OPINIÓN: La ausencia de EU, un 'obsequio' para Rusia y China en la APEC

Ante la falta de Barack Obama, los reflectores del foro de los países de la región Asia-Pacífico apuntan hacia Putin y Xi Jinping
rusia china  rusia
Autor: Geoff Hiscock, especial para CNN | Otra fuente: 1

Nota del editor: Geoff Hiscock fue editor de la sección de negocios en Asia de CNN.com y escribió el libro Earth Wars: The Battle for Global Resources, publicado por la editorial Wiley.

(CNN) — Gracias al cierre del gobierno estadounidense, el presidente de China, Xi Jinping, se encuentra en una posición privilegiada en su primer foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés) como líder de la segunda mayor economía del mundo.

Usualmente es Estados Unidos el que pone en marcha las cosas durante la reunión anual con China, Rusia, Japón y los otros 17 países de Asia y el Pacífico que representan la mitad de la producción a nivel mundial, el 45% del comercio y a 3,000 millones de habitantes.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidió retirarse del foro APEC y de la reunión de líderes que será llevada a cabo esta semana en Bali, Indonesia, a causa del enfrentamiento político en su país; por lo tanto, Xi y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, serán los dos hombres más poderosos de la reunión.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, encabeza ahora la delegación ante el APEC en Indonesia, la cumbre del Este Asiático y las reuniones de Estados Unidos con la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN), que iniciarán el miércoles en Brunei.

No sorprendió que Obama cancelara. Ya había eliminado a Malasia y Filipinas de su itinerario en Asia porque el Congreso no había logrado aprobar el nuevo presupuesto. La posibilidad de que el cierre del gobierno estadounidense evolucione en una desastrosa suspensión de pagos a finales de este mes lo incitó a cancelar por completo su visita.

Obama advirtió al mundo con sus comentarios del jueves: "Aunque un cierre gubernamental es imprudente… un cierre económico provocado por una suspensión de pagos sería radicalmente peor".

Los oponentes republicanos de Obama menospreciaron sus comentarios y los consideraron como táctica para infundir temor; sin embargo, la economía del mundo puede prescindir de esta clase de dramas. Como señaló Putin en la cumbre del G-20 celebrada el mes pasado en San Petersburgo, Rusia, la economía mundial está mucho mejor que hace cinco años, "pero los riesgos aún son muy grandes".

Estaba programado que Obama hablara este lunes, el último día del foro APEC, antes de que los líderes se retiren el martes para discutir un tema que ahora parece particularmente pertinente: "El liderazgo y las prioridades de Estados Unidos: qué implican para el mundo".

La política de "girar en torno a Asia" que Obama propuso en 2010 supuestamente entrelazaría más a Estados Unidos con la región para contrarrestar la creciente influencia de China. Sin embargo, ese mismo año canceló sus viajes a Asia a causa de ciertas presiones nacionales y en 2012 declinó una invitación para asistir al foro APEC en Vladivostok por la celebración de la Convención Demócrata.

El jueves, en su declaración de cancelación, expusó su frustración porque otro asunto nacional se hubiera interpuesto en el camino de sus anhelos respecto a Asia y el Pacífico: "Este cierre completamente evitable afecta nuestra capacidad para crear empleos por medio de la promoción de las exportaciones estadounidenses y de impulsar el progreso del liderazgo, así como los intereses estadounidenses en una de las mayores regiones emergentes del mundo".

La cancelación de Obama es un regalo para Putin y Xi. Putin, quien hablaría después de Obama en el APEC, abordaría el evocador tema: "Una nueva mirada a la región Asia-Pacífico: ¿Dónde están las nuevas oportunidades para el crecimiento?".

Xi es el último orador del APEC y pronunciará un discurso titulado: "China en transición: ¿Qué puede esperar la región Asia-Pacífico?". La economía de China se desaceleró un poco en 2013 y sus problemas estructurales de empleo, medio ambiente y sociedad, son un gran reto para el futuro, pero aún es en gran medida el motor del crecimiento en la región y sus vecinos asiáticos saben que su prosperidad está íntimamente relacionada con lo que ocurra en China.

Estados Unidos tiene, desde luego, enormes ventajas comerciales como consecuencia de la reciente revolución energética con el gas de esquisto, pero el reciente estancamiento político ha afectado su reputación y una suspensión de pagos —aunque sea improbable— sería un retroceso enorme.

Sin Obama en la escena del APEC, Kerry hará el trabajo duro en las discusiones con Xi, Putin y otros líderes clave, como el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y el presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono.

Kerry promueve particularmente las negociaciones sobre la Asociación Transpacífico (TTP, por sus siglas en inglés), que tienen como objetivo final la creación de un pacto de libre comercio entre las naciones de la región Asia-Pacífico. En las pláticas de la TPP participan doce países: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón (que se incorporó en julio de este año), Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam.

Aunque algunos observadores creen que la TPP es un dispositivo promovido por Estados Unidos con el objetivo de excluir a China, Xi recibió de buen grado la proliferación de acuerdos regionales de libre comercio (ALC) y señaló que son un "indicio positivo".

En un comunicado que su oficina publicó la semana pasada, Xi se refirió a un refrán chino: "El océano es vasto porque recibe a cientos de ríos", y dijo que China apoyaba el proceso de integración económica de la región Asia-Pacífico con una "actitud abierta". Sin embargo, agregó, "creemos asimismo que al desarrollar los ALC, las partes deben abrazar los principios de apertura, participación, transparencia y deben, en particular, demostrar flexibilidad con las economías que se encuentren en etapas distintas de desarrollo para ofrecer mayores opciones para la integración".

China espera ser miembro de la TPP en tres o cuatro años, aunque los temas como la restricción al acceso a internet todavía son un posible obstáculo.

Cuando Xi y Obama se reunieron al margen de la cumbre del G-20 en San Petersburgo, se concentraron en Siria, los gases de efecto invernadero, el crecimiento económico mundial, la generación de empleos y las inversiones. En parte fue la continuación de las discusiones informales que sostuvieron en California en junio de este año, cuando Xi dejó en claro que quería cooperar con Obama para construir lo que llamó "un nuevo modelo para una importante relación entre países".

Para Xi, el APEC habría sido otra oportunidad para hablar con Obama sobre el reequilibrio de la relación entre Estados Unidos y China, para dar el peso debido a lo que Xi considera como el rol de China, una potencia mundial, no solo en el ámbito económico, sino en términos estratégicos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, tiene más tiempo esta semana para hablar con Putin sobre la creciente relación entre China y Rusia, al mismo tiempo podrá dialogar con otros líderes de la región Asia-Pacífico sobre los acuerdos regionales de libre comercio, la integración económica, la expansión de la cooperación económica y el crecimiento sostenido a largo plazo.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Geoff Hiscock.

Ahora ve
El Festival Internacional de las Luces ilumina el Centro Histórico de la CDMX
No te pierdas
×