OPINIÓN: La reforma inmigratoria en EU y 'la carabina de Ambrosio...'

México cometerá un error si considera el plan de reforma como si fuera ya una aprobación definitiva del plan inmigratorio
reforma_inmigratoria
reforma_inmigratoria  reforma_inmigratoria
Autor: Jorge A. Bustamante | Otra fuente: 1

Nota del editor: Jorge A. Bustamante es fundador de El Colegio de la Frontera Norte (Colef), un instituto de investigación especializado en la problemática de la región mexicana colindante con Estados Unidos. Actualmente se desempeña como investigador del Departamento de Estudios Sociales. Sigue la cuenta de twitter: @elcolef

(CNNMéxico) — Es  cada vez más amplio el error que cometen muchos políticos mexicanos, desde el más alto nivel, respecto al proceso legislativo y la política inmigratoria de Estados Unidos.

Se ha escuchado a miembros del Senado y de la Cámara de Diputados mexicana dar por hecho la aprobación de una reforma en la materia en EU.

Como viejo observador de la política respectiva de ambos países sobre la cuestión inmigratoria, veo aproximarse el crecimiento súbito de un error que parte de la aprobación en el pleno del Senado de Estados Unidos del proyecto legislativo que presentó el llamado Grupo de los ocho (representado por cuatro senadores de cada partido).

LEER: El senado de EU aprueba propuesta de reforma inmigratoria

Considero importante señalar que en México se seguirá cometiendo el error de considerar esa aprobación como si fuera ya una validación definitiva de toda la Reforma Inmigratoria, y suponiendo que tal reforma derivará en un apoyo incremental de los derechos humanos y laborales de los inmigrantes.

Tal error de interpretación de la política inmigratoria estadounidense pudiera llegar al extremo de producir felicitaciones al canciller mexicano José Antonio Meade o al presidente Enrique Peña Nieto por su dizque contribución a la aprobación, cuando en realidad, me parece que no tuvieron la más mínima intervención a partir de que el propio presidente Peña Nieto decidió no intervenir en la conformación de la política de inmigración de Estados Unidos, por ser, dijo, "una cuestión interna" de ese país.

El efecto práctico de esa decisión presidencial fue que la representación mexicana en Estados Unidos se inhibiera para actuar en la búsqueda de ventajas para nuestros nacionales en aquel país.

El hecho es que otros ocho países decidieron intervenir por vía de sus cabildeadores y lograron obtener ventajas para sus nacionales quedaron insertadas en el proyecto legislativo del grupo de los ocho.

LEER: Las afectaciones del muro fronterizo

Mientras, el país con más nacionales en Estados Unidos, que es México, decidió no intervenir, lo que redundó en que México no lograra obtener ventaja alguna.

Aún no se sabe qué fue lo que obtuvo México al hacer tal cambio en la postura  política en materia migratoria, que en el pasado fue la de exigir un enfoque de negociación bilateral con el fin de proteger los derechos humanos y laborales de los migrantes, tal como lo recomienda la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a través de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como la vía más racional para resolver las diferencias entre los países involucrados en los fenómenos migratorios de carácter laboral.

En mi opinión, el abandono del enfoque bilateral ha resultado en la inacción de nuestros representantes diplomáticos en Estados Unidos.

En este sentido, la decisión presidencial de no intervenir es, en la práctica, una contravención de las leyes mexicanas que obligan al gobierno a proteger los derechos de los mexicanos en el extranjero.

Es de notar que no ha habido nadie en el Senado o en la Cámara de Diputados mexicana que hayan advertido tal transgresión y que hayan entonces cuestionado al canciller mexicano.

Este ha reaccionado haciendo declaraciones que critican la aprobación de la enmienda que incrementa el control fronterizo, que, cuando más, se hacen para consumo interno pues en Estados Unidos no producen efecto alguno.

Si el canciller de veras quisiera que sus declaraciones produjeran algún efecto, las tendría que hacer en inglés y hacer que se publicaran en los medios estadounidenses.

LEER: Las bardas no son la solución, dijo Meade

De otra manera, él lo sabe, sus declaraciones aludiendo al tema inmigratorio en México resultan como 'la Carabina de Ambrosio' —inútiles—.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Jorge A. Bustamante.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×