OPINIÓN: Cómo sobrevivir al 'apocalipsis' ambiental en China

Hasta el quinto día se pudo ver el sol en Beijing, el viento dispersó un poco la masa contaminante y el aire se hizo un poco más claro
  • A+A-
Por:
Jaime A. FlorCruz
Autor: Jaime A. FlorCruz | Otra fuente: 1
NULL

Nota del editor:  Jaime's China es una columna semanal sobre la sociedad y política de China. Jaime FlorCruz vive y trabaja en el país desde 1971. Estudió historia de China en la Universidad de Pekín (1977-81) y fue corresponsal y jefe de información en la revista Time en Beijing ( 1982-2000).

BEIJING, China (CNN) — "Deja que el sol, deja que la luz del sol entre...", dijo mi esposa en un tono rítmico mientras miraba hacia el este a través de la ventana de nuestro departamento en el centro de Beijing.

La canción de la obra de Broadway, Hair, pareció apropiada para el momento. Esta es la cuarta mañana consecutiva en la que nos despertamos en medio de una nube gris.

Es otro día con mala calidad de aire en Beijing. Apenas y puedes ver o respirar. Pero puedes sentir, incluso saborear, el polvo que flota en el aire.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció que un nivel saludable en la calidad del aire es de 25 microgramos, mientras que Beijing considera 300 como malo y 500 es tóxico. Sin embargo, la semana pasada alcanzamos los ¡700!

"Tengo un cosquilleo", se quejó nuestra hija Michelle de 22 años, quien nos visita de Nueva York. "Lo puedo sentir en mi garganta".

Hace mucho tiempo, los residentes expatriados de la capital china le apodaron "el cosquilleo de Beijing", debido a la molesta tos, de la cual es difícil deshacerse.

La contaminación del aire es un problema mayor en China por el acelerado ritmo de la industrialización, que depende del carbón, además de la sobrepoblación de autos y muchas veces la violación de las leyes ambientales.

Ahora, hay que pagar el precio.

En 2007, China tomó el lugar que ocupaba Estados Unidos como el mayor productor de gases de efecto invernadero en el mundo, de acuerdo con el Ministerio de Comercio chino. También es el emisor número uno de carbono a nivel mundial, según reporto el diario estatal China Daily.

Agregado a esto, el Banco Mundial asegura que 20 de las 30 ciudades más contaminadas en el mundo están en China.

Y en temas de salud, todo es una casualidad.

Casi 400,000 muertes prematuras se reportan en el país asíatico cada año, la mayoría relacionadas con la contaminación, de acuerdo con un documento oficial llamado Los costos de la contaminación en China elaborado por el Banco Mundial.

Un número creciente de individuos e instituciones trabajan en conjunto para encontrar soluciones.

El gobierno ha cerrado las fábricas altamente contaminantes, construyó nuevas líneas de metro y reubicó subsidios estatales para reducir el costo del transporte público.

Beijing ha decidido prohibir el uso del automóvil un día a la semana para reducir el intenso tráfico y las emisiones.

También importa gas de otras provincias para depender menos del carbón en las actividades domésticas.

Como parte de una solución a largo plazo, los investigadores del país producen prototipos de autos solares y eléctricos para reemplazar a los habituales.

Hasta ahora, las medidas no han logrado que el cielo regrese a ser azul y haya aire limpio.

Los activistas en pro del medio ambiente afirman que, apesar de que el gobierno ha mejorado sus regulaciones, las leyes continúan ignoradas.

Uno de los problemas más grandes de Beijing es la situación geográfica de la urbe, rodeada por montañas que forman una herradura.

Así cuando el aire contaminado viaja de la zona industrial a la ciudad, hace una especie de pared y en días sin viento, queda atrapado sobre la capital.

De hecho, esta no es la primera vez que Beijing padece algo así. Recuerdo un día del año pasado en que la embajada de EU reportó un nivel como "extremadamente malo".

¿Qué podemos hacer los habitantes?

¿Comprar mascarillas? A menos que sea una de esas para los trabajos pesados, me han dicho que no hacen mucho la diferencia.

¿Encender los purificadores de aire a su máxima potencia? Nunca hemos usado uno en casa, pero mis amigos prometen ayudar.

"La verdad es que no hay muchas personas que verdaderamente puedan hacer algo al respecto", dijo Deborah Soligsohn, una especialista en energía y medio ambiente del World Resources Institute, un centro de investigación en EU.

"La contaminación ambiental no es un problema de alto riesgo en materia de salud como lo son otras formas de daño directo. El humo del cigarro es un asesino en potencia, las fogatas o quema de carbón con poca ventilación también. Los restaurantes para fumadores y bares contienen índices importantes de estos aires contaminantes".

Conozco a muchos compañeros que han decidido mudarse de Beijing, sobre todo por la mala calidad en el ambiente.

"¿Qué pensabas sobre Beijing?", pregunté a David Van Dyke, quien vivió y trabajo aquí durante siete años antes de irse a Canadá el año pasado.

"Me gustó en su mayoría, excepto por el internet (refiriéndose a la censura) y la contaminación", dijo.

Mientras tanto, algunos residentes han reaccionado con humor y sarcasmo en la red para liberar su frustración.

"Amo a mi ciudad, pero me rehuso a ser una aspiradora humana", retuitearon en Weibo, la red de microblogging en China. "Queremos aire limpio y respirar con libertad".

Otros publicaron fotos con mascarillas de diferentes formas y colores.

En la página de Sohu.com apareció una sección especial cubierta de neblina y el titular oscurecido por una espesa masa de esmog. "Da click y todo se aclarará". Una vez disipada, se podía leer: "Vivimos en una esfera de 'gas tóxico'".

"No se preocupen", Henry Ngo posteó en Facebook. "Los fumadores inhalan un aire mucho peor que este. Y no han muerto inmediatamente".

¿Es esto nuestra nueva realidad?

Soligsohn vivió por 14 años aquí y no piensa lo mismo.

"Esta es una serie de eventos desafortunados", aseguró. "La contaminación es definitivamente un problema. No ha desaparecido, pero no hay razón para creer que una lectura extrema no es más que un asunto exagerado".

Parece no haber una solución rápida.

"Esto es complejo y toma tiempo, pero el trabajo ha comenzado", añadió Soligsohn.

"A ciudades como Londres y Los Ángeles les tomó casi la mitad de un siglo para transformar el aire sucio en limpio. Y Los Ángeles jamás ha conocido formalmente los estándares de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), los cuales son cada vez más rigurosos conforme se actualiza".

Cinco días después de lo que algunas han llamado el Airegeddon —en referencia al Armaggedon— de Beijing, la luz del sol ha reaparecido y el aire es relativamente más claro.

Mi hija comentó que Londres y Los Ángeles han confrontado a la contaminación también. Mientras los residentes de China reconozcan que es un problema, eventualmente encontrarán un balance entre un ambiente limpio y el aspecto económico.

El viento dispersó un poco del esmog, sin embargo mi pecho sigue pesado y el cosquilleo en mi garganta continúa.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Jaime A. FlorCruz.

Ahora ve