OPINIÓN: Un latino debió protagonizar 'Argo', en lugar de Ben Affleck

El director de la película, Ben Affleck, se adjudicó el papel del aclamado héroe latino Antonio 'Tony' Méndez
  • A+A-
Por:
Ruben Navarrette Jr
Autor: Ruben Navarrette Jr | Otra fuente: 1
NULL

Nota del editor: Rubén Navarrette es colaborador de CNN y columnista nacional sindicado del grupo de escritores del Washington Post. Síguelo en Twitter: @RubenNavarrette.

SAN DIEGO, California (CNN)— Los Oscar, en puerta, no están libres de revuelos o controversia. Y este año, hay una fuerte dosis de ambos alrededor de la película Argo y su estrella y director, Ben Affleck.

La polémica creció cuando empezaron los rumores de que Affleck podría obtener una nominación al Premio de la Academia como mejor director, durante el anuncio del jueves.

Argo narra cómo un ingenioso y audaz agente de la CIA ayudó a orquestar el rescate de seis diplomáticos estadounidenses en Teherán durante la crisis de los rehenes en Irán entre 1979 y 1980. En noviembre de 1979, cerca de 300 estudiantes islámicos tomaron por asalto la Embajada de EU y 66 estadounidenses fueron tomados como rehenes. Pero seis diplomáticos estadounidenses escaparon y se ocultaron en la Embajada de Canadá gracias al mandatario y su esposa.

El agente de la CIA Antonio 'Tony' Méndez, personaje que interpreta Affleck, dirigió exitosamente la misión para evacuar a los estadounidenses, que consistía en hacerse pasar por un equipo de filmación canadiense que estaba dispuesto a hacer una película en Irán.

El verdadero Tony Mendez fue condecorado con la Estrella de Inteligencia por Valor, y otros honores. Después escribió sus memorias, detallando lo ocurrido en Teherán.

La película Argo, en gran parte está basada en el libro. Mejor dicho, en líneas muy generales. Los críticos de cine y otros han señalado que los realizadores añadieron parte de sus ideas dramáticas al guión. Resalta el papel de Mendez, mientras que a la interpretación de los canadienses se les resta importancia. Algunas escenas retratadas en la película nunca ocurrieron. Algunos personajes son mezclas de varias personas reales.

En otras palabras, es lo que se puede esperar de una película de Hollywood basada en un hecho histórico. No es un documental. Se supone que debe ser tomada con reservas y ser entretenida.

Sin embargo, algunos latinos —dentro y fuera de Hollywood— piensan que Affleck llevó el concepto de la creatividad muy lejos. Afirman que desperdició la oportunidad de impulsar a más latinos a la pantalla grande. Por otra parte, indebidamente se adjudicó el papel de Mendez, cuando debería haber sido interpretado por un actor de origen hispano. Insisten en que el director no solo despojó de mala forma a un latino de un trabajo temporal, sino que apartó a la comunidad latina de la posibilidad de participar en una historia sobre un aclamado compatriota que participó en un acto heroico.

Los críticos tienen razón, y su causa es justa. El actor y director debió elegir a un actor afín para el papel. Es sentido común y habría hecho de Argo una mejor película. Affleck tampoco se hizo ningún favor al tratar de desestimar las críticas con una elocuente declaración en la que señalaba la poca importancia de que el actor no sea latino, ya que el propio Mendez, no es, por así decirlo, abiertamente latino.

En un espacio reciente para promover la película, Affleck respondió a una pregunta del público sobre la polémica señalando que "Tony no tiene, no sé lo que opinen ustedes, un acento latino/español" y que "no necesariamente lo identificarías en una fila de 10 personas y  dirías 'este tipo es latino'".

Ouch. Al menos Affleck no se hundió más y dijo "formen una fila".

"Así que no sentí como si infringiera algo", añadió, "entonces, aquí está este personaje claramente étnico y en cierto modo 'blanqueado' por Ben Affleck, el actor".

Johnny Depp brinda un mejor ejemplo. Hace varios meses, él rechazó interpretar al revolucionario mexicano Francisco 'Pancho' Villa, en otra película. Dijo que el papel debería ser para un latino. Elogié a Depp en ese momento por demostrar que, además de ser un gran actor, también es una persona de carácter.

La exclusión de los latinos en Hollywood es una vieja historia. Es un mundo en blanco y negro, en el que los latinos rara vez tienen un papel protagónico. Nosotros somos los jardineros, empleados domésticos, los líderes de pandillas y narcotraficantes, las niñeras y los trabajadores agrícolas. Eso es todo.

Ha habido cierto avance, es verdad. Pero no lo suficiente, no cuando hay una latina en la Suprema Corte, tres en el Senado de EU, y otros dirigiendo algunas de las 500 empresas de la lista de Fortune.

Podría culpar al ambiente del sur de California, en la que la mayoría de los guionistas, productores y directores de Hollywood viven y pasan la mayor parte de su tiempo. Cuando se despiertan y manejan hacia el trabajo, la mayoría de los latinos que encuentran son subordinados. Limpiamos sus casas, cocinamos su desayuno, podamos sus arbustos, estacionamos sus coches y, además, los ayudamos a pasar el día.

Sin embargo, el argumento va más allá y termina en un camino peligroso, uno que retrasa la causa mayor de intentar llegar a las cadenas de televisión y estudios de cine para crear una gama más amplia de papeles más sustanciosos para la comunidad latina.

Después de todo, es una manera de decir que solo los latinos pueden interpretar a los latinos. Y, si ese es el argumento, entonces ¿cuál sería el camino para aquellos que quieren ser considerados también en papeles genéricos, aunque los principales sean para artistas estadounidenses? No podemos tener las dos cosas.

Incluso si los latinos logran triunfar, esto podría ser contraproducente. Ganar la batalla y aun así perder la guerra.

Pero antes de que puedan ser plenamente integrados a EU y no ser considerados como foráneos, tenemos que aprovechar todas las oportunidades para presionar por la inclusión y la equidad. Reconocer que los latinos tienen la habilidad de interpretarse a sí mismos es un buen comienzo.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Ruben Navarrette.

Ahora ve