OPINIÓN: México y EU, ante la posibilidad de un vínculo más estrecho

Las ventajas con que cuenta México en el ámbito de comercio con EU, en comparación con China, por ejemplo, son muchas
Maquiladoras  Maquiladoras
Autor: Ana Fierro Obregón | Otra fuente: 1

Nota del editor: Ana Fierro Obregón es estudiante de sexto semestre de la licenciatura en Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana (UIA) campus Santa Fe, en la Ciudad de México. Este es un fragmento de un ensayo que escribió para Grupo Expansión, que edita CNNMéxico, a propósito de la visita a México de Barack Obama, presidente de Estados Unidos.

(CNNMéxico) — El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha tenido efectos más positivos que negativos para Canadá, Estados Unidos y México, pero no ha alcanzado su potencial completo debido a una infinidad de variables.

Considero que son tres las razones por las que una ampliación de la relación económica entre EU y México a través del TLCAN sería de provecho para ambas economías. Y para ello establezco tres argumentos:

1.- El factor conocido como interdependencia, el cual muestra que cuando una de las economías crece, la otra se beneficia de su crecimiento.

2.- Que la aplicación de las muy necesarias reformas en México pueden mejorar los efectos económicos del tratado y ampliar sus beneficios.

3.- Que de cara a la expansión económica de China y su gradual liberalización, tanto EU como México pueden ser mejor recompensados y enfrentar de mejor manera el reto si estrechan su relación, trabajando como socios y no como competidores.

México es el segundo mayor destino de las exportaciones estadounidenses, su tercera fuente de importaciones, y aproximadamente 6 millones de empleos en EU dependen del comercio con México. Por otro lado, las exportaciones mexicanas a EU representan aproximadamente el 80% del total de las exportaciones del país.

Cada país se especializa en una distinta fase de la producción, elevando la ventaja comparativa, lo cual da como resultado un incremento de la competitividad regional.

Después de que el TLCAN entrara en vigor y empezara a funcionar sin los resultados esperados en la economía mexicana —como la creación de empleos, el aumento de ingresos, entre otras cosas—, muchos culparon de esto a que ciertas reformas consideradas clave para México no fueran concretadas, sobre todo en los ámbitos laboral, fiscal, energético y educativo. Todas juntas, señalaban distintos analistas en diversos foros, tendrían la capacidad de dar un impulso a la economía mexicana.

La reforma laboral ya fue promulgada durante la administración del expresidente Felipe Calderón.

Actualmente, una nueva serie de reformas son impulsadas por la administración de Enrique Peña Nieto —educativa y en telecomunicaciones—, y en el horizonte podrían ser presentadas también la fiscal y energética.

Junto con las reformas, se prevé que la economía de México crezca en una tasa estable durante los próximos años, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo cual, al mismo tiempo, podría incrementar las importaciones mexicanas de productos estadounidenses. Como bien señalan los economistas Robert Blecker y Gerardo Esquivel, "una economía mexicana en crecimiento representará una oportunidad y no una amenaza para EU".

Desde que China ingresó a la Organización Mundial del Comercio (OMC), en 2001, el país desplazo a México como la segunda fuente de importaciones para EU. Las importaciones chinas hacia EU crecieron 16.4% al año entre 2000 y 2008. Además, muchas maquiladoras mexicanas cerraron y fueron establecidas en China debido a los bajos costos en la mano de obra, lo que afectó a muchos empleos mexicanos en la región fronteriza. 

Sin embargo, las ventajas con que cuenta Mexico frente a China en el ámbito de comercio con EU son muchas: costos más bajos de transportación a EU, menor tiempo en que los bienes pasen de su manufactura al mercado, mejor comunicación y supervisión de la producción, regulaciones más transparentes por parte del gobierno, así como protección de los derechos de propiedad intelectual, entre otros.

El TLCAN ha estrechado la relación entre México y EU a través de la ampliación del comercio y la inversión, pero la integración económica no ha alcanzado todo su potencial, aunque podría redituarles mayores beneficios.

Trabajar juntos y una mayor cooperación para incrementar la productividad del otro es algo que beneficia a todas las partes y crea un entendimiento mutuo, un mayor sentido de confianza entre sí, y hace que la región esté mejor preparada para encarar juntos los retos que representa la economía actual.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Ana Fierro Obregón.

Ahora ve
El Festival Internacional de las Luces ilumina el Centro Histórico de la CDMX
No te pierdas
×