OPINIÓN: Dormir y comer bien, claves para los niños en el regreso a clases

Volver a la rutina escolar después de las vacaciones resulta difícil para los pequeños porque implica retomar hábitos un poco abandonados
regreso a clases  regreso a clases
Autor: Tatiana Arévalo Dupont | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Tatiana Arévalo Dupont es licenciada en psicología y en educación preescolar. Síguela en su cuenta de twitter: @misspreescolar

(CNNMéxico) — Uno de los objetivos de las vacaciones es romper la rutina, descansar y cambiar el entorno, pero ahora que están a punto de terminar, los niños deben retomar sus actividades habituales.

Regresar a la rutina escolar después de las vacaciones suele ser complicado.

Esta responsabilidad no solo corresponde a los niños sino también a los padres de familia, quienes debemos ayudarles en esta transición de sus vacaciones de verano al reinicio de sus actividades escolares.

La mayor complicación está relacionada con los horarios después de varias semanas de ocio y descanso. Estos ajustes ya debieron haber comenzado, pues la rutina debe ser retomada poco a poco, días —o semanas— antes de volver al horario escolar.

A algunos niños les puede causar cierto grado de depresión o malestar el hecho de saber que las vacaciones han llegado a su fin, por lo que es recomendable hacer todo con tiempo, sin estrés (comprar útiles con días o semanas de anticipación), y así evitaremos transmitir esa ansiedad a los niños.

Ayuda mucho también conversar con ellos sobre qué esperan del siguiente grado escolar, quién será su educadora o sus compañeros, en fin, motivarlos e irlos familiarizando con el tema.

El primer día de regreso a la escuela se les puede dificultar despertarse temprano, por lo que te recomiendo que los prepares un poco antes para evitar las prisas y provocar un día estresante. De igual manera, sal con tiempo de casa, recuerda que durante esos días hay más tráfico del habitual.

Una buena manera de ahorrar tiempo es que tu pequeño te ayude a preparar su uniforme y mochila un día antes. Esa sencilla pero útil actividad acelerará todo a la mañana siguiente.

A la salida de la escuela, reintroduce poco a poco las actividades que hacían durante clases, y aunque no tengan tarea, recrea una pequeña actividad que tenga que ver con la escuela (esta actividad debe ser breve, recuerden que no queremos cansarlos ni aburrirlos, el ciclo escolar apenas empieza y solo queremos que vuelva poco a poco a la rutina).

Otro hábito que debemos recuperar es el de una alimentación saludable —también días antes—, así que proporciona alimentos sanos y balanceados, y sobre todo acostúmbralos de nuevo a tener un desayuno saludable, recuerda que este alimento es clave para el rendimiento diario, les permitirá concentrarse y aprender bien durante toda la mañana

Si es la primera vez que tu pequeño asiste al colegio, platícale sobre su nueva escuela, coméntale que tendrá muchos amiguitos nuevos y que aprenderá muchas cosas.

Funciona si les das algún objeto que le recuerde a ti, que lo haga sentirte cerca (debe ser pequeño).

Es normal que la primera o segunda semana se les dificulte retomar la rutina, ya que estar de vacaciones (despertar tarde, descansar y jugar, entre otras actividades) es más divertido y no requiere tanto esfuerzo o concentración.

Después de un par de semanas, los niños ya deben estar adaptados, pero si no es así, y por el contrario están malhumorados, tristes o irritables, es recomendable acudir a un especialista.

Sin embargo, estoy segura que si siguen poco a poco estas rutinas, y sobre todo si les das tranquilidad y mensajes positivos, la dificultad de retomar los hábitos escolares disminuirá cada vez más.

No tengas miedo, las rutinas son importantes porque cada día los niños deben de anticipar lo que va a suceder, lo que les brinda una sensación de seguridad.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Tatiana Arévalo Dupont.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×