OPINIÓN: 'Salgo del clóset', soy heterosexual y no quiero tener hijos

La autora cuenta cómo ha sido la experiencia de luchar contra la discriminación por ser una mujer casada que no tiene interés en tener hijos
pareja sin hijos mujeres  familia
Autor: Zoe Zorka, especial para CNN | Otra fuente: 1

Nota de editor: En una reciente publicación, la revista Time explora el tema en CNN iReport. Puedes seguirla en Twitter: @zoeshrugged

(CNN) – Después de la decisión de la Suprema Corte, que suprimió algunos puntos clave de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA), celebré este hecho histórico, como muchos estadounidenses, considerándolo un paso adelante en la aceptación de todas las personas. Aunque soy heterosexual, entiendo a mis hermanos de la comunidad LGBT en la medida que yo también lucho contra la discriminación.

En todos los sentidos, parezco ser una mujer de 27 años completamente promedio. Nunca fui el tipo de persona que abogaría por los derechos individuales o la igualdad. Por supuesto que creo en ellos, pero no soy la típica manifestante o defensora de los derechos de los homosexuales.

Por fuera, me veo como la mayoría; me gustan los pantalones de mezclilla y Abercrombie. Juego en mi iPhone, uso Facebook y Twitter. Me considero armónica, sin destacar en un panorama de caras de mujer promedio.

Sin embargo, me doy cuenta de que mi vida como una veinteañera típica no durará mucho. A medida que pasa el tiempo, empezaré a estar más y más aislada de la sociedad conforme mi secreto salga a la luz.

Verán, no quiero tener hijos.

En primera instancia, esto podría parecer un comentario menor. Sin embargo, es una lección que, siento, me ha distanciado de la comunidad femenina y seguirá haciéndolo a medida que me acerque a la edad madura. La comprensión de que soy, de alguna manera, diferente, es la razón por la que me encontré defendiendo mis propias creencias personales y por consiguiente, defendiendo los derechos de igualdad para todos.

Aunque sé que no tengo el mismo predicamento que los homosexuales y las lesbianas, utilizo la comparación para explicar que yo también estoy buscando la aceptación en un mundo en el que con frecuencia me siento excluida y fuera de lugar.

Me identifico con muchos de mis amigos homosexuales y lesbianas en el sentido de que siempre he sentido que debo ser honesta sobre quién soy. Creo que no es correcto tener que decir "bueno, algún día tendremos hijos", de la misma manera en que un hombre homosexual tenga que decir "algún día encontraré a una chica bonita y sentaré cabeza". Al igual que él, simplemente soy quien soy.

Mi declaración ha recibido reacciones encontradas por parte de mi familia.

Cuando les dije a mis padres, mi papá lo aceptó sin opinar, y mi madre lloró desconsoladamente. Al principio, ella no entendió. Más tarde, lo aceptó y ahora apoya mi postura en torno a la igualdad.

Mi esposo y yo discutimos si deberíamos decirle a sus padres. Yo dije que sí, mientras que él solo comentó que "no por ahora". Pero yo creo que eso es ser deshonesto sobre quiénes somos, incluso me pregunto si está avergonzado o no está totalmente comprometido con nuestra decisión, aunque dice que lo está. Yo creo que todavía está "en el clóset" o tal vez, a punto de cruzar la puerta.

Me cuesta trabajo identificarme con personas que tienen hijos y he sentido la hostilidad de muchos de sus juicios. Me han llamado egoísta y materialista. Pero no creo serlo por ningún motivo al tomar esta decisión de manera responsable. Sería mucho peor tener hijos por las razones equivocadas.

La presión es particularmente intensa al vivir en Fayetville, Carolina del Norte, lugar al que el ejército asignó a mi esposo. Algunas personas me han dicho que soy una persona horrible, una mala esposa y una estadounidense de lo peor porque es mi "deber" reproducirme. Me sorprendí al escuchar esa declaración en 2013. Nací en la década de 1980 y pensé que era una época de entendimiento en la que las mujeres no serían encasilladas en estereotipos tan arcaicos.

He manifestado que no quiero tener hijos y ahora debería manifestar lo que quiero.

Quiero que la gente sepa que me gustan los niños. La gente supone que los odio. Esto no es verdad. He trabajado con niños y me ha parecido una experiencia increíblemente gratificante.

Quiero que los demás sepan que soy una persona práctica. No creo que sea correcto educar a un niño en un hogar lleno de estrés. No tengo un trabajo con ingresos extraordinariamente altos y me preocupa estar presionada por el préstamo estudiantil cuando me gradúe de mi programa doctoral.

Un niño no es un tierno accesorio que dejas en la guardería durante el día y lo vuelves a ver por la noche. Estoy consciente que hay un compromiso asociado con su educación, y no es algo que yo desee hacer. Tomo mis obligaciones de manera muy seria y pienso todas y cada una de mis decisiones utilizando la lógica y el razonamiento, y lo he considerado de la misma manera.

Quiero ser reconocida por lo que he logrado y por lo que soy como persona, no por lo que supuestamente carezco. Quiero que aquellos que han ofrecido rezar por mí dirijan sus intenciones y compasión hacia los que en verdad lo necesitan. Tengo una gran vida. He logrado casi todas mis metas en educación. Tengo un esposo a quien amo y un trabajo que me hace feliz. Desperdiciar compasión en mí sería repugnante.

Busco establecer un discurso educado e informado. No quiero que me hablen en tono condescendiente y que me digan que solo es una fase. No soy una niña con hábitos melindrosos para comer. Soy un una mujer adulta y responsable que ha tomado una decisión. Al igual que los homosexuales y las lesbianas no dejan atrás su orientación al paso del tiempo, no creo que alguna vez deje atrás la mía.

Quiero que la gente sepa que tengo una familia.

Hay personas que creen que no debería haberme casado porque no planeo reproducirme. No puedo evitar pensar: ¿No están las familias formadas por personas que se aman y se cuidan unos a otros? ¿Existe una cuota mínima para poder ser considerado una familia? La última vez que revisé, no existía. ¿Son mejores dos personas que educan a sus hijos en un ambiente de enojo, violencia o pobreza que mi esposo y yo en una casa llena de felicidad y amor?

Quiero que la gente sepa que escribir esto es lo más atrevido que he hecho en mi vida. Me doy cuenta de que al publicarlo, corro el riesgo de que la gente me excluya. Está bien. Es un riesgo que estoy dispuesta a tomar.

Al igual que los defensores de los derechos que antes que yo han cuestionado las creencias de la sociedad con respecto a la raza, el género y la orientación sexual, estoy consciente de que mis opiniones no siempre serán populares.

Solo quiero hacer lo que me toca con respecto a la creación de una sociedad que permita a todos, independientemente de sus elecciones personales, ser aceptados y poder expresarse libremente sin temor a ser enjuiciados.

Las opiniones recogidas en este comentario pertenecen exclusivamente a Zoe Zorka.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×