OPINIÓN: Aplausos a EPN por las acciones, pero reclamos por la violencia

Los homicidios y los ataques contra periodistas o medios de comunicación no han cesado durante el gobierno del presidente Peña Nieto
Ataque a medios de comunicación en ciudad Juárez
Genaro Lozano
Autor: Genaro Lozano | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Genaro Lozano es politólogo e internacionalista, profesor en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y subdirector de la revista Foreign Affairs Latinoamérica. También colabora como columnista en el diario Reforma y es analista político en CNNMéxico. Síguelo en Twitter: @genarolozano

(CNNMéxico) — El gobierno de Enrique Peña Nieto ha arrancado con aplausos. Aplausos por el Pacto por México. Aplausos por la detención de Elba Esther Gordillo. Aplausos por la presentación de la propuesta de reforma en telecomunicaciones y el mensaje de unidad de los tres grandes partidos en torno a esta reforma.

Aplausos en estos primeros 100 días porque me parece que de pronto vivimos en otro país. No en el de Felipe Calderón y los muertos producto del combate al crimen organizado, sino el de Enrique Peña Nieto y el "México que va a cambiar". Aplausos que silencian una verdad.

Lejos de todo anuncio grandioso, lejos de todo reflector y de lo que hasta ahora el gobierno federal ha reconocido, me parece que la violencia generada por el combate al narcotráfico sigue igual que en el gobierno pasado. La violencia y las muertes continuan siendo una constante.

El diario Reforma hizo un conteo de las muertes relacionadas con el crimen organizado durante los primeros 100 días de Peña Nieto —el diario hace referencia a su base de datos, llamada Ejecutómetro, alimentada con los datos de sus corresponsales, reportes de autoridades y recuento de hechos publicados por otros medios—. La suma fue de 2,531, un poco más de la registrada en los últimos 100 días del gobierno del expresidente Felipe Calderón. Y más aún: han muerto 23 personas por día en promedio durante los primeros días de este gobierno, en el mismo periodo del mandato de Calderón, fue de 21. En mi opinión, los aplausos han silenciado esta situación.

En términos de seguridad, en mi opinión no ha cambiado nada en estos 100 días, ni la estrategia, ni el enfoque. Solo ha cambiado la narrativa.

El presidente Peña Nieto y todos los gobernadores de este país —porque la seguridad es un tema compartido— tienen hoy una nueva llamada de atención. La oficina para México y Centroamérica de Article19 presenta este miércoles un informe titulado Doble Asesinato, la prensa entre la violencia y la impunidad, y destaca que durante el 2012 se documentaron 207 agresiones contra periodistas, trabajadores de la prensa e instalaciones de medios de comunicación. Del total de agresiones, 32 fueron cometidas contra mujeres.

Si bien el informe es sobre el último año de gobierno de Felipe Calderón, sí pone en evidencia el reto en materia de seguridad tiene el gobierno de Peña Nieto, así como la amenaza constante que enfrentan los periodistas para ejercer su labor en México, que lleva ya seis años siendo uno de los países más peligrosos en el mundo para ejercer esta profesión.

De acuerdo con Article19, las agresiones a periodistas se registraron en 25 de los 31 estados del país y en la Ciudad de México, donde la organización encontró que se alcanzó el mismo techo de agresiones que en Veracruz, pues en el Distrito Federal el número de casos se elevó en 64% en relación con 2011.

Eso me parece que es también un reto para el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, quien este viernes cumple sus primeros 100 días de gobierno, y lo hace sin haber entregado la casa refugio para periodistas que la administración anterior —encabezada por Marcelo Ebrard— había prometido para octubre pasado. Un edificio que se compartirá con el Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación de la Ciudad de México, el COPRED.

Hoy sabemos que en 2012, Regina Martínez, Guillermo Luna, Gabriel Huge, Esteban Rodríguez, Marcos Ávila, Víctor Manuel Báez y Adrián Silva fueron asesinados presuntamente por ejercer su labor profesional. Cinco de ellos trabajaban en Veracruz, uno en Sonora y uno más en Puebla.

Hoy sabemos también que los periodistas Miguel Morales y Adela Jazmín Alcaráz desaparecieron en Veracruz y en San Luis Potosí, respectivamente —además, en las últimas semanas, se han registrado atentados en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde las oficinas de dos medios fueron atacadas; el director de un portal de internet fue asesinado; un diario de Coahuila anunció que ya no informará sobre hechos vinculados con el crimen, tras recibir amenazas, y periodistas de otro diario de Coahuila fueron atacados—.

Considero que el reto más importante para garantizar el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información se encuentra en la denuncia que hace Article19, señalando que "fueron las autoridades de los tres niveles de gobierno las responsables del 43.96% de los ataques a la libertad de expresión, casi tres veces más de los que se atribuyen a la delincuencia organizada", y que "son los cuerpos policiacos municipales y estatales quienes cometen la mayoría de los abusos desde el poder".

Arranca entonces el gobierno de Enrique Peña Nieto, con aplausos por los avances que ha tenido al controlar la agenda pública, sin embargo, considero que esos aplausos silencian el hecho de que en estos 100 días México sigue siendo tan violento como en el cierre de 2012, y que la estrategia para mejorar la seguridad, para periodistas y en para todos, es todavía una incógnita.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Genaro Lozano.

Ahora ve
Función Pública determinará quiénes fueron los responsables del socavón
No te pierdas
×