Todos necesitamos ser empresarios

La figura de los empresarios se ha convertido últimamente en un modelo a seguir, dice Cati Cerda; dirigir un negocio requiere mucho tiempo, por lo que es mejor dedicarse por completo a él.
steve jobs  (Foto: Archivo)
Cati Cerda*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El hecho de que uno de los libros más vendidos en 2011 haya sido la biografía del recién fallecido Steve Jobs dice mucho sobre el aumento de la importancia de los empresarios.

Naturalmente, este éxito se atribuye en parte a la gran popularidad de los iPod, iPad, iPhone y otros productos de Apple, la compañía que Jobs llegó a personificar. No obstante, esto también indica el aumento en la glorificación y fascinación por "el empresario". De un momento a otro, pareciera que todos quieren convertirse en uno.

Además, los comentaristas, los legisladores e incluso los políticos de todos los ámbitos consideran a los empresarios como los salvadores de la economía mundial. Entonces, ¿cómo unirse a este grupo selecto?

Lo bueno es que no existe un estereotipo determinado. Un nuevo libro producido por Regus, llamado Growth in a Difficult Decade (El crecimiento durante una década difícil), basado en entrevistas a más de 60 empresarios exitosos reveló que provienen de todos los rincones del mundo, de diversos orígenes y son activos en una amplia gama de sectores empresariales. Sin embargo, es cierto que tienden a compartir ciertas características.

Por ejemplo, los empresarios necesitan esforzarse y ser perseverantes; también tener una actitud positiva y estar preparados para tomar decisiones difíciles.

Casi no es necesario decir que los empresarios tienen mucha confianza en sí mismos. Los exitosos no son arrogantes. Escuchan a los clientes y a las personas que han hecho lo que ellos buscan lograr, a menudo a través de mentores.

Además, están dispuestos a contratar a quienes sean mejores que ellos en determinados aspectos de los negocios. Sin embargo, cuando los empresarios tienen una idea, no será fácil disuadirlos.

Sin lugar a dudas, uno de los consejos más frecuentes de los empresarios hacia quienes pretenden seguir sus pasos es no dudar al momento de comenzar. Empezar un nuevo negocio como un proyecto paralelo al trabajo actual, solo para probar la idea, puede ser válido. Sin embargo, ya que dirigir un negocio es una tarea impredecible y que requiere de mucho tiempo, es mejor dedicarse por completo a él lo antes posible.

Después de todo, existe la posibilidad de que alguien más tenga o tendrá la misma idea. Si pierdes el tiempo reflexionando en si debes dar el salto o no, alguien podría tomar la delantera y quitarte tu lugar en el mercado. Hay más empresarios que lamentan no haber comenzado antes que los que desearían haber esperado más.

Una razón clave para empezar un negocio tempranamente es que cuando se es joven, se tiene menos que perder en cuanto a carrera, propiedades, ahorros, etc. Además, debido al énfasis que se le da al fomento empresarial, existe mucho apoyo para los empresarios jóvenes.

Muchas escuelas de negocios imparten cursos enfocados especialmente a los potenciales empresarios, mientras incluso las escuelas y las universidades se encuentran introduciendo a los estudiantes a los principios de la empresa.

Tampoco es necesario que estos potenciales empresarios se vean forzados a comenzar en la situación económica actual. Generalmente, se reconoce que una empresa que puede sobrevivir a tiempos difíciles puede prosperar cuando las condiciones mejoren. Además, es probable que exista menor competencia.

Muchas personas se preocupan por los tecnicismos y los aspectos financieros que conllevan dirigir una empresa. Pero esto no tiene que ser un problema.

Gracias a Internet, existen muchos tipos de servicios económicos y escalables que pueden ser útiles tanto para el diseño de un sitio web como para la elaboración de un plan comercial que establezca los objetivos del mercado y la organización de la nómina.

Además, debido al aumento de la disposición de las personas para invertir en empresas nuevas, ya sea con fondos establecidos o los modelos de la creciente y tradicional financiación en masa, los bancos no son la única fuente de fondos para los empresarios.

Se logra mucho a través de la importancia de la innovación. Sin embargo, tal como Jim Clifton, Presidente de la organización de encuestas de Gallup, señala en su libro The Coming Jobs War (La próxima guerra de los empleos), es esencial aunque la innovación "desempeña un papel de respaldo para el todopoderoso emprendimiento". Esto se debe a que, gracias a toda la atención que ha recibido, existe un "sobreabastecimiento de innovación a nivel mundial" pero los empresarios escasean.

Steve Jobs, tal como se ha señalado muchas veces, no fue un inventor sino alguien que adaptó la tecnología. Su don, como el de muchos empresarios exitosos, fue ver un mercado potencial para algo antes que otros.

A menudo se dice que los negocios necesitan responder a las necesidades y deseos de los clientes. Y es verdad. El negocio de las empresas es satisfacer, incluso deleitar a los clientes. Sin embargo, la fortaleza de Apple ha sido anticiparse a los deseos de los clientes.

Los Steve Jobs del futuro aprenderán esa lección de corazón. Tendrán la visión para ver oportunidades que los demás no ven, el entusiasmo de hacer lo necesario para que esa visión se convierta en realidad y la determinación de continuar creciendo, incluso cuando la gente común y corriente crea que ya ha logrado y acumulado suficiente.

Tal como Luke Johnson, empresario e inversionista, dice en su columna del "Financial Times" que ofrece asesoría a empresarios (4 de enero de 2012): "El emprendimiento no es un empleo, ni siquiera un llamado, sino una sed".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

*La autora es directora general de Regus México

 

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×