Tablero del mercado global (1ª. parte)

Es fundamental invertir en lo necesario bajo un mercado de alta complejidad, dice Jorge Rovira; los bancos centrales, EU, Europa y los emergentes tendrán un rol primordial en los cambios.
ajed  (Foto: Getty)
Jorge Rovira*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Éste es el primero de cuatro artículos cuyo objetivo es, entre otras cosas, dar un punto de partida a los audaces participantes del mercado de capitales de hoy. 

Desde "Abenomics" hasta la tasa de los bonos M de largo plazo, los mercados están cada vez más entrelazados.  Condicionados por la misma "nube" de información y fenómenos político-económicos, no pueden sus participantes, alrededor del mundo, ser indiferentes.

Más que nunca, el manejo oportuno de la coyuntura tendrá un efecto directo en las decisiones de inversión y en el cumplimiento de nuestros objetivos financieros en el largo plazo. No son tiempos sencillos, pero trataremos de simplificar la realidad global en cuatro temas:                   

El nuevo rol de los bancos centrales

El nuevo rol de los principales bancos centrales del mundo (EU Europa, Inglaterra y Japón), desde la crisis financiera del 2008, ha sido mantener de pie a una economía mundial caracterizada por bajas tasas de crecimiento, altas tasas de desempleo y niveles de endeudamiento históricos, con el remedio de una expansión monetaria sin precedentes. La meta inflacionaria como único "norte" de política para las instituciones emisoras de dinero es cosa del pasado. 

Guiados por variables como la tasa de crecimiento del PIB, la tasa de desempleo, la tasa de largo plazo de la deuda soberana, el índice de capitalización de la banca e incluso el nivel de los principales índices accionarios, los bancos centrales realizan préstamos de ventanilla a la banca comercial a costo cero, compran deuda soberana de corto y largo plazo, compran deuda corporativa y en algunos casos hasta compran instrumentos de renta variable. 

ENFOQUE: ¿Cuánto gana un banquero central?

Así, sus balances han aumentado en casi 6 trillones de dólares en los últimos 5 años. Esta acumulación de activos genera como contrapartida un "tsunami" de liquidez para los mercados de capitales.  Dicho fenómeno sin precedentes afecta, indiscutiblemente, el precio de los activos financieros y distorsiona las decisiones de inversión de sus participantes.     

Desde que iniciaron de forma coordinada las medidas de política monetaria expansivas en 2008, los bancos centrales del mundo provocaron inmediatamente un ajuste en el costo del endeudamiento a nivel global. La tasa del bono del tesoro de Estados Unidos a 10 años -tasa base de cualquier emisión de deuda de largo plazo por su naturaleza "libre de riesgo" de crédito- cayó desde 5.26% hasta 1.4%. 

De la misma forma, la tasa promedio de la deuda grado de inversión (BBB-) cayó desde 9.54% hasta 4.42%. En el corto plazo, la tasa de referencia de la deuda hipotecaria cayó desde 4.5% hasta 2.18%. En Europa, las tasas de largo plazo de los bonos españoles e italianos que para el 2012 alcanzaban 7.62% y 6.6%, hoy alcanzan 4.04% y 3.76% respectivamente. 

Para los sectores afectados por la carga de la deuda, como por ejemplo la construcción, la banca e incluso el consumidor promedio, el nuevo equilibrio ofrece un alivio en el corto plazo. Sin embargo, para el ahorrador, quien invierte para cumplir con sus objetivos financieros, el equilibrio actual presenta desafíos enormes.

Para mantener el mismo nivel de rentabilidad esperada, los inversionistas se ven obligados a aumentar su exposición en deuda corporativa, deuda de países emergentes y en mercados de renta variable.  En ese contexto, el índice S&P 500 pasó desde niveles mínimos de  676.53 en el 2009 hasta 1,709.67 hoy, entregando una rentabilidad acumulada de 169.94% en 5 años. El Nikkei, principal índice accionario japonés, subió 30.3% (en USD) a comienzos del año tras el anuncio de Shinzo Abe de duplicar la base monetaria en los próximos dos años (política denominada "Abenomics"). 

Sin ir muy lejos, en México, donde las tasas reales a un año son de 0.5%, los inversionistas internacionales brindan financiamiento al sector corporativo y público sedientos de tasas de rendimiento positivas que no encuentran en sus economías. Así observamos una entrada de aproximadamente USD 170 mil millones en los últimos 4 años a la curva de rendimientos mexicana (14.5% del PIB) por parte de inversionistas extranjeros, entre otros, fondos soberanos, fondos de inversión y fondos de pensiones.

Es importante destacar que dichos equilibrios se logran bajo un marco de política monetaria expansiva específico y que los participantes del mercado toman hoy decisiones de inversión que en condiciones normales no necesariamente tomarían.  Estas distorsiones generan equilibrios más volátiles y están sujetos a las decisiones de política. Dicho esto, el mercado tiene que estar preparado para la volatilidad asociada a un cambio en el curso de la política monetaria de los países desarrollados como lo experimentamos en junio.

