OPINIÓN: ¿Cómo ser un buen padre?, puedes seguir el ejemplo de Mick Jagger

Las lecciones que intenta enseñar a sus hijos el vocalista de los Rolling Stones te podrían resultar de utilidad
mick jagger  mick
Ruben Navarrette Jr.
Autor: Ruben Navarrette Jr. | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del Editor: Ruben Navarrette es colaborador de CNN y columnista que vende sus escritos a diversas publicaciones nacionales con el Grupo de Escritores del Washington Post. Puedes seguirlo en su cuenta de Twitter: @rubennavarrette

SAN DIEGO (CNN) — Estas son cinco palabras que nunca creí que diría: "Me identifico con Mick Jagger".

Podrías pensar que no habría mucho en común entre un ícono británico del rock'n roll de 69 años y un columnista mexicanoestadounidense de 45. Pero lo hay. Al parecer, nuestra filosofía acerca de criar a los hijos sin consentirlos con regalos paternos son muy similares.

Esta información proviene de la comunicativa exesposa de Jagger, Jerry Hall. Según el tabloide británico The Daily Mail, Hall dijo que ha presionado a Jagger —sin éxito, cabe aclarar— para que tome una parte de su fortuna (que se calcula en aproximadamente 300 millones de dólares) y compre casas para sus hijos de veintitantos años.

Sí, leíste bien. Dije casas, no autos o jetskis.

Hall hace hasta lo imposible para que Jagger tenga consideración con sus tres hijos: Lizzie, de 29 años; James, de 27, y Georgia, de 21. Las hijas son modelos y su hermano es músico. La pareja tiene un cuarto hijo, Gabriel, de 15 años, pero todavía vive en casa de su madre.

En opinión de Jerry, Mick puede pagar fácilmente esas propiedades. Se reporta que el multimillonario tiene cinco casas. Entonces, ¿cuál es el problema?

Según el tabloide, Jagger, quien es famoso por ser "muy cuidadoso con sus centavos", se opone firmemente a esta clase de "subsidios paternos para la vivienda". De acuerdo con la publicación, el rockero cree que sus hijos han disfrutado de muchas ventajas durante su vida y darles una propiedad solo causaría más daño.

Quienes conocen bien al músico —como su hija mayor, Jade, la única de su matrimonio con Bianca— señala que él cree firmemente en que los hijos no deben sentirse con derechos hacia el dinero de sus padres y tienen que hacer su propia vida.

Jade, quien tiene su propia joyería, dijo al diario: "Nunca fui una hija con fideicomiso. Papá tiene una actitud sana respecto al trabajo. Tienes que cuidar de ti mismo".

Bravo. Los estadounidenses deberían entender el mensaje. Y no solo nuestros hijos: todos deberíamos poner atención. En una época en la que se reduce el gasto en prestaciones y la deuda interna de más de 16 billones de dólares que amenaza el futuro económico de Estados Unidos, el lema nacional se ha vuelto: "¿Dónde está lo mío?"

Ahora más que nunca, necesitamos entender que parte de ser buen padre es enseñar a los hijos adultos a valerse por sí mismos.

Como padre de tres hijos pequeños, puedo imaginar que no es algo fácil. Mis hijos saben que soy un blanco fácil. Todos los días lucho para decir "no" y, en algunos casos, para lograr que hagan sus tareas y ahorren sus mesadas para comprar sus propias cosas.

Sin embargo, entiendo lo que piensa Jagger y le aplaudo. Está en el camino correcto y muchas otras personas en el equivocado.

En algún lugar del vasto universo de la paternidad perdimos el rumbo. Nos convencimos de que amar a nuestros hijos implica apoyarlos más de lo necesario. Ese no es el caso. Cuidar de nuestros hijos es una cosa, pero hacer que dependan de nosotros en la adultez es otra. Lo primero es ser un buen padre; lo segundo es una receta para el desastre.

El multimillonario Warren Buffet se refiere a esa idea que tienen algunos sobre gozar del dinero de sus padres a través de herencias o regalos ostentosos, como la "lotería del vientre".

Al escribir acerca de la paternidad durante años y hablar de ello con otros padres, me he convencido de que a muchos padres les preocupa excederse con sus hijos pequeños.

Les angustia que al evitar que sus hijos luchen, les hagan la vida demasiado cómoda. Cuando menos, la mayoría de nosotros probablemente da mucho más de lo que nos dieron nuestros padres. La pregunta es: ¿qué daño se puede provocar con esto?

Actualmente, si tienes hijos, el materialismo no solo llega a tocar a tu puerta. Irrumpe en tu casa. Los niños de diez años piden teléfonos celulares.

Cuando nuestros hijos quieren algo y nos lo piden, generalmente pensamos en tres cosas: ¿Está a buen precio? ¿Podemos pagarlo? ¿Lo merecen?

Sin embargo, lo que de verdad deberíamos preguntar es solo una cosa: ¿Le enseño valores positivos o negativos a mi hijo con esta compra?

Verás, no importa cuánto dinero tenga Mick Jagger o qué pueda comprar. Eso no es relevante. Lo importante es que intenta inculcar principios a sus hijos, algo que no siempre es fácil de hacer cuando eres multimillonario.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Como dice el dicho, deja a tus hijos suficiente dinero para que puedan hacer algo con su vida, pero no tanto como para no hacer nada.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Rubén Navarrette.

Ahora ve
La renuncia de Raúl Cervantes provoca lo mismo celebración que escepticismo
No te pierdas
×