OPINIÓN: Una respuesta para el elevado número de muertes infantiles en EU

Hay una desproporcionada diferencia en la cantidad de bebés negros que mueren súbitamente cada año en comparación con los blancos
bebe,cuna, muerte, heroes
bebe,cuna, muerte, heroes  bebe,cuna, muerte, heroes
Autor: Elizabeth Landau | Otra fuente: 1

(CNN) — La habitación, donde los bebés estaban alineados, era casi tan caliente como para que Keri Dykes lo tolerara. Ella recuerda pasar entre las incubadoras para ver a su hijo Jesse, quien nació a solo 25 semanas de embarazo.

Una unidad de cuidado intensivo neonatal en Tupelo, Mississippi, es donde Jesse pasó su corta vida en el 2008, una vida que terminó por una infección que llegó a su sangre y a sus pulmones.

La primera vez que Dykes, de 29 años, lo abrazó y lo vio a la cara, recuerda que sus hermosos ojos azules estaban abiertos como si estuviera muriendo. "Solo es algo que nunca piensas que te va a pasar a ti", dijo. 

Jesse nació en un Estado en el que los bebés no tienen muchas posibilidades de llegar a su primer cumpleaños en comparación con cualquier otro, de acuerdo a la información más reciente de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (FDA, por sus siglas en inglés).

De cada 1,000 bebes nacidos en Mississippi en el 2011, 9.3 mueren antes de su primer cumpleaños, de acuerdo a la oficina de salud del estado. Eso hace que la mortalidad infantil de Mississippi se compare con países como Costa Rica (9.2), Sri Lanka (9.5) y Botswana (10.5) que a los Estados Unidos (6.0), de acuerdo con las últimas estimaciones del libro Hechos mundiales de la CIA.

El último de la lista

Mississippi es el número 50 de los 50 estados en Estados Unidos en cuanto a mortalidad infantil y ha sido así desde hace mucho tiempo, dice el oficial de salud del estado Mary Currier.

No existe una clara explicación sobre la muerte de los menores. Los expertos nombran una multitud de factores que también se ven en otras partes del país y alrededor del mundo.

Por ejemplo, Mississippi es el Estado con más obesidad, lo que puede traer consigo una cantidad de complicaciones que puede afectar a un bebé, como los desórdenes de hipertensión, dice la doctora Michelle Owens, una ginecóloga-obstetra  del Centro Médico de la Universidad de Mississippi. Otros estados sureños con una gran presencia de obesidad —Alabama y Luisiana, por ejemplo— también tienen una alto índice de mortalidad infantil. Un estudio del 2010 encontró que las mujeres con sobrepeso u obesidad tienen un riesgo más alto de nacimientos antes de llegar a término.

En general, dijo Owens, muchas mujeres embarazadas no se dan cuenta de la importancia de cuidar sus propios problemas médicos.

"Sabemos que la manera de tener el mejor embarazo es tener a una madre saludable antes de que el bebé y la mamá estén juntos", dijo.

Los defectos de nacimiento son la primera causa de muerte infantil en Estados Unidos. No todas son prevenibles, pero una madre puede reducir riesgos si tiene bajo control su propia salud dejando de fumar, tomar y de ingerir drogas ilegales.

Lo mismo se aplica para los nacimientos prematuros, otra causa importante de muertes infantiles en EU. La March of Dimes —una organización que ayuda a mejorar la salud de las madres y los bebés— recientemente liberó su Boleta de Calificaciones de Nacimiento Prematuro y reprobó a Mississippi, Alabama y Luisiana.

Mississippi tiene el índice de nacimientos prematuros más alto, según las estadísticas nacionales del 2011 utilizadas para el reporte.

La pobreza, un bajo historial socioeconómico y la baja educación contribuye a altos índices de nacimientos antes de llegar a término, dijo la doctora Eve Lackritz, oficial experta del programa de la Alianza Global de Prevención y Mortinato, una iniciativa de Seattle Children's

Los estados sureños tienden a tener algunos de los problemas de pobreza más grandes en el país. Mississippi fue el primero del país con el porcentaje más alto de gente cuyo ingreso estaba debajo de la línea de pobreza en el 2011, de acuerdo con la Encuesta de la Comunidad Americana.

"La mortalidad infantil va de la mano con la pobreza, y tenemos un porcentaje bastante bajo de ingresos en el estado", dice Currier.

Mississippi también está entre los 10 primeros estados en el que el porcentaje de población que no está asegurado es de 19%, de acuerdo a la Fundación de la Familia Kaiser, y de la proporción de residentes recibiendo Medicaid es solo el 20%.

