OPINIÓN: Las 'carpetas llenas de mujeres' que archivaron a Romney

El candidato republicano demostró su nulo interés por la diversidad de género y se debilitó ante un Obama fuerte durante el segundo debate
La migración y la política exterior de Romney
Maria Cardona
Autor: Maria Cardona | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del Editor: Maria Cardona es estratega demócrata, directora en el Dewy Square Group, ex asesora superior de Hillary Clinton y antigua directora del departamento de comunicación del Comité Demócrata Nacional.

(CNN) – Mitt Romney llegó el martes en la noche hablando de las “carpetas llenas de mujeres” que le dieron cuando era gobernador. Suena un poco depravado y ciertamente es algo que no deberías decir a cualquiera.

La frase fue parte de la respuesta de Romney a una pregunta realizada por un miembro de la audiencia durante el segundo debate presidencial acerca de cómo “remediaría la desigualdad laboral”. Con el fin de poner en evidencia lo sucedido cuando era gobernador de Massachusetts y dijo, “tuve la oportunidad de formar un gabinete, y todos los aspirantes parecía que eran hombres". Agregó, “Acudí a varios grupos de mujeres y dije, ‘¿Pueden ayudarnos a encontrar gente?’ y nos trajeron unas carpetas llenas de mujeres”.

El momento de las "carpetas" se hizo inmediatamente viral en Twitter, tras el desliz emergieron las cuentas @RomneysBinders y @womaninabinder. Desde el miércoles por la mañana, casi 300,000 personas apoyaban la página de Facebook que evidenciaba la torpeza de esa declaración política. Puede ser que muy pronto Romney diga que fue un parafraseo "poco elegante" o que no pudo concretar su declaración o un sin fin de excusas más, pero el comentario es el claro ejemplo de porqué los electores, especialmente las mujeres, no confían en él y no creen que vaya a estar para apoyarlas.

Para ser justos, "las carpetas" bien pudo ser una equivocación. Pero Romney lo dijo en un esfuerzo por cambiar el tema: la igualdad para las mujeres. Él evitó la verdadera pregunta, a eso agrégale la afirmación que dio mucho de que hablar.

Aunque fuera un error, esta frase extraña expone la verdadera falta de comprensión, conocimiento y nivel de comodidad acerca de la igualdad de las mujeres para Romney. Además del comentario de las carpetas, estos son algunos de los problemas con la historia que contó Romney el martes por la noche.

Primero que nada, no es cierto. La "carpeta" de currículums de mujeres estaba preparada antes de las elecciones por el Massachusetts Government Appointments Project, una coalición de mujeres apartidistas. Cuando Romney ganó, las mujeres -no en las carpetas– le dieron los papeles.

Romney contó la historia para demostrar la buena acción que había hecho su administración al contratar mujeres. Solo que no lo hizo. Un estudio de la Universidad de Massachusetts y el Centro para Mujeres en Política y Políticas Públicas muestra el porcentaje de mujeres rechazadas para posiciones superiores durante su mandato. Fue del 30 % cuando Romney ocupaba el puesto, bajó a un 27 % cuando lo dejó y volvió a subir a 33 % cuando llegó el nuevo gobernador.

También es preocupante que en su carrera de décadas, Romney no se haya encontrado mujer alguna que pueda ser parte del equipo principal. La campaña de Romney contó con su ayudante de mucho tiempo Beth Myers, pero ella no estaba dentro del gabinete.

La explicación más razonable es que la diversidad de género, o cualquier tipo de pluralidad, nunca fue un tema importante para el liderazgo de Romney. La razón de porque él no buscó las "carpetas llenas de mujeres", más bien ellas lo fueron a buscar. 

Eso explica porqué a Romney se le ha hecho tan difícil ganarse los votos de las mujeres. Contestó la pregunta del miembro de la audiencia desde el punto de vista de un director ejecutivo indiferente que sabía que tenía que encontrar mujeres calificadas para que sirvieran en su administración pasara lo que pasara, dada la inmensa diferencia entre hombres y mujeres con puestos administrativos. Él debería de saber que podría destrozar su carrera si no lo hace. En esta época es lo más lógico. Los ciudadanos estadounidenses no te otorgarán una medalla por contratar a mujeres calificadas.

El desacuerdo entre el gobernador y las mujeres fue mucho más allá del debate. Romney no solo no pudo contestar la pregunta acerca de la igualdad, tampoco logró resolver la pregunta sobre prohibir las AK-47s sin tocar el tema de las madres solteras. Al decir que no estaba de acuerdo con cambiar la ley de las armas, parecía compararlo con los niños que dependen de un solo padre y la cultura de la violencia. Puedo equivocarme, pero no creo que sea una buena estrategia para hacer que las madres solteras voten por ti.

En contraste, el presidente Obama contestó a la pregunta de la igualdad desde un punto de vista personal, como padre de familia, y también como el mandatario que firmó una ley para garantizar que las mujeres reciban el mismo salario que sus compañeros dentro de la misma área, la propuesta Lilly Ledbetter, la cual Romney nunca se pronunció a favor o en contra. El argumento del presidente estaba más en sincronía con lo que las mujeres querían escuchar y lo que los estadounidenses piensan que es justo. 

El comentario de las carpetas fue aún más desafortunado para Romney porque lo dijo en medio de la fuerte presentación de Obama. El candidato demócrata claramente mostró que iba a luchar, tiene la pasión y el compromiso para continuar su labor por los votantes de la clase media, en trabajo, cuidado de la salud, impuestos, educación, inmigración y, sí, todo lo relacionado con las mujeres.

Todo esto acentúa la falta de habilidad de Romney para conectarse verdaderamente con sus electores. Aunque parecía que se había ganado un poco más a las mujeres tras el primer debate, ahora, imagino que hay carpetas de información sobre las encuestas que retratan el porqué se detuvo este movimiento después del martes por la noche. 

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Maria Cardona.

Ahora ve
La última semana muestra ejemplos de la violencia excesiva que vive México
No te pierdas
×