OPINIÓN: ¿Las mujeres beben cada vez más?

Las presiones de la vida profesional en un ambiente dominado por hombres y las exigencias del hogar pueden ser algunas de las causas
mujeres alcoholismo  mujeres alcoholismo
Autor: Peggy Drexler, especial para CNN | Otra fuente: 1

Nota del editor: Peggy Drexler es escritora de los libros Our Fathers, Ourselves: Daughters, Fathers, and the Changing American Family (Nuestros padres y nosotros. Hijas, padres y la cambiante familia estadounidense y  Cómo criar hijos sin hombres). Es profesora asistente de Psicología en el Colegio de Medicina Weill en la Universidad de Cornell y fue especialista en género de la Universidad de Stanford.

(CNN)  Lucía esperaba durante todo el día su ritual favorito: meter a los niños a la cama, cambiarse de ropa y servirse una generosa copa de Pinot Noir. "Mis amigas y yo bromeamos acerca de que la maternidad nos 'lleva a la bebida', pero a veces ese es mi caso", dijo.

"Siento que necesito relajarme", dijo. La mayoría de las noches bebía tres o cuatro copas, aunque nunca más de eso, insistió. "En las noches en las que no lo hago, desearía haberlo hecho", relata.

Durante largo tiempo, Lucía no pensaba que su forma de beber fuera algo malo. No interfería con su maternidad ni con sus relaciones. Hacía lo que tenía que hacer. Sin embargo, últimamente empezó a preguntarse acerca de su hábito diario, de cómo ansiaba hacerlo y cuando no podía, se quedaba inquieta.

Una parte de su preocupación se relacionaba con los antecedentes de alcoholismo en su familia. "Mi padre era alcohólico y yo siempre he pensado que tal vez yo podría serlo también; está en mis genes", dijo.

Aunque históricamente los hombres beben más que las mujeres, hay muchas pruebas que indican que la brecha de género se está cerrando rápidamente.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), las mujeres están bebiendo mucho más que antes: una de cada ocho mujeres bebe en exceso —seis o más vasos en una sola ocasión— cerca de tres veces al mes.

En un estudio que se publicará en el número de octubre de 2013 de la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research se descubrió que las mujeres en edad universitaria a menudo beben más que los varones, lo que confirmó el resultado de un estudio que se efectuó en enero de 2013 entre universitarios españoles, en el que se descubrió que las estudiantes tendían a beber en exceso con mayor frecuencia que los varones.

La Administración de Seguridad para el Tránsito en las Autopistas Nacionales de Estados Unidos reporta que entre 1998 y 2007 aumentaron en un 30% las detenciones de mujeres que conducen bajo los efectos del alcohol. Según los CDC, las mujeres blancas con educación universitaria de entre 18 y 24 años y en cuyos hogares hay ingresos mayores a 75,000 dólares anuales tienden más a beber en exceso que las mujeres de otras razas, edades o niveles socioeconómicos.

Parte de este auge en el consumo de alcohol podría estar relacionado con que los jóvenes permanecen solteros por más tiempo; se cree que las mujeres socializan fuera de casa con más frecuencia de lo que solían hacerlo las mujeres de su edad hace 20 años. También trabajan más y la bebida a menudo es parte del trabajo en los sectores dominados por los hombres, como la banca y la tecnología. En un estudio que se publicó en el número de diciembre de 2012 de la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research, en el que se registró el consumo de alcohol en las personas que nacieron después de la Segunda Guerra Mundial, se insinúa que la evolución hacia la igualdad de género podría estar relacionada con los altos índices de ingesta de alcohol. Esto indica que cada vez son más las mujeres que tienen la oportunidad y que están bajo la presión de socializar por cuestiones de trabajo y de "beber como los hombres".

Después de todo, aunque el almuerzo acompañado de tres martinis es una reliquia de la era de Mad Men, el alcohol indudablemente juega un papel clave en muchos eventos laborales. Entretener a los clientes es una de las formas en las que los colegas compiten y la socialización después del trabajo es una parte esencial de la cultura profesional. Muchas personas que no participan en las relaciones de la oficina a menudo se sienten excluidas e incluso sufren profesionalmente.

Sin embargo, las mujeres profesionistas no son las únicas que beben más que antes. En un estudio de la Universidad de Cincinnati se descubrió que, sorprendentemente, las mujeres casadas beben un poco más que las solteras.

Sarah, ama de casa, empezó a beber con mayor frecuencia después de tener a su tercer hijo. A menudo bebía sola porque su esposo viajaba mucho por negocios. "Mi vida social está muy restringida; estoy en casa todas las noches", dijo. "Solía tener una vida social activa. Ahora la mayoría de las noches las paso alimentando a los niños, aseándolos, metiéndolos a la cama… y luego me derrumbo frente al televisor". Dijo que a veces, tomar una copa era una forma de recordar las emociones de su vieja vida.

El caso de Sarah ciertamente no es único y, de hecho, las madres que beben han alcanzado cierta aceptación y en algunos casos, la glorificación. Los grupos populares en Facebook como Moms Who Need Wine (Madres que necesitan beber vino) y OMG I So Need a Glass of Wine or I'm Going to Sell My Kids (Dios mío, necesito una copa de vino o venderé a mis hijos) tienen decenas de miles de fans e inspiraron a un vinicultor a producir un vino especialmente para las madres estresadas. "Mete a tus hijos a la cama", se lee en la etiqueta de los Vinos MommyJuice, "y toma una copa de Mommy Juice".

Aunque el concepto del alcohol como vía de escape o de una recompensa tras un largo día de crianza tiene como objetivo, incluso medio en broma, aliviar a las madres de las presiones de ser perfectas o del ascenso, ha puesto en evidencia el problema más grande de todos: muchas mujeres no se dan cuenta de las señales de un problema de consumo de alcohol.

Al igual que Lucía, muchas personas que tienen problemas con la bebida no "tocarán fondo" ni tendrán ninguna clase de problemas. Tal vez experimenten algunos efectos más insulsos, lo que impide que ellas o sus familiares y amigos reconozcan el exceso en el consumo. En un estudio británico reciente en el que se entrevistó a más de 22,000 personas y se publicó en la revista European Journal of Public Health, se descubrió que la mujer promedio minimiza en un 60% sus hábitos de bebida en días laborales y que hasta el 80% de las mujeres exceden la ingesta diaria recomendada.

¿Son alcohólicas? Es difícil saberlo. Pero si crees que el alcoholismo se presenta cuando existe una preocupación acerca de los hábitos de bebida, del constante aumento de la cantidad de alcohol que debes beber para obtener el mismo efecto, de la incapacidad para dejarlo —y la mayoría de los médicos lo definen así— entonces son cada vez más las mujeres que cubren el perfil, aunque con frecuencia se dan cuenta por sí mismas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Mi esposo de repente hacía comentarios acerca de la cantidad de botellas que enviábamos a reciclar", dijo Lucía, quien a final de cuentas dejó de beber totalmente. "Decía: '¿Bebiste todo eso? ¡Pero si no estabas ebria!' Pero, en retrospectiva, creo que sí lo estaba".

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamene a Peggy Drexler.

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×