OPINIÓN: ¿Te gustaría saber si tienes alzhéimer antes de padecer síntomas?

Nuevas pruebas de detección y tratamiento se llevan a cabo, pero hasta ahora no hay nada totalmente confiable contra los efectos de este mal
enfermedad_azlheimer_vejez_anciano_viejo  enfermedad_azlheimer_vejez_anciano_viejo
Autor: Sanjay Gupta | Otra fuente: 1

Nota del editor: Sanjay Gupta es neurocirujano y especialista médico de CNN.

(CNN) — Cuando Rosa Rodrigo tenía 76 años, dio una vuelta equivocada al salir del estacionamiento de un centro comercial y notó que no tenía idea hacia dónde ir después. 

"Me dio un poco de miedo porque no recordaba de donde venía o hacia donde me dirigía", recuerda Rodrigo. 

Aunque ella y su familia se preocuparon, no fue sino hasta varios años después de pérdida de la memoria y deterioro de su condición mental, que la mujer fue diagnosticada con alzhéimer.

Casi desde que la enfermedad fue identificada por el doctor Alois Alzheimer en 1906, los científicos han tratado de detectarla cada vez más temprano. Por ahora, sabemos que el proceso empieza en el cerebro entre 10 y 15 años antes de que el paciente empiece a mostrar síntomas de la enfermedad. Y cuando los problemas de memoria se desarrollan, entre el 40 y el 50% de las células del cerebro ya han sido afectadas o destruidas. 

Existen ciertas características del Alzheimer, incluida la acumulación de placas pegajosas en el cerebro, hechas de una proteína llamada beta amiloide. El problema es que la tecnología actual no puede confirmar de manera concluyente la presencia de estas placas. 

El año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), aprobó un tipo de tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) para detectar la presencia de proteínas amiloide en el cerebro. Pero la FDA aclaró que esa prueba no era suficiente para diagnosticar alzhéimer.

Y aunque los exámenes del fluido espinal o incluso una biopsia cerebral pueden ofrecer un vistazo más definitivo de lo que le sucede en cerebro, esas pruebas requieren procedimientos invasivos y no está claro quién sería un candidato. En la mayoría de los casos, lo mejor que tenemos ahora es un examen clínico neurológico después de que el paciente ya sufrió la mayoría de la pérdida de la memoria.

Por eso la investigación reciente llamó mi atención. Tras estudiar cadáveres, los científicos del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles hicieron una observación interesante: el contenido de proteína beta amiloide en el cerebro es similar a la cantidad de la misma proteína en la retina, justo detrás del ojo. 

Esto tiene sentido porque, cuando nuestros cuerpos se desarrollan desde embriones, la retina se forma del mismo tejido del cual surge el cerebro.

Basados en esos descubrimientos, el equipo de investigación desarrolló un examen no invasivo para examinar la retina e identificar las placas beta amiloide. Ahora realizan un ensayo clínico para ver si esta prueba puede identificar a los pacientes que están desarrollando la enfermedad, aún sin haber mostrado síntomas.

Rosa Rodrigo sabe que, en un sentido muy real, detectaron su enfermedad demasiado tarde. La mayoría de los días, lo enfrenta con buen humor.

"Ya no me preocupo acerca de eso. Si recuerdo algo, bien, si no, qué será, será, what will be, will be", dice la mujer. Aunque está consciente de que no recibirá los beneficios directos, se inscribió a los ensayos clínicos del Cedars-Sinai. 

"Estoy muy contenta de que pueda ayudar a alguien"

No sabemos todavía si el examen pueda predecir el alzhéimer, pero las autoridades de la Asociación Alzhéimer, con sede en Chicago, dicen que el trabajo es prometedor. 

Una prueba confiable del ojo "sería una contribución muy importante", dijo Maria Carillo, vicepresidenta de Relaciones Médicas y Científicas del grupo. "Las personas suelen ir al oftalmólogo de manera más frecuente a medida que envejecen. Si pudiéramos añadir un examen rápido para ver si ocurre patología neurogénica en el cerebro, sería de mucha ayuda".

Esta investigación es importante porque una de cada ocho personas que tiene 65 años o más padece la enfermedad de Alzheimer y se espera que la incidencia se triplique hacia el 2050, a medida que crece la población estadounidense. Además, se espera que el costo de cuidados por esta enfermedad supere el billón de dólares cada año. 

El ensayo en Cedars-Sinai no es el único que se enfoca en los ojos, dijo Carrillo.

Otra compañía, Cognoptix, también tiene una prueba que busca las proteínas amiloide en el lente. 

"Nosotros creemos que proveerá mayor sensibilidad y especificidad que si uno solo observa la retina", explicó Paul Hartung, presidente de la compañía.

Cognoptix presentó los primeros datos en un encuentro en junio de la Asociación de Alzhéimer, y actualmente esta efectúa ensayos clínicos a 40 pacientes. Si se prueba la de la prueba, el costo de ésta será de apenas un décimo de un examen PET.

Otra prueba que está desarrollándose sigue los sutiles destellos del ojo conocidos como movimientos sacádicos, dijo Carrillo. "Cuando las personas empiezan a tener cambios cognitivos, estos movimientos se vuelven más erráticos y lentos", explicó la investigadora. 

Y todavía hay otro acercamiento que busca los cambios en la infraestructura de los vasos sanguíneos: 

"Quizás no sea específicamente relacionado con alzhéimer, pero una parte de esta iniciativa de investigación es tratar de encontrar la diferencia entre éste y otros trastornos neurológicos", dijo. 

El médico Keith Black, un neurocirujano conduce los ensayos en Cedars-Sinai y quién ayudó a encontrar a una compañía para desarrollar la prueba de imágenes de la retina, dijo que el problema con los tratamientos investigados es que se les da a pacientes en la etapa final de la enfermedad.

"Si podemos identificar a los pacientes que a sus 50 años están acumulando estas placas y podemos detenerlas para que no se acumulen, tenemos una mejor oportunidad de tener un tratamiento efectivo", dijo Black.

Sin embargo, quiero tener cuidado y no exagerar en la importancia de la detección temprana, señaló el médico. 

Aunque los médicos amamos detectar las enfermedades en una etapa temprana, es con la esperanza de que ayude a llevar un tratamiento oportuno. Sin embargo, en el caso del alzhéimer, todavía no existe un tratamiento probado que cure esta enfermedad o que la frene. 

Si bien es posible que una tecnología como esta represente una oportunidad para intervenir de manera temprana y sirva para crear estrategias para medir la efectividad de esas intervenciones, el consejo para los pacientes puede sonar muy familiar: come sanamente y haz mucho ejercicio. Es algo que todos deberíamos hacer de cualquier forma.

Aún así pienso que esto conlleva otra consideración: la perspectiva psicológica. No estoy completamente seguro de querer conocer la suerte de mi cerebro 10 o 15 años antes de que ocurra, a menos de que pueda haber algo al respecto.

¿A ti te gustaría?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Sanjay Gupta.

Ben Tinker y Caleb Hellerman, de CNN, contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Estos son los mejores inventos del año
No te pierdas
×