OPINIÓN: El tiempo se acabó, no podemos sobreexplotar más el planeta

¿Sabías que a partir de hoy, nuestro consumo ha superado lo que la Tierra puede regenerar de sus recursos naturales?
sequía
planeta sequía sobreexplotacion  sequía  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Keya Chatterjee
Autor: Keya Chatterjee | Otra fuente: 1
NULL

Nota del editor: Keya Chatterjee es directora de Energías Renovables y Huella Ecológica dentro del equipo de Cambio Climático del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés).

(CNNMéxico) — Volvió a suceder, ¡es el Día del Exceso de la Tierra!

Hoy es el día en que nuestro consumo de recursos naturales supera lo que la Tierra puede regenerar durante este año.

Eso significa que cada día, a partir de hoy, estamos sobreexplotando los recursos: el uso del suelo para la agricultura que no tendrá tiempo para reponerse y una mayor acumulación de CO2 en la atmósfera de lo que pueden absorber los árboles.

Es aterrador, pero también es un desafío para que todos empecemos a vivir de manera más sostenible. No podemos retrasar el reloj este año, pero podemos hacer una diferencia para el 2014 y en el futuro.

Les diré lo que podemos hacer en un lugar que todos nosotros frecuentamos: el supermercado. 

1. ¿Papel o plástico? La respuesta es "ninguno". En Washington, DC, mi ciudad natal, por cada bolsa existe un impuesto de cinco centavos que se destina a la limpieza del río Anacostia. En un período de dos semanas a partir de que se implementó esa ley, la mayoría comenzó a usar sus propias bolsas. Quienes antes olvidaban traer una, de repente no lo volvieron a olvidar. ¿Por qué? Además del costo, pienso que es demasiado vergonzoso tomar una bolsa desechable que utilizaré por menos de media hora. Si crees que esto puede funcionar en tu ciudad, aquí hay un enlace a la Ordenanza de Washington, DC, para que puedas enviarlo a las autoridades locales e invitarlos a considerar esta ley.

2. Comida producida de forma sostenible. Eso significa buscar verduras o alimentos locales con una etiqueta de sostenibilidad, como la etiqueta del Marine Stewardship Council (MSC) en pescados y mariscos.

¿Y por qué no comprar frutas de la estación? Piensa en cuáles son las frutas y verduras que son producidas localmente en tu área y época del año, y cárgalos en esa bolsa de tela que llevas a la tienda.

Los alimentos frescos que no contienen colorantes artificiales son mucho más sanos para ti y para el planeta. Asegúrate de revisar la huella de carbono de la comida antes de ir a la tienda. Me sorprendió descubrir que el cordero, la carne de ganado vacuno y los quesos duros tienen la mayor huella de carbono, mientras que la leche, frijoles, verduras y las lentejas tienen la más baja.

3. No al agua embotellada. Si eres lo suficientemente afortunado como para vivir en una ciudad donde el agua de grifo es totalmente segura para beber, puedes optar por no comprar botellas de plástico; ahorrarás dinero y al mismo tiempo generarás menos basura.

4. Averigua de dónde proviene el pescado o marisco. Algunos son cultivados, otros son capturados en el mar o en ríos. Ahora es más fácil que nunca saber cuáles opciones son sostenibles gracias a sellos de certificación como MSC y la Aquaculture Stewardship Council (ASC). Esto lo puedes hacer también desde tu celular con aplicaciones como la de Seafood Watch, del Monterey Bay Aquarium.

Personalmente, yo busco los que son saludables y no están sobreexplotados, como sardinas y anchoas, aunque sé que no son los favoritos para muchos, así que si deseas más opciones, busca estas etiquetas ecológicas o baja la aplicación.

5. Planea cada comida. Esta es una buena manera para evitar comprar de más y sobre todo, para no desechar. Casi la mitad de los alimentos que producimos terminan en la basura. Es cierto, gastamos dinero, energía, fertilizantes y tiempo de cultivo de alimentos para luego tirar casi la mitad. Algunos de estos residuos son arrojados en las granjas o rumbo al supermercado, pero también una cantidad sorprendente es desperdiciada aún después de que la comida llega a la tienda. Podemos ayudar si pensamos qué necesitamos para cada comida de la semana, lo mejor es incluir hojas verdes al principio, y verduras de raíz como papa y zanahoria al final.

También procuro no ir al supermercado cuando tengo hambre y comprar con mis bolsas reutilizables en lugar de usar un carro, así que no compro de más. Tal como le dije a mi hijo cuando insistió en comprar más fresas de las que podríamos comer: "¡queremos un planeta con criaturas bonitas, no un puñado de fresas bonitas!"

Esos son mis cinco consejos: ¿cuáles son tus consejos favoritos para el Día del Exceso de la Tierra?

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Keya Chatterjee.

Ahora ve