OPINIÓN: México debe actuar ya para mejorar sus vínculos con China

La visita del mandatario chino podría significar un avance importante en la diversificación de México de cara al exterior
El presidente de China visita México
Autor: Adolfo Laborde | Otra fuente: 1

Nota del editor: Adolfo Laborde es director de la Licenciatura en Relaciones Internacionales y del Bachelor in International Affairs del Tec de Monterrey, Campus Santa Fe y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel 1 del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

(CNNMéxico) — México tiene un déficit comercial que tendría que replantear nuestra política comercial con Asia, la cual iría en concordancia con la idea planteada en la presente administración en el sentido de diversificar nuestras relaciones comerciales con el exterior y dejar de depender del mercado norteamericano.

Según información de la Secretaría de Economía, en 2012 se tuvo una balanza comercial favorable de 2,270,535 millones de dólares (las exportaciones fueron de 184,112,094 y las importaciones ascendieron a 180,841,558 millones de dólares). 

Y es que las cifras referentes a la balanza comercial con nuestros tres principales socios en esa región —China, Japón y Corea del Sur— muestran una clara desventaja con ellos.

En el caso de China, nuestro principal socio económico en Asia y con quien según cifras del Banco de México tenemos un déficit en nuestra balanza comercial de alrededor de menos 9,355.7 millones de dólares en el 2012, la oportunidad de una mejora está al alcance.

Sin embargo, esto, nada fácil desde luego, va más allá de una simple declaración o del aprovechamiento de los Tratados de Libre Comercio que según PROMEXICO, apunta en el sentido de generar los recursos humanos capaces para hacer frente a los retos de las relaciones económicas internacionales de México, en este caso con los países de Asia.

México tiene una red de 12 Tratados de Libre Comercio con 44 países (TLCs), 28 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs) y 9 acuerdos de comercio (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial) en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Sabemos que China, Japón y Corea del Sur son los principales socios comerciales de México en aquella región, pero con todos ellos mantenemos déficit comercial, que lejos de ayudar a nuestras finanzas públicas, las deterioran. Este diagnóstico parecería un hecho dado. Pero es aquí donde radica el problema.

No hemos podido pasar del diagnóstico a la ejecución.

¿Qué tendríamos qué hacer para que nuestro comercio con el mercado chino avance?

Buena pregunta. Para empezar, debemos considerar que China tiene sus propias características (cultura de los negocios). No podemos generar una estrategia comercial genérica en nuestra política hacia la región. Al contrario, debemos crear una estrategia específica para cada caso. No es lo mismo hacer negocios en China que en Japón o Corea del Sur.

Además de esto, se necesita que los actores interesados en ampliar o expandir las relaciones económicas con China (iniciativa privada y Gobierno) establezcan políticas de largo plazo en materia de recursos humanos, o bien, gestores económicos especialistas en ese país.

Si bien es cierto que el inglés es el idioma de los negocios, no todos los chinos lo hablan. Es aquí en donde vamos varios años atrás en comparación con los países de Asia.

Una muestra de este atraso es la política en formación de recursos humanos tanto en el Gobierno, como en empresas, algo que ellos han emprendido desde hace más de dos o tres décadas.

México tiene muchos retos por delante, entre ellos, mejorar nuestra oferta exportable (bienes de capital). Si queremos ser exitosos con nuestros productos con China, tenemos que empezar a crear y ejecutar una política económica exterior en donde el capital humano, sin duda, debe jugar un papel de suma importancia. Si no actuamos en consecuencia, seguiremos 'medio aprovechando' las oportunidades que ese país ofrece al sector exportador mexicano.

Finalmente, a pesar de que China es nuestro principal socio comercial en Asia, no tenemos un Tratado de Libre Comercio con ellos. Si no le damos los instrumentos jurídicos al empresariado mexicano, y no lo motivamos para incursionar más allá de Norteamérica, en 2013 el escenario de nuestro comercio exterior, especialmente con el gigante asiático, será muy similar al de hoy.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Esperemos que las declaraciones vertidas durante la visita del presidente chino Xi Jinping a México, aderezadas con el relanzamiento de la relación bilateral a través de 12 memorándums de entendimiento en varios rubros (energía, infraestructura y comercio) y el diálogo político entre ambos países, se vea reflejado a mediano plazo en una balanza menos desfavorable, cooperación internacional para el desarrollo y un horizonte diversificado de las relaciones económicas internacionales de México.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Adolfo Laborde.

Ahora ve
¿Roban animales de zoológico venezolano para comérselos?
No te pierdas
×