OPINIÓN: Para que los niños aprendan buenos hábitos, cuanto antes, mejor

Los hábitos le dan fronteras y una dimensión a la vida de los niños, a la vez que les ayudan a entender su rol en la sociedad
La importancia del desarrollo emocional en los niños
Tatiana Arévalo Dupont
Autor: Tatiana Arévalo Dupont | Otra fuente: 1
NULL -
Nota del Editor: Tatiana Arévalo Dupont es licenciada en psicología y en educación preescolar. Puedes seguirla en su cuenta de twitter: @misspreescolar
 
(CNNMéxico) —  Los hábitos, la rutina diaria, son para los niños lo que las paredes para una casa. Le dan dimensión a la vida.

Los niños aprenden desde pequeños cuál debe ser su rol en la sociedad, de acuerdo a su formación y demandas de su entorno (compuesto por la familia, el trabajo, la escuela y la sociedad en general).

Para un desarrollo integral, la adquisición de hábitos y rutinas es esencial. Cuando un niño adquiere hábitos, se desarrolla su autoestima, ya que está seguro de lo que hace y aprende a organizar y aprovechar mejor su tiempo.

¿Qué es un hábito? Un hábito es algo que no sabemos hacer, pero que con base en repetición constante, aprendemos. El hábito se forma con la repetición de rutinas.

Es importante que esos hábitos se adquieran desde tempana edad. Mientras más nos tardemos, será mucho más difícil.

¿Cómo se adquieren los hábitos? Repitiéndolos, dándoles el ejemplo, recordando que los hijos son el reflejo de los padres y explicándoles la razón por la que es importante que haga determinada acción (lavarse los dientes o las manos, bañarse, etc). Inicialmente es conveniente realizar todas estas acciones con los pequeños, para que después se acostumbren a hacerlas solos.

Debemos también ser flexibles. Recuerda que los extremos no son buenos, tener hábitos o rutinas ayuda a los pequeños a sentirse seguros, y de esa manera saben qué sigue en su dí, pero ser demasiado rígidos los puede estresar.

¿Qué hábitos deben adquirir los niños?

  • Al nacer, deben aprender el ritmo de sueño y vigilia: la noche es para dormir y el día para la actividad.
  • Hábitos de higiene: lavarse las manos, los dientes, bañarse.
  • Hábitos de alimentación: debe ser comida saludable y con horario, esto ayuda a evitar trastornos de conducta alimentaria. (¿Cómo queremos que nuestros niños coman verduras si nosotros no las comemos, o cómo evitar que coman frituras o tomen refrescos si nosotros lo hacemos?).
  • Hábitos de orden: recoger lo que tiran, cuidar sus pertenencias.
  • Hábitos de trabajo: tener horarios de estudio, de tareas, hacer la tarea en una mesa (lugar iluminado, sentado correctamente y no levantarse hasta terminar).
  • Hábitos de cooperación: ayudar y colaborar en las tareas de casa.
  • El hábito de la lectura se aprende desde antes del nacimiento, cuando papá y mamá les leemos.

Ya dijimos que la repetición de rutinas las convierten en hábito, y recordemos que el juego y la música son grandes motivadores de aprendizaje, por lo que son excelentes apoyos para desarrollar las conductas que esperamos en los niños

A través del juego y la música, los niños percibirán un ambiente más cálido, menos restrictivo o autoritario, por lo que su predisposición a realizar lo que les pedimos será mucho mejor.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Recuerda, la clave es ser consistentes, pacientes y repetitivos. Cuesta trabajo al principio, porque pueden tardar en incorporarse, pero consistencia es todo lo que se necesita para consolidar los hábitos que esperamos desarrollar en los niños.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Tatiana Arévalo Dupont.

Ahora ve
“Salí con ayuda de venezolanos”, narra desde Brasil la exfiscal Luisa Ortega
No te pierdas
×