OPINIÓN: ¿Pueden las redes sociales ayudar a limpiar el aire en China?

A través de las redes sociales, el pueblo chino presiona al gobierno para que optimice la monitorización de la calidad del aire
AFP. Beijing-contaminacion del aire 7  (Foto: Reuters)
Kristie Lu Stout
Autor: Kristie Lu Stout | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Cada mes, Kristie Lu Stout, de CNN, habla con tres expertos en China para discutir las verdaderas motivaciones de la potencia mundial y gigante económico.

Hong Kong (CNN)China se está ahogando consigo misma, literalmente.

Usa tanto carbón como el resto de los países del mundo juntos. El smog que se registró en enero en Beijing era tan denso que se podía ver claramente desde el espacio.

Lo más sorprendente es que se dice que la mala calidad del aire en China provoca la muerte de casi 700,000 personas al año.

Para combatir la catastrófica contaminación del aire en China, los guerreros ecologistas del país tienen que saber de dónde proviene. En ese frente se están logrando grandes avances.

Después de ejercer una presión pública intensa en internet el año pasado, más de 80 ciudades de China empezaron a monitorizar y publicar información en tiempo real acerca del peligroso contaminante del aire, PM 2.5.

Las partículas de PM 2.5 miden menos de 2.5 micrómetros de diámetro: son lo suficientemente pequeñas como para penetrar en los pulmones y alojarse en su interior.

El ambientalista chino, Ma Jun, dice que la puesta en operación de los registros del PM 2.5 en China es el resultado directo del poder de la gente en internet.

"A principios de 2011, cuando el gobierno revisó sus estándares de calidad del aire, en el primer borrador se estableció que el PM 2.5 no se monitorizaría ni se daría a conocer", dijo Ma.

"La gente se quejó mucho en internet, especialmente a través de los microblogs. Finalmente, el gobierno cambió su política a finales del año".

El libro de Ma, La crisis del agua en China, se ha comparado con el libro Primavera silenciosa de Rachel Carson, una publicación de 1962 en la que se expusieron los efectos de los pesticidas sobre el medio ambiente y que desde entonces se considera uno de los 25 libros científicos más importantes de todos los tiempos.

Ma fue periodista y se ha vuelto uno de los principales ambientalistas de China. Su misión personal y profesional es llevar un aire mejor al pueblo chino. Para hacerlo, está usando la tecnología social como un motor para el cambio.

Ma y su equipo del Instituto para los Asuntos Públicos y Ambientales (IPE), una organización no lucrativa en Beijing, han iniciado un programa de mapeo en las redes sociales en las que se nombrará y avergonzará a los principales contaminadores de China.

Con el nombre Toma una foto para localizar a un contaminador, la misión del proyecto es evidente. Los ciudadanos de la red en China envían a Ma y a su equipo fotografías de los sospechosos de contaminar a través del popular sitio de microblogging, Sina Weibo. Luego, IPE verifica los hechos y carga los datos en su mapa en línea.

IPE monitoriza a 15,000 empresas que se encuentran en una lista de "Empresas Monitorizadas por el Estado" que publica el gobierno. Ma dice que estas empresas son responsables del 65% de la contaminación del agua y el aire en China.

Con la ayuda de los usuarios de Weibo, IPE ha localizado a casi 4,000 empresas en su mapa digital.

"El siguiente paso es pedir transparencia absoluta y que se revele quiénes son los principales contaminadores en China para que se muestren en un mapa digital", dijo Ma.

Las protestas sociales en China han forzado al gobierno a optimizar la monitorización de la calidad del aire. El mapeo social ha ampliado el acceso a la información sobre contaminación para que sea amigable para los usuarios.

Pero, a final de cuentas, ¿puede la tecnología social ayudar a eliminar la bruma en China?

Barbara Finamore, directora del Programa China del Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales en Beijing, ayuda al gobierno a que desarrolle su propio proyecto de sostenibilidad. Dice que el activismo social en China es una oportunidad para el gobierno.

"La creciente indignación del pueblo es la oportunidad para que la nueva dirigencia de China tome en serio el control de la contaminación, para que fortalezca los estándares, haga más estricta la supervisión y realmente implemente un firme apego a la ley a través del poder del público".

Christine Loh, subsecretaria de Medio Ambiente en Hong Kong, coincide en que las redes sociales tienen una gran influencia: "No basta con decir: 'Oigan, las cosas están mal y aquí están los datos'. Así que creo que esto va a provocar un cambio fundamental".

"Se obliga a las personas a informarse mejor acerca de la contaminación. En segundo lugar, tendrá un impacto en el ritmo al que el gobierno cambie sus políticas", agregó Loh.

Los guerreros ecologistas de China han dicho repetidamente que el mayor obstáculo a superar no es la falta de dinero o de tecnología. China tiene el dinero y el liderazgo en tecnología sostenible para implementar herramientas para hacer verde al país.

El mayor obstáculo es la falta de motivación: la falta de implementación estricta de las reglas y normativas que deberían provenir de las demandas y litigios ambientales exitosos.

Ma dice que sus herramientas sociales cambiarán eso y obligarán a los peores transgresores de China a asumir la responsabilidad de sus prácticas ambientales.

"El color (que tienen en el mapa) cambiará si violan las reglas y normativas", dijo Ma.

"Con eso, esperamos acabar con la protección que el gobierno local brinda a esos contaminadores y ayudar a las personas a recolectar las pruebas para que puedan presentar una demanda mucho más fácilmente".

Así que entréguenle la información. Dejen que defiendan los beneficios del cambio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y respiren profundo.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Kristie Lu Stout.

Ahora ve
Diez marinos de EU están desaparecidos tras choque de destructor en Singapur
No te pierdas
×