Que tu empresa aprenda de los riesgos

Las contingencias empresariales deben servir para aprovecharse de ellas, dice Eduardo Pacheco; las métricas, el rigor y los recursos analíticos son elementos para una administración eficiente.
estra  (Foto: Getty)
Eduardo R. Pacheco Villagrán*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

¿Por qué es relevante la administración de riesgos en el contexto actual? La respuesta es sencilla: debido a la acelerada velocidad actual de los negocios y su necesidad de readaptación constante, al creciente poder de decisión del consumidor, la evolución de la complejidad externa como interna, sesgos humanos y demás factores alrededor de toda empresa que representan en su conjunto riesgos de alto impacto potencial en su cadena de valor.

Ante tal dinamismo, nunca ha sido tan importante como hoy día administrar proactivamente el riesgo, pero es aún más importante capitalizar valor sobre el mismo. Ahora bien, ¿cómo lograrlo?

Los líderes manejan su exposición al riesgo a través de un delicado balance de objetivos y acciones que definen niveles de ambición, que van desde una situación de "recuperación" -con objetivos muy estrechos y acciones correctivas- hasta un nivel de "ventaja estratégica" -con objetivos muy amplios y acciones con un enfoque estratégico y de generación de valor-.

El objetivo es tratar de mantener este balance lo más cercano posible al nivel de "ventaja estratégica", teniendo en cuenta que para lograrlo los lideres deben convivir con factores cada vez más inciertos en el ecosistema de sus empresas. El balance que se mantenga tendrá un impacto directo en el valor que se genere.

Para lograr dicha ventaja competitiva en la exposición al riesgo con una orientación estratégica, las empresas deben pensar en cinco grandes bloques:

1. Gobierno. ¿Quién es responsable del riesgo dentro de la organización? ¿Cómo se manejan los compromisos de riesgo a lo largo de la empresa? Ante estos cuestionamientos deben alinearse la estrategia y la visión de la administración de riesgos a los objetivos de negocio estableciéndose equipos multifuncionales con responsabilidades compartidas que aseguren una entrega adecuada de valor atenuando riesgos potenciales.

2. Métricas. ¿Conoce la empresa su exposición al riesgo? ¿Se encuentra mejorando al respecto? ¿Se tiene un tablero de seguimiento de riesgos? ¿Quién lo usa y para qué decisiones? Debe emplearse una mezcla de indicadores de riesgo para una medición del pasado, así como para una planeación hacia el futuro y no debe medirse únicamente el desempeño interno sino que además se deben monitorear eventos y tendencias externas asegurándose que dichos indicadores están estandarizados en toda la empresa.

3. Rigor procesal. ¿Qué procesos y técnicas se utilizan para identificar el riesgo? ¿Cómo  se mantienen y comparten estos procesos a lo largo de la empresa? ¿Son auditados? El rigor se logra a través del mapeo de vulnerabilidades, riesgos identificados y acciones mitigantes de manera periódica. Estandarizándose y manteniendo al día prácticas y procedimientos para actividades de alto riesgo así como la ejecución de auditorías de cumplimiento.

4. Herramientas analíticas. ¿Se tiene transparencia a lo largo de la cadena de valor? ¿Qué herramientas se utilizan para monitorear el riesgo y las prácticas de administración de riesgo? La empresa debe enfocarse en la construcción de transparencia de datos a lo largo de la cadena de valor para priorizar riesgos y esfuerzos de mitigación. La minería de datos y las herramientas  analíticas predictivas deben usarse para entender actividades y resultados pasados y poder así predecir escenarios futuros.

5. Cultura. ¿El riego es parte del diálogo y la planeación diaria? ¿El riesgo es un pensamiento reactivo o proactivo dentro de la empresa? ¿Cómo ha evolucionado la atención al riesgo? Reconocer y premiar a aquellos que efectivamente administran y capitalizan sobre el riesgo es crucial, deben desmotivarse actitudes enfocadas a "apagar fuegos" ("recuperación"), debe fomentarse el hecho de tomar control sobre los riesgos más que resultar ser una víctima.

La diversidad de riesgos en una tarea es muy amplia y afecta toda su cadena de valor. Toda empresa presenta por lo menos algún tipo de riesgo que puede llegar a tener un alto impacto fundamental en la obtención de sus resultados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, si se logra generar una atención adecuada a los cinco bloques descritos, se podrá lograr poner a trabajar a los riesgos en favor de la empresa y así capitalizar valor sobre los mismos más que llegar a sufrirlos. El punto clave es decidir oportuna y proactivamente adoptar una cultura de "ventaja estratégica".

*El autor es actuario por la Universidad Anáhuac y maestro en Administración de Empresas por el ITAM y Programas Ejecutivos en Administración por las Universidades de Stanford y Pennsylvania. El autor fue Premio Nacional de Actuaría 1991 y actualmente es Socio de A.T. Kearney, consejero en empresas y miembro del comité técnico nacional de gobierno corporativo del IMEF. Su correo es eduardo.pacheco@atkearney.com

Ahora ve
Colombia captura a Juan Carlos Mesa, uno de los narcotraficantes más buscados
No te pierdas
×