OPINIÓN: Sí al equilibrio entre la vida salvaje y la huella del hombre

En Alaska, una zona rica en petróleo, se lleva a cabo un plan para hacer posible la explotación del recurso de manera sustentable
buey
animales-artico  buey
Autor: Rebecca Rimel y Dale Hall | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Rebecca W. Rimel es presidenta y jefa ejecutiva de The Pew Charitable Trusts. Dale Hall es Director Ejecutivo de Ducks Unlimited, Inc. Y fue director del Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos (FWS, por sus siglas en inglés) del 2005 al 2009.

(CNN) — ¿Quién dice que no podemos tener un balance entre la explotación de los recursos y la protección de la vida salvaje? Por años, un falso argumento ha detenido el progreso de Washington en el desarrollo de energía. Pero ahora tenemos una oportunidad de desarrollar y al mismo tiempo proteger uno de los tesoros naturales de la nación.

Al oeste del Refugio de Vida Salvaje Nacional del Ártico, los casi 7, 715 metros cuadrados de la Reserva de Petróleo Nacional de Alaska mantiene una impresionante diversidad y abundancia de vida salvaje considerada muy importante por todos los científicos alrededor del mundo, al mismo tiempo que alberga cientos de millones de barriles de petróleo. Pero ¿será posible proteger a estas tierras y, a su vez, los recursos naturales?

Definitivamente sí. Prueba de ello es el anuncio de Ken Salazar, secretario interino estadounidense, del 13 de agosto, acerca de un plan estratégico para un acercamiento responsable y equitativo al administrar la reserva.

Los nuevos lineamientos harán que 646.4 metros cuadrados —casi la mitad de la reserva— estén disponibles para el arrendamiento de petróleo y gas, mientras que la protección de la vida salvaje y el hábitat de aves acuáticas en la mitad restante será primordial.

Como lo dijo Salazar, el plan “proveerá un mapa para ayudar a facilitar la transición del arrendamiento y la exploración cuidadosa hacia la producción y el desarrollo inteligente” y “unirá esfuerzos con las compañías para desarrollar la infraestructura necesaria que mantenga el abastecimiento en línea”.

La propuesta representa excelentes noticias para el caribú, los osos grizzli, los lobos y las densas poblaciones de halcones peregrinos, águilas doradas y otros animales que nacen y viven en estas tierras. Las áreas lejos de la costa y cerca de ellas también son hábitats importantes para las focas, las ballenas beluga y los osos polares.

El área del lago Teshekpuk es uno de los hábitats a los que migran el ganso del Ártico circumpolar que incluyen las especies de collar, de pecho blanco, de nieve y canadiense. Los raros somorgujos, aves de pico amarillo, los patos de flojel y otras millones de aves migratorias del Pacífico, de las regiones centrales, del Mississippi, del Atlántico, e incluso, América del Sur, viajan cada año a las tierras húmedas, estanques, lagos, riachuelos y ríos en la planicie de la costa de la reserva. La región también aloja a las comunidades nativas de Alaska que se han asentado ahí por miles de años.

La reserva fue originalmente establecida por el presidente Warren G. Harding en 1923 cuando la Marina de EU convirtió su flota del cobre al petróleo y era administrada por el Buró de Administración de Tierras desde 1976.

A pesar que esta espectacular área fue categorizada como una "reserva petrolera", el secretario interino de la autoridad legal tenía la responsabilidad de asegurar la protección del ambiente, la pesca, la vida salvaje y los valores históricos o escénicos de la región. Cerca de 4, 633 metros cuadrados se arrendan para el desarrollo de petróleo y gas.

Salazar se comprometió públicamente a seguir una política de desarrollo acelerado al ofrecer ventas de arrendamiento anual en la reserva, la próxima será en noviembre, y a su vez,  protegería las áreas ecológicamente importantes y sensibles.

El plan demuestra que la política de energía y la ambiental no necesitan estar en conflicto. El acercamiento balanceado y responsable implementado por las autoridades que va desde la protección del vasto bosque Boreal Canadiense a la creación de la reserva marina del Mar Coral afuera de la costa de Australia, refuerzan los estándares para el uso sustentable y la preservación de recursos que se encuentran en un estado frágil y crítico.  

Pero esta manera de pensar no es nueva. El presidente Theodore Roosevelt compartía una visión similar sobre conservar y proteger el ambiente y disfrutar los beneficios económicos de nuestros recursos naturales de una manera sustentable.  

El plan propuesto por la Reserva Petrolera Nacional de Alaska es un paso importante para que todos los estadounidenses vayan en la dirección correcta, incluyendo a los nativos de Alaska, los deportistas y otros conservadores que buscan un equilibrio entre la exploración de la energía y la protección de la vida salvaje. Pero no es un trato seguro, se espera la decisión final en diciembre. Al dejar al viejo debate, Washington puede demostrar que es posible una nueva era del compromiso por sobre el conflicto. En lugar de escoger entre uno u otro, éste es un asunto donde todos ganan.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Rebecca W. Rimel y Dale Hall.

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×