OPINIÓN: Al Qaeda, ¿el factor que impide una acción militar en Siria?

La decisión de no intervenir de momento en Siria por parte de Estados Unidos se deba quizás a la presencia de al Qaeda en el territorio
Gran Bretaña rechaza acción militar en Siria
Autor: Peter Bergen | Otra fuente: 1

Nota del editor: Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, director de la Fundación Nueva América y el autor de Manhunt: The Ten-Year Search for bin Laden. From 9/11 to Abbottabad. 

(CNN)— ¿Por qué la administración de Barack Obama se ha mostrado tan reacia a intervenir en Siria? Entre las razones: la fatiga de Estados Unidos con la guerra, la aversión del presidente para iniciar otro conflicto en Medio Oriente y la fracturada oposición Bachar al Asad. 

Pero una razón ocupa un lugar preponderante: al Qaeda.

El grupo afiliado de al Qaeda en Siria, Jabhat al Nusra, es generalmente conocido como la fuerza más efectiva de al Asad. 

Sus integrantes están dispuestos a sacrificarse por la causa, son ampliamente vistos como incorruptibles y no están involucrados en saqueos como sí lo están otras fuerzas de la oposición.

Algunos de ellos son aguerridos, producto de conflictos como el de la guerra de Iraq.

El afiliado sirio de al Qaeda también tiene buenas provisiones por el apoyo de los ultra fundamentalistas sunitas en los estados ricos del Golfo, como Qatar y Arabia Saudita.

Jabhat al Nusra, que significa "Frente de Victoria", fue catalogada como una organización terrorista por el Departamento de Estado de Estados Unidos en diciembre pasado y es esencialmente una organización disidente de al Qaeda en Iraq.

La habilitad militar de al Nusra, así como sus fuertes vínculos, lo convierten en una seria amenaza a los intereses de EU en la región. El grupo ha mostrado que tiene la habilidad para conducir masivos bombardeos suicidas.

En noviembre, al Nusra se adjudicó la responsabilidad por los 45 ataques a las provincias de Damasco, Deraa, Hama y Homs que mató a docenas de personas, incluyendo una bomba suicida que causó la muerte de 60 personas. 

Fue la primera organización insurgente en Siria que se adjudicó la responsabilidad por los ataques que causaron las bajas civiles.

A pesar de las bajas civiles, el grupo no fue capaz de lograr apoyo considerable de la población sunita de Siria, no solo porque es la fuerza de pelea principal en la campaña para derribar a al Asad, sino que también está involucrado en proveer de servicios críticos como comida, servicios médicos y cortes de Sharia a la población asediada.

Por el momento, al Nusra no está imponiendo un mandato al estilo talibán en las áreas que controla, como al Qaeda lo hizo en la provincia de Anbar durante los primeros años de la guerra de Iraq. El mandato de mano dura de al Qaeda en Iraq precipitó el Despertar sunita de 2006, en la que las tribus sunitas de Iraq se levantaron contra el grupo.

Parece que al Nusra ha aprendido de su error y está operando a manera de Hezbollah como un proveedor a gran escala de servicios sociales y con el consentimiento de la población en las áreas que controla.

Hay alguna confusión sobre cómo exactamente al Nusra opera en la red de a larga escala de al Qaeda.

Al Qaeda en Iraq emitió un comunicado en abril anunciando que su fusión oficial con al Nusra, proclamando que la unión de la organización sería llamado el Estado Islámico de Iraq y Levante. Un líder del grupo rechazó después la fusión pero hizo público su compromiso y apoyo al líder principal del grupo, Ayman al Zawahiri.

El 9 de junio pasado, Al Jazeera obtuvo una copia de una carta de al Zawahiri anulando la fusión.

Pero una semana después, en una grabación de audio que se dio a conocer en línea, al Qaeda en Iraq rechazó la anulación de la fusión de al Zawahiri, añadiendo más confusión a los cuadros de al Qaeda.

Siria es un ambiente particularmente agradable para al Qaeda. Durante la insurgencia sunita en Iraq que empezó en 2003, fue una base clave para el entrenamiento y apoyo de los combatientes extranjeros.

Al Asad también es el perfecto villano de al Qaeda. El presidente de Siria es un chiíta alauita y por consecuencia un hereje ante los ojos de los sunitas fundamentalistas. Él es un secularista y por ende un apóstata desde su punto de vista, y está conduciendo una guerra sin cuartel contra la mayoría de la población sunita.

Se estima que entre 2,000 a 5,500 combatientes extranjeros han viajado a Siria desde el inicio del conflicto sirio a fin de unirse a los rebeldes que buscan derrocar el régimen de al Asad. 

No todos se han unido necesariamente a las facciones yihadistas de las fuerzas rebeldes, sino porque la mayoría de los combatientes extranjeros se han visto atraídos por el conflicto porque lo perciben como una responsabilidad religiosa, y tal parece que estos grupos han atraído a la mayor parte de los extranjeros.

Incluso las estimaciones más optimistas indican que los combatientes extranjeros son una pequeña porción de las fuerzas ataviadas contra el régimen de al Asad: no más del 10% total.

Al Nusra es el grupo de oposición en Siria que atrae a la mayoría de los combatientes extranjeros. Se cree que hay cerca de 100 combatientes extranjeros del Reino Unido peleando en Siria.

Los expertos dicen que el número de estadounidenses peleando en Siria es menos de 10, y solo unos cuantos estadounidenses se han confirmado de pelear con al-Nusra.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Eric Harroun, un ex soldado estadounidense, fue acusado en 2013 de conspiración por usar una granada propulsada por cohete en Siria, y el soldado admitió que estaba peleando con al-Nusra.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Peter Bergen.

Ahora ve
Donald Trump hizo, durante el eclipse, lo que no se debe de hacer
No te pierdas
×