que creía servir a Dios intentando liberar a la Península Arábiga de la presencia estadounidense y limpiando la "contaminada" tierra de Palestina de los que él consideraba eran unos "judíos invasores". 

Por tanto, seas ateo o no, el asunto de quién irá al infierno sí importa porque hay muchas personas en este planeta —muchos de ellos extraordinariamente bien armados, desde el personal militar estadounidense hasta los fanáticos musulmanes—, que realmente creen que Dios les sonríe cuando mandan al infierno a sus enemigos.

Entonces, mi visión del infierno está ligada a dos cosas: primero, la cuestión teológica acerca de si existe la tierra del sufrimiento eterno como parte del 'gran plan' de Dios para la mayoría de la humanidad.

Segundo, la cuestión de las implicaciones políticas sobre tener a una gran porción de la humanidad creyendo en la condena para aquellos que estén en desacuerdo con su teología, su política y su cultura, como si de alguna manera simplemente matar a nuestros enemigos no fuera suficiente.

Lo que mucha gente no sabe es que existe otra tendencia que permea tanto en el cristianismo como en el islam y que es mucho más piadosa que la opinión de los fundamentalistas acerca de la salvación, el juicio y la condenación.

El Corán se refiere al paraíso, el cual es considerado por los musulmanes como el destino final de la sociedad que Dios elija, como "el hogar de la paz".

"Nuestro Dios", se les pide recitar a los musulmanes, "tú eres la paz y la paz viene de ti".

En vista de que soy cristiano, puedo decir más sobre ello. Un punto de vista sobre Dios, el más fundamentalista, hace referencia a un Dios punitivo avocado a castigar a quienes "se extravíen".

El otro punto de vista, igualmente antiguo, que data de la época del Nuevo Testamento, habla de un Dios que lo perdona todo y que en la persona de Jesucristo terminó con una época de sacrificios de las ovejas descarriadas, la retribución y el castigo eterno.

Como dijo Jesús en la cruz: "Perdónalos porque no saben lo que hacen".

Esa visión liberadora dice que Dios, lejos de estar buscando justicia, es un padre misericordioso que ama por igual a todos sus hijos. Ésta es la visión menos conocida de hoy en día debido a los fundamentalistas —representados por los evangelistas y a otros—, tan presentes y dominantes en la cultura estadounidense.

Esta visión rededntora no es menos real.

¿Por qué importa nuestra percepción sobre el infierno? Porque los que creen en el infierno creen en la venganza. Y de acuerdo con estudios de la química del cerebro, tomar venganza y alimentar el resentimiento es una fuente de estrés que destruye vidas.

Para una profunda exploración sobre la locura causada por adoptar la 'justicia' de la venganza de 'Dios' y la retribución, les recomiendo ver la cinta Hellbound?

La cinta muestra el infierno del pensamiento de venganza y el desquicio de las mentes de algunas personas a través de su negación de la empatía humana, que los lleva a saborear el violento futuro de sufrimiento que predicen que les espera a los que "se pierden" en el infierno.

¿Realmente queremos regresar a una época de religión literalista? ¿No fue suficiente el 9/11 como argumento en contra de una religión exageradamente punitiva?

Necesitamos al infierno como necesitamos un hoyo en la cabeza. Es tiempo para el entendimiento alternativo de una religión empática y misericordiosa.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Frank Schaeffer.

 

Nota del Editor: Mark Dricoll es pastor fundador de la Iglesia Mars Hill, en Seattle.

Mi fe: El infierno existe y Jesús es la única salida

(CNN)  Como pastor, mi trabajo consiste en decir la verdad. El tuyo: tomar una decisión.

Cuando salen a flote controversias acerca de las doctrinas bíblicas se gana una valiosa oportunidad para responder preguntas acerca de lo que nos enseña la biblia, sin meternos en sobrenombres o estigmatizaciones. Casi todas las doctrinas controversiales son un infierno.

¿Qué pasa cuando morimos?

Los seres humanos fueron creados por Dios tanto con un cuerpo como con un alma. Cuando alguien muere, su cuerpo se va a la tumba y su espíritu se va a otra vida para enfrentarse a un juicio.

Pero la muerte no es algo normal ni natural, sino un enemigo y consecuencia del pecado.

Piensa en ello de esta manera: Dios es la fuente de vida. Cuando escogemos vivir independientes de Dios y nos rebelamos en su contra, es como si desconectáramos algo de su fuente de poder. Empieza a perder energía hasta que a la larga, muere.

La Biblia es clara en el sentido de que algún día todos resucitaremos, ya sea para la salvación eterna en el cielo o una condena eterna en el infierno.

Los cristianos creen que el estatus eterno de una persona depende de su relación con Jesús y de que "Dios amó tanto al mundo que les dio a su único Hijo, por lo que cualquiera que crea en él no perecerá sino que tendrá vida eterna".