Los partos de adolescentes también son más comunes en el sur que en otras partes del país, según la última información de la CDC. Mississippi tuvo el índice más alto de nacimientos de jovencitas en el país en el 2010, con 55 nacimientos de cada 1,000 mujeres comparados con el promedio nacional de 34.2 de Alabama y 47.7 en Luisiana que también están en el lado más alto en este aspecto.

Los bebes de adolescentes son más propensos a nacer prematuros y a tener bajo peso, de acuerdo con la Clínica Mayo. No recibir un cuidado apropiado prenatal contribuye a las complicaciones que pueden ocurrir en los embarazos adolescentes.

Un alcance internacional

La relación entre los partos de adolescentes, la pobreza y la mortalidad infantil no es única de Estados Unidos.

Catalina Escobar, una de las 10 Héroes de CNN, conoce demasiado bien cuánto necesitan de cuidados médicos y educación las madres adolescentes para dar a luz a niños saludables. En el país de Escobar, Colombia, el índice de mortalidad infantil  es de 15.92, mucho más alto que el de cualquier estado de Estados Unidos.

La colorida ciudad de Cartagena en Colombia es un atractivo destino turístico, con su grandeza histórica y centros vacacionales playeros. El aclamado autor Gabriel García Márquez ubicó ahí una de sus famosas novelas, El Amor en los Tiempos del Cólera. Pero Cartagena tiene un lado más oscuro que los visitantes no ven: Un tercio de los residentes viven en o por debajo de la línea de pobreza.

Escobar trabajó en una clínica de maternidad en Cartagena, y fue devastada cuando un bebé de 12 días murió en sus brazos. Me rompió el corazón, dijo Escobar, aún más cuando descubrió que el bebé era hijo de una adolescente que no podía pagar un tratamiento de 30 dólares que le podría haber salvado la vida al bebé.

"Su madre (necesitaba) 30 dólares que yo traía en mi bolsillo. Nunca lo olvidaré", contó ella. "Era una muerte prevenible".

Para romper el círculo de pobreza y de muertes infantiles, ella inició la Fundación Juan Felipe Gómez, que está ayudando a las madres jóvenes en Cartagena. Desde el 2002, su fundación ha dado consejos, educación y entrenamiento para trabajar a más de 2,000 madres adolescentes. Y en el 2005, estableció una clínica médica que ha proveído con cuidados de salud a más de 84,000 personas de bajos recursos, en su mayoría madres jóvenes y sus hijos.

"Tu ves a estas niñas, sus pequeñas caras (...) son bebés abrazando bebés", dijo Escobar.

¿Qué papel juega la raza?

Colombia tiene una mortalidad infantil mucho más alto que en todo Estados Unidos completo, pero no cuando examines las amplias diferencias entre los grupos raciales en Estados Unidos.

La información de la CDC del 2006 al 2008 muestra que los estadounidenses negros en Hawái, Indiana, Ohio, Tennessee y Wisconsin tienen índices de mortalidad infantil por arriba de 15 por cada 1,000 bebés que nacen vivos. Este desequilibrio racial está mucho más presente también en Mississippi, donde el índice en ese lapso de tiempo fue de 7.07 para los niños blancos comparado con el 13.82 de los niños negros.

"Yo creo que es debido a la pobreza y a las determinaciones sociales de salud", dijo Currier acerca de esta división.

En Mississippi, el 40% de los infantes nacen de mujeres negras, lo que podría estar elevando la mortalidad infantil para todo el estado, dijo Lackritz. Las mujeres negras también tiene el 50% de posibilidad de dar a luz a un bebé prematuro, y nadie sabe por qué, según el CDC.

Estas observaciones demográficas no tienen que ver con el pigmento de la piel, dijo Lackritz, sino que está asociado con factores como la pobreza, un bajo historial socioeconómico y nacimientos de adolescentes.

Las desigualdades parecen persistir aunque se tomen en cuenta las condiciones de salud como la diabetes y la obesidad, dijo Owens. Hasta hay evidencia, incluyendo un estudio de la Escuela de Medicina de Morehouse, en el que las mujeres negras con títulos universitarios tienen más probabilidad de un nacimiento antes de llegar a término y de bajo peso al nacer que las mujeres blancas con títulos universitarios.

No se sabe si hay factores genéticos que están en juego, o si hay más probabilidades de inflamación o infección entre los negros ligados a las complicaciones del embarazo. Podría haber una interacción entre la disposición genética y la exposición al estrés que podría llevar a nacimientos prematuros, dijo Lackritz.

