OPINIÓN: Las drogas de la inteligencia, ¿una ayuda para pensar mejor?

Los especialistas afirman que algunas sustancias mejoran el funcionamiento del cerebro y pueden contrarrestar el envejecimiento
cerebro inteligencia  cerebro
Autor: Feggy Ostrosky | Otra fuente: 1

Nota del editor: Feggy Ostrosky es licenciada en Psicología y doctora en Biomedicina por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fue fundadora de la Sociedad Mexicana de Neuropsicología y es miembro de la Junta de gobierno de la Sociedad Internacional de Neuropsicología. Es columnista de la revista QUO que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc.

(QUO) Desde la década de 1990 surgieron bares y libros que recomendaban dietas, fórmulas o plantas para mejorar el funcionamiento del cerebro: nootrópicos, drogas inteligentes, estimulantes de la memoria o potenciadores cognitivos. Y todos ellos, sin importar cómo se les denomine, ofrecían elevar la función mental.

Se cree que estas sustancias alteran la disponibilidad de suministros neuroquímicos (neurotransmisores, enzimas y hormonas) al mejorar la distribución de oxígeno en el cerebro o estimular el crecimiento del nervio. Sin embargo, su eficacia no ha podido comprobarse en la mayoría de los casos. Esto se complica aún más por la dificultad de definir y cuantificar la cognición y la inteligencia.

De igual forma, se piensa que permiten contrarrestar los efectos nocivos de los radicales libres, causantes del envejecimiento, y que son resultado del proceso normal del metabolismo de oxígeno en el cuerpo.

Los estudios científicos han demostrado una relación entre los radicales libres y diversas enfermedades asociadas con la edad, como cardiopatías, cáncer, degeneración de la retina ocular y cambios en el sistema inmunitario. Se ha comprobado que las defensas naturales contra estos compuestos pueden disminuir con la edad o en condiciones de estrés; es entonces cuando los radicales libres se pueden acumular y perjudicar el organismo.

Uno de los productos herbales que gozan de mayor popularidad es el ginkgo biloba, árbol que contiene flavonoides que ayudan a neutralizar los radicales libres. Un estudio reciente concluyó que animales de laboratorio que recibieron pequeñas dosis de esta sustancia durante una semana, antes de provocarles un derrame cerebral, habían sufrido 30% menos daño en esa zona que el grupo de control. No obstante, aún no se ha determinado si puede tener efectos negativos en seres humanos.

Por otro lado, las vitaminas E y C ayudan a mantener limpias las arterias; inhiben la oxidación de la grasa en las paredes de los vasos sanguíneos y convierten el colesterol en bioácidos.

Las nueces son ricas en ácido graso alfalinolénico, un tipo de omega 3. El  aceite de pescado es rico en omega 3, cuya carencia en una dieta saludable se asocia con el riesgo de padecer enfermedades mentales, como depresión y comportamiento agresivo.

Los potenciadores cognitivos pueden mejorar la memoria o la capacidad de concentración, pero casi no se sabe nada de los efectos que tendrían a largo plazo en el cerebro de personas saludables. Algunos científicos piensan que podrían llegar a desempeñar una función muy importante en la sociedad, si están bien regulados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Feggy Ostrosky.

Este artículo fue publicado en la edición de octubre de 2013 de la revista QUO, que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc. La firma edita en México 17 revistas y 11 sitios de internet, entre ellos CNNMéxico.com.

Ahora ve
Los mexicanos desconfían cada vez más en sus autoridades, revela un estudio
No te pierdas
×