Nuestras vidas se sustentan por la realidad de que "cualquiera que crea en el Hijo tendrá la vida eterna; quien no obedezca al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios caerá sobre él".

¿Qué es lo que Jesús dice del infierno?

Jesús fue enfático acerca del infierno. Él mismo regresó de la muerte y sabe lo que nos espera del otro lado de esta vida. El día del juicio vendrá cuando todos nosotros, incluso tú, nos levantemos de nuestras tumbas y nos paremos frente a él para la sentencia eterna, ya sea de adoración en su reino o de sufrir en su infierno.

La Biblia no podría ser más clara: "Si el nombre de alguien no está en el libro de la vida, significa que fue lanzado al lago de fuego".

Estos no son solo versos bíblicos. De hecho, Jesús habla del infierno más que nadie en las Escrituras. Increíblemente, el 13% de sus palabras son acerca del infierno y del juicio, y más de la mitad de sus parábolas relatan un juicio final para los pecadores.

Recuerda que las palabras de Jesús están en el contexto del resto de las Escrituras que dicen que Dios "quiere que todos sean salvados y que lleguen al conocimiento de la verdad". Más aún, él "es paciente contigo, no desea que nadie muera, sino que todos se arrepientan".

Dios es mucho más amoroso, noble y paciente con sus enemigos que lo que nosotros lo somos con nuestros enemigos.

¿Qué es lo que dice el resto de la Biblia acerca del infierno?

La Biblia nos ofrece muchas descripciones del infierno incluyendo: fuego, oscuridad, castigo, exclusión de la presencia de Dios, inquietud, segunda muerte y llorar y padecer en agonía.

Una mala percepción común de Satán es que tiene un traje rojo, sosteniendo un tridente en las puertas del infierno. Pero Satán no reinará ahí. El infierno es un lugar de castigo que Dios preparó para el diablo y sus ángeles, y es donde, de acuerdo con el libro de las Revelaciones, radican los que viven apartados de Dios:

"… beberán el vino de la ira de Dios, servido con toda la fuerza en la copa de su coraje y él será torturado con fuego y sulfuro en la presencia de los ángeles santos y en la presencia del Cordero (Jesucristo). Y el humo de su tormento crecerá eternamente, y no descansarán, ni en el día ni en la noche".

Al final de la época, el diablo será "lanzado al lago de fuego y sulfuro, donde se encuentran la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche eternamente".

¿Hay una segunda oportunidad después de la muerte?

La Biblia es clara en el sentido de que cuando morimos, y una vez juzgados, no existe una segunda oportunidad para obtener la salvación. Como un claro ejemplo, Hebreo 9:27 dice, "El hombre muere una vez, y después de eso viene el juicio".

Vivivmos. Morimos. Enfrentamos el juicio. Punto final.

¿Cuánto dura el castigo?

Algunos argumentan que el castigo para los pecadores no es eterno, una postura llamada aniquilación. Esto quiere decir que cuando uno muere apartado de Jesús sufre por un tiempo y después, finalmente, deja de existir.

Pero la aniquilación no es lo que nos enseña la Biblia. Daniel 12:2 dice, "y muchos de aquellos que duermen en el polvo de la Tierra se despertarán, algunos para la vida eterna y otros para la vergüenza y la condenación eterna". Jesús habla de aquellos que "se irán al castigo eterno, pero los justos irán a la vida eterna".

Gramaticalmente no existe diferencia alguna entre la longitud del tiempo mencionado para la "vida" y el del "castigo"; se trata simplemente de la vida eterna y la muerte eterna.

¿Me voy a ir al infierno?

La buena noticia es que los versos al final de la Biblia dicen "¡Ven!", Todos están invitados a recibir el regalo de la gracia salvadora de Dios en Jesús. Jesús es Dios,  que se convirtió en hombre para reconciliar a la humanidad con Dios.

Él vivió la vida libre de pecado que nosotros no hemos vivido y murió en la cruz por nuestros pecados. Soportó la ira, se levantó para conquistar a nuestros enemigos del pecado y la muerte, y ascendió al cielo en donde hoy en día actúa como el Dios por sobre todas las cosas. Él hizo todo esto en el amor.

Esta es la cruda realidad: o Jesús sufrió por tus pecados para rescatarte del infierno o tú sufrirás por tus pecados en el infierno. Son las dos únicas opciones y tienes que tomar una decisión que prevalecerá para toda la eternidad.

Mi esperanza y ruego es que te conviertas en un buen cristiano.

¿Le has confesado tus pecados a Jesucristo buscando perdón y salvación?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si no lo has hecho, estás destinado al infierno y no habrá nadie que interceda por ti cuando estés frente a Jesucristo en la hora del juicio. No se te pide que te guste el infierno ni que creas en él, simplemente aléjate del pecado, confía en Jesús y sálvate de una muerte eterna en la vida eterna.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Mark Driscoll.

Ahora ve
Policía abate a Younes Abayuyaaqoub, autor de atentado en Barcelona
No te pierdas
×