OPINIÓN: Los cinco caminos para que Obama retome el rumbo electoral

El siguiente debate será clave para que el candidato demócrata vuelva a posicionarse en la contienda y recupere su imagen
¿Qué pasó en el primer debate presidencial de EU?
Autor: David Rothkopf | Otra fuente: 1

Nota del Editor: David Rothkopf es Director Ejecutivo y editor del Grupo FP, editores de la Foreign Policy Magazine, y especialista invitado en el Carnegie Endowment for the International Peace.

(CNN) — Ok. No tiene caso negarlo. Barack Obama tuvo un terrible debate. El New Yorker lo ridiculizó en su portada. Saturday Night Live hizo parodias.

Desde Jon Stewart hasta David Letterman, en la comunidad de la comedia, se han alimentado tanto de su caída desde el podio en la Universidad de Denver, donde se llevó a cabo el debate, que si preparas una broma con las palabras "Obama" y "debate", ni siquiera necesitas un buen cierre.

Los resultados del encuentro no fueron solamente una fuente de hilaridad nocturna. Los encuestadores también se emocionaron de más.

El triunfo de Romney, con un margen sin precedente, ayudó a cerrar las distancias a nivel nacional, entre estados indefinidos y grupos clave como el de las mujeres. Los expertos, de acuerdo a su humor, retorcían las manos o celebraban. Los hombres sabios solo negaban con la cabeza en silencio.

Entonces la pregunta es ¿Qué es lo que puede hacer el presidente para recuperarse? Aunque la Casa Blanca no me ha llamado aún para pedirme consejos, aquí enlisté algunos, por si me preguntan.

1. Pánico

Sé que esto es contraro a lo que todos dicen. Pero lee de cerca, ellos son los que te metieron en este problema en primer lugar. Hasta ahora, el mayor beneficio de haber sido derrotado en el debate es que debería ser una llamada de atención para ti. Es tiempo de estudiar (como no lo hiciste la vez pasada). Tiempo de dejar de creer en las caracterizaciones caricaturescas de Romney. Él es un tipo real y formidable. Un verdadero oponente. Tómalo en serio esta vez.

2. No te asustes, nada ha cambiado

Tuve tu atención con la línea acerca de entrar en pánico, pero realmente tienes varias razones para guardar la calma, empezando por el hecho de que eres una persona tranquila por naturaleza. En primer lugar, era inevitable, dado tu liderazgo en las encuestas, que en algún momento te posicionarías del lado perdedor dentro de las expectativas del juego y que las cosas cambiarían después del debate. Tú sabes al igual que todos que, incluso tras haber gastado mil millones de dólares en la campaña, tú y Mitt Romney acabarían con unos ciudadanos estadounidenses divididos, tal y como lo estaban antes de que empezara toda la batalla de "dimes y diretes". 

Finalmente, aún eres el presidente y tienes todo a tu favor, como lo tenías desde un principio. Algunos puntos buenos en tu récord hasta un electorado universitario y una realidad demográfica variable de EU que te darán el visto bueno en las encuestas.

3. Ten presencia         

No solo lo digo en el aspecto de estar mentalmente comprometido con el siguiente debate. Con el triunfo de Romney en el primer debate, la historia natural de las perezosas damas y caballeros de la prensa será escribir acerca de tu regreso. No quiero presionar mucho, pero vas a tener que esforzarte demasiado para no echar a perder este próximo debate.

4. Toma el camino difícil

De nuevo, esto no es lo que tu confiado cerebro te dice. Bueno, no es lo que muchos en el universo de tus simpatizantes enojados y asustados piden. Todo el mundo dice que debes contestar con firmeza. (No, quiero decir con más inteligencia que los débiles ataques de Romney al amenazar con despedir a Big Bird). No juegues ese juego.

Lo que gana la contienda es ofrecer la visión más creíble y optimista del futuro. No seas un demócrata que se odia a sí mismo. Tienes un historial fuerte en muchas áreas. Enfatiza todos tus logros como puedas. Pero enfócate en el futuro.

Concéntrate en las grandes ideas para crear empleos, un Estados Unidos competitivo, promover el crecimiento y ser más fuertes de dentro hacia afuera. Romney le ha dado la vuelta a su carrera por el simple hecho de dejar que la gente vea que es un buen hombre en varios niveles. Asimílalo. Rétalo cuando diga cosas que no son ciertas, pero no te obsesiones con los apodos. Los hechos importan menos de lo que la gente piensa. (Lo siento, es cierto). Solo asegúrate de que la gente sepa que tienes una mejor visión para el futuro. Y por gente me refiero a los electores indecisos. Los otros ya eligieron.

Entonces, a pesar de las tentaciones, aléjate del partidismo. Los estadounidenses quieren soluciones, no más puntos muertos y sobrenombres.

5. Trata de evitar la sorpresa de octubre

Si sigues los cuatro pasos anteriores en ambos debates y durante el resto del camino (y pasas mucho tiempo en Ohio, Florida y Virginia) probablemente ganes la contienda. Por supuesto, aún hay tiempo para alguna sorpresa de octubre (o de principios de noviembre) que cambie el juego. Pero por favor, tú eres el presidente de Estados Unidos. Tienes algo de influencia. Trata de evitar los desastres (arriba y abajo del escenario), y pronto podrás regresar a lidiar con los problemas más difíciles del mundo en el día a día.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para el gobernador Romney, el consejo es más simple. Repite lo que hiciste la otra noche. Bien preparado, moderado, atractivo y presidencial, nada mal esa combinación. Pero espera que los próximos debates sean un poco más retadores. Es muy probable que el presidente de Estados Unidos sí se presente a los próximos encuentros.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a David Rothkopf.

Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×