Podría haber factores ambientales, incluyendo estrés, que ciertos grupos pueden experimentar de manera diferente, dijo Owens.

"Ésta debería ser un área activa de investigación", dijo Lackritz. "Ésta es un área que no ha recibido la atención su frecuente que merece".

El síndrome de muerte súbita infantil

Aún sigue siendo un misterio el porqué la cantidad de niños negros son desproporcionadamente más altos para el síndrome de muerte súbita infantil (SIDS, por sus siglas en inglés), que los bebés blancos. SIDS es el nombre de cualquier muerte súbita sin explicar  en niños de menos de un año.

Las autoridades de salud pública han emitido recomendaciones acerca de cómo los bebés deberían dormir para reducir el riesgo de la SIDS. Una campaña nacional llamada Safe to Sleep (antes conocida como dormir seguro) anima a los padres a dormir a sus bebés sobre su espalda, en una superficie firme, y en un cuarto con temperatura agradable.

Gracias en parte a esta campaña, las muertes por SIDS han disminuido a más de la mitad desde 1994. Pero los porcentajes siguen siendo significativamente altos para algunos grupos demográficos, incluyendo a los negros. Las muertes nacionales por SIDS en el 2008 fueron de 55.4 por ciento por cada 100,000 nacimientos vivos en el 2008, de acuerdo con el Centro de Recursos de SUID/SIDS Nacional, y para los blancos fue de 54.6. Sin embargo, para los negros, fue de 106.7.

Amitra Cooper de Jackson, Mississippi, tenía un hijo, Alex, que murió súbitamente a los 3 meses y un día de edad. Pudo haber sido gracias a que dormía sobre su estómago, pero no hay manera de saberlo con seguridad.

"Todavía lo estaba amamantando en esa época", dijo Cooper. "Estaba haciendo todo lo que podía hacer".

Cooper, quien es negra, no sabía la gran división en mortalidad infantil hasta que CNN le dijo lo comunes que eran las muertes infantiles entra los niños negros que entre los blancos.

Ella especuló que un factor podría ser que algunas mujeres podían dejar la oficina del doctor sin llevar la información que necesitan.

"Mucha gente va al doctor y no hace que el doctor hable en cristiano", dijo Cooper. "No se dan cuenta de que lo tienen que hacer por sus hijos".

Intervenciones

Mientras tanto, los investigadores están buscando recomendaciones basadas en evidencia para que las madres embarazadas puedan prevenir nacimientos prematuros y así reducir el riesgo de la mortalidad infantil. Actualmente, dice Lackritz, no hay ninguna intervención conocida (más  allá de tener buena salud y no fumar, beber o consumir drogas) que tendrán un mayor impacto en la población entera.

La hormona de la progesterona se usa en una inyección intramuscular, llamada la 17 alfa- caproato de hidroxiprogesterona, que puede reducir el riesgo en mujeres que ya han dado a luz con anterioridad.

"Si podemos aumentar el acceso a la medicina inyectable, eso puede reducir los nacimientos prematuros", dijo Currier, oficial de salude de Mississippi.

Dykes recibió su inyección con sus dos hijos siguientes, con los que casi llegó a término  aunque había tenido que preparar secciones de la cesárea con ellos.

Otros métodos para prevenir nacimientos prematuros han probado no ser tan útiles científicamente. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos dicen que el descanso en cama, la hidratación y el descanso pélvico no deberían recomendarse como rutina.

El índice de mortalidad infantil en Mississippi, aunque sigue siendo el más alto en el país, es ligeramente más bajo que nunca para el estado, Dijo Currier. La empapada no es estadísticamente significante, pero "al menos vamos hacia la dirección correcta", dijo ella.

Tanto Cooper como Dykes dijeron que hicieron todo bien antes de dar a luz a infantes que murieron. Obtuvieron los cuidados prenatales y la educación que necesitaban,

Entonces la búsqueda de respuestas acerca de la mortalidad infantil sigue. La familia Dykes trata de crear conciencia para la cusa a través de la caminata de March of Dimes para recaudar dinero en la memoria de Jesse.

Cooper ahora es voluntaria junto con la Alianza SIDS de Mississippi para crear conciencia. Esas organizaciones existen, dice ella, no solo para el acercamiento educacional, sino "para que podamos ser fuertes y seguir adelante, y para pasar por todas las etapas propias del duelo".

Ambas mujeres también tienen fuerte creencias religiosas.

"Simplemente creemos que Dios tenía un propósito para Jesse, y de hecho si tocó muchas vidas mientras que estuvo aquí", explicó Dykes. "Solo tenemos que creer que no tenemos que entender".

Ahora ve
No te pierdas