El 22 de Mayo, Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, sugirió que la institución reduciría pronto su compra de bonos del Tesoro para disminuir la velocidad de expansión monetaria (fenómeno denominado tapering). La simple sugerencia de disminuir la dosis de remedio monetario al adicto mercado desató una corrección importante en los precios que probablemente la Fed no había previsto. 

La tasa del Tesoro americano a 10 años ha subido 120pbs desde entonces, aumentando así los costos de endeudamiento de largo plazo para gobiernos, corporaciones y hogares que enfrentan un costo de hipotecas más alto.  Al mismo tiempo, el costo de la deuda soberana de los países emergentes aumentó con mayor fuerza, producto de la falta de profundidad de dichos mercados y el efecto que tienen sobre ellos los flujos de capitales. 

En México, por ejemplo, la tasa a vencimiento de los bonos de largo plazo subió de 4,46% en mayo a 6.18% en agosto. No es descabellado pensar que así como los mercados de renta variable se han apreciado bajo un escenario de tasas bajas, estos debiesen enfrentar mayor volatilidad en escenario de tasas más altas. De hecho, en los días inmediatos al anuncio del Banco Central estadounidense, el S&P 500 cayó 4.01%, el Nikkei cayó 8.25% y el índice más representativo de acciones emergentes (MSCI EM) cayó 9.7%. 

Si el nuevo rol de los bancos centrales y la política económica es fungir como catalizador casi absoluto de los mercados de capitales vale la pena marcar en nuestros calendarios los próximos grandes eventos de política para el 2013:

  • Reunión de la Reserva Federal en Jackson Hole (Agosto 22 - 24)
  • Comité de política monetaria del la misma institución (Septiembre 17 - 18)
  • Elecciones presidenciales en Alemania (Septiembre 22)
  • Comité de política monetaria del Banco Central de Europa (Octubre 2)
  • Comité de política monetaria de la Fed (Diciembre 17 - 18)

La principal preocupación de los mercados es cuándo empezarán los distintos bancos centrales a reducir la velocidad de expansión del dinero. Basado en el mandato "dual" de las instituciones emisoras de manejar no solo las expectativas de inflación sino también las variables asociadas al crecimiento económico y el nivel de precios de los activos financieros, esta dinámica dependerá de la evolución en las variables económicas en EE.UU, Europa y Japón principalmente.

Las economías desarrolladas, desde luego, parten de bases distintas y experimentarán velocidades diferentes de ajuste lo cual aumentará la volatilidad de los mercados de capitales y complicará la visibilidad de los inversionistas.  No son tiempos fáciles para el ahorrador; por lo que es importante tener presente estas medidas:

  • No perder de vista nuestros objetivos de inversión:

 El portafolio de inversión debe ser un reflejo de los objetivos financieros del ahorrador. Cumplir con los objetivos de ahorro (jubilación, comprar una casa, pagar los estudios, etc.) hoy es mucho más difícil. Las tasas de interés son muy bajas y encontrar rendimientos atractivos implica asumir riesgos más altos. Ante esta realidad vale la pena mantener portafolios más diversificados, incluyendo activos de renta fija, renta variable, commodities y bienes raíces. Más aun, es indispensable ampliar nuestro horizonte de inversión para enfocarnos en el mediano y largo plazo.

  • Tener en cuenta la nueva dinámica de la renta fija:

Estamos entrando a terreno desconocido cuando de renta fija se trata. Durante los recientes 30 años, las tasas a nivel global no han hecho otra cosa que caer, generando importantes ganancias de capital para sus tenedores. Sin embargo, a los niveles de tasas actuales (mínimos históricos) y tomando en cuenta que los bancos centrales podrían empezar a disminuir la velocidad de emisión de dinero, la dirección más probable de las tasas hacia adelante es hacia arriba. Empero, dicha trayectoria no estará exenta de volatilidad

  • Favorecer la flexibilidad:

Si la volatilidad de los precios llegó para quedarse y los mercados estarán sujetos a las decisiones de los bancos centrales, es importante favorecer estrategias de inversión que inviten a la flexibilidad y que no se amarren a una norma exclusiva de inversión ("benchmark").  En el caso de los portafolios de renta fija, las tradicionales apuestas de duración no serán suficientes para sortear los vaivenes del mercado. Será necesario poder invertir en distintas fuentes de rendimiento como por ejemplo: riesgo de crédito, duración negativa, sectores, monedas, etc. En el caso de la renta variable debemos favorecer empresas que sean capaces de generar efectivo sin importar el ciclo económico. 

Invirtamos en lo que el mundo "necesita" y no en lo que el mundo "desea".

*El autor es responsable del negocio institucional y patrimonial de BlackRock para México y Centroamérica.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

**Este documento contiene datos y comentarios de carácter general, exclusivamente para fines informativos y no constituye asesoría de inversión, ni tiene fines promocionales, de comercialización o publicitarios sobre valores o servicios de ningún tipo. El contenido de este documento, así como cualquier declaración expresada por parte de BlackRock, sus afiliadas, empleados o representantes, no es y no debe ser considerada como intermediación, asesoría o recomendación de inversión u oferta de compra o venta de cualquier valor o producto financiero.

 

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×