OPINIÓN: Para la reina de Jordania, las niñas son mucho más que un cliché

Rania Al Abdullah, reina de Jordania, escribe y pide a todas ellas que alcen la voz porque la sociedad las necesita
reina rania jordania  rania
Autor: Rania Al Abdullah | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Su Majestad la Reina Rania Al Abdullah es reina de Jordania y ha sido defensora de la educación infantil desde hace años en su país, en toda la región y en el mundo, trabajando con grupos como la UNICEF. Esta carta abierta a las niñas del mundo es parte del proyecto Girl Rising de CNN Films. El proyecto documenta las historias de niñas extraordinarias y el poder de la educación para cambiar el mundo.

(CNN) — Queridas niñas del mundo,

Algunas de ustedes estarán familiarizadas con la rima infantil "¿De qué están hechas las niñas pequeñas? Azúcar, especias y todas las cosas buenas, de eso están hechas las niñas."

La mercadotecnia y los estereotipos se combinan para hacernos creer que también están hechas de vestidos color rosa, coletas, muñecas, rizos, cintas, lazos y diademas. Que les gustan los cupcakes. Que todo lo que quieren ser es esposas y madres. Que tienen una mayor "inclinación" a las artes y son "más aptas" para profesiones asistenciales como la enseñanza y la enfermería.

Y quizá eso sea cierto para algunas. Pero mi hija Salma me enseña cada día que hay mucho más para ustedes, para ti.

Salma tiene 13 años, y puedo contar, con una mano (¡de hecho, un dedo!), las veces que se ha puesto un vestido, ¡y nunca ha sido color rosa! Las muñecas siempre estuvieron en el estante. Ella es más feliz haciendo gambetas con un balón de futbol a sus hermanos y anotando goles o construyendo modelos de aviones con su padre. Sueña con ser ingeniera. Esa es mi Salma, por eso la amo.

Por lo tanto, cuando pienso en las niñas que están en crecimiento, pienso en ella y su hermana, Iman. Pienso en las millones de valientes niñas de todo el mundo árabe y más allá de esas fronteras que, todos los días, impulsan su fuerza interior, superan barreras y constituyen una diferencia en sus comunidades.

Déjenme contarles sobre Wafa Al Rimi, de 16 años.

Algunos días, en Yemen, hay menos de una hora de luz eléctrica, por lo que estudiar es difícil.

"Estábamos cansados de la oscuridad", dijo Wafa en una entrevista.

Sin embargo, en lugar de aceptar la derrota, construyó cimientos para sus sueños. Con la ayuda de mentores de negocios, formó una empresa exclusivamente de mujeres para crear lámparas de energía solar. En noviembre ganaron el premio a la Mejor Empresa del Año de INJAZ Al-Arab.

Wafa y sus amigas representan una nueva generación de niñas en Medio Oriente con un pensamiento independiente: líderes y pioneras.

Actualmente, casi la misma cantidad de niñas que de niños asisten a la escuela primaria y secundaria. En la mayoría de los países árabes en los que existe información, las mujeres superan a los hombres en la universidad, y son aún más las que estudian ciencias.

En Jordania veo y escucho esa determinación para tener éxito todos los días.

Hace poco visité una escuela de niñas en el sur de Jordania, en donde Noor, de 12 años, me contó sobre su abuela, una famosa cuentista que narraba historias de otras personas. Noor estaba orgullosa de su "teta", pero ella tenía su propio sueño.

"Quiero ser alcaldesa", dijo. "Quiero construir una biblioteca llena de libros y un parque para que los niños pueden jugar de forma segura".

Noor quería escribir su propia historia. Supe entonces que ella y las niñas que se le parecen serían un nuevo capítulo para nuestra región.

No será fácil. Tenemos un largo camino por recorrer. El incremento en la asistencia de las niñas a la escuela y la universidad aún no se reflejan en la política, el mercado de trabajo o en las formas de pensar de la sociedad. Y aún existen 5 millones excluidas del acceso a la educación en todo el mundo árabe.

Pero a medida que las situaciones políticas, sociales y económicas cambian y se instalan alrededor de nuestra región, nunca ha habido mejor momento para que todas se levanten y compartan sus talentos con la sociedad. Y, ¡niñas! La sociedad las necesita hoy más que nunca.

Sabemos que en todos los países del mundo, las jóvenes sanas y con educación pueden desempeñar un papel crucial en la estabilización de las sociedades, la resolución de conflictos, impulsar las democracias, el fortalecimiento de las economías para criar niños sanos y con educación.

Pero no pueden hacerlo solas.

Los ejemplos pueden inspirar. Las campañas pueden motivar. Pero si queremos que todas las niñas del mundo se levanten, entonces tenemos que encontrarlas, hacernos amigos de ellas y apoyarlas.

Esto significa ir más allá de nuestras zonas de comodidad. Tal vez son aquellas que se recuperan de la guerra civil en Sierra Leona, como Mariama, quien ahora tiene educación y es una popular DJ de radio. O son parte de la servidumbre en Nepal, como Suma, ahora activista que trabaja para liberar a otros. Puede que vivan en barrios marginales en India, como Ruksana, quien ahora es una niña valiente y va a la escuela.

Y esto significa emplear nuestras voces para hablar por aquellos que todavía no pueden ser escuchados. Cabildear en favor de políticas afines a las niñas. Trabajar con gobiernos, organizaciones no gubernamentales, agencias de Naciones Unidas y el sector privado para crear un impulso para el cambio.

¿Será fácil? No.

¿Será tan difícil como estudiar en la oscuridad o dormir en una acera? ¿Cómo soportar la esclavitud o reconstruir una vida tras la guerra? ¿Cómo ir a la escuela hambrienta y aun así lograr buenas calificaciones? Por supuesto que no.

Y si flaqueamos en nuestra determinación, recordemos la fuerza y la dignidad de Wafa, Noor, Mariama, Suma, Ruksana y las niñas de todos los lugares que, día a día, luchan por su derecho a la educación y las oportunidades.

Si una niña con valentía es una revolución, imaginen las hazañas que podemos lograr juntas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Su Majestad la Reina Rania Al Abdullah

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Rania Al Abdullah.

Ahora ve
Así luce la ciudad siria de Raqqa: libre de ISIS, pero en ruinas
No te pierdas
×