Rusia busca conquistar a inversores

El país es considerado riesgoso para invertir, principalmente por prejuicios, dice Maelle Gavet; la nación goza de bajas tasas de desempleo y un mercado de 142 millones de consumidores.
moscú  (Foto: Getty)
Maelle Gavet*

Hace unos meses me topé con un periodista occidental que estaba recorriendo las calles de Moscú en busca de personas indigentes para filmarlas. Parecía decepcionado cuando no pudo encontrar ninguna para incluir en su material, que pretendía mostrar la "verdadera Rusia".

No sé qué era exactamente lo que esperaba, pero su actitud es, por desgracia, típica del enfoque que adoptan muchos medios occidentales para informar sobre mi país de adopción.

Rusia es más que vodka, bajas temperaturas, las Pussy Riot, la legislación antigay, los oligarcas pendencieros y el encarcelamiento ocasional de un destacado opositor del presidente. Simplemente no puedes reducir un país tan grande, vibrante y complejo a unos pocos temas comunes.

No es que no sean temas legítimos sobre los que debe informar la prensa libre, y no se puede negar que hay muchas preguntas sobre la forma en que este país lidia con las libertades personales y la oposición al Kremlin. La realidad no es tan mala como la pintan los medios occidentales, y lo bueno supera a lo malo para los extranjeros que desean realizar inversiones en este país.

Como directora de Ozon, el grupo de comercio electrónico más grande de Rusia, he sostenido muchas conversaciones con inversionistas profesionales. Un sentimiento común que emerge es la necesidad de incluir una mayor ratio de riesgo al invertir en el país, en comparación con casi cualquier otra parte del mundo. Cuando se pide una explicación, la respuesta típica es que Rusia es inconmensurablemente grande y no es una democracia, de allí el riesgo inherente.

La nación es, irrebatiblemente, enorme. De hecho, se trata de un megamercado de 142 millones de consumidores (y contando) que está viendo un rápido desarrollo. Miembro de la Organización Mundial del Comercio desde 2012, el país de Fiódor Dostoievski se ha convertido en el noveno mayor mercado de consumo en el mundo.

Es el mayor mercado de telefonía móvil en Europa, con un estimado de 260 millones de teléfonos celulares en uso (según ACM Consulting), y 68 millones de internautas (de acuerdo con el informe Internet World Stats 2012). Este año, Ernst & Young calificó al Estado como la sexta región más atractiva del mundo para las inversiones extranjeras directas.

Podemos seguir citando datos relevantes, como la históricamente baja tasa de desempleo (5.4%), pero el mensaje clave es que hay razón para ser optimista sobre la economía del país y sus perspectivas de crecimiento, especialmente en el ámbito digital.

En cuanto a la objeción de que Rusia no es una democracia, yo respondería que la democracia y un entorno empresarial estable son dos cosas muy diferentes. Basta con mirar lo que pasó en la república democrática de Chipre, donde el sistema bancario colapsó de un día para otro. O la forma en que los inversionistas han inyectado dinero en China durante años, a pesar del hecho de que allí hay menos libertad de expresión -o democracia- que en Rusia.

Corrupción

¿Qué decir de la corrupción, otro motivo por el cual los inversores no se molestan en buscar oportunidades en Rusia?

Como alguien que ha dirigido una gran empresa transfronteriza con 2,000 empleados repartidos en cinco negocios en Rusia, puedo comentar sobre la base de mi experiencia personal. Ozon opera con una política de tolerancia cero para cualquier modalidad de corrupción y no ha pagado un solo soborno en sus 15 años de operaciones. Hemos logrado crecer sin participar en una oscura cultura de sobornos, edulcorantes y pagos, lo que significa que otros también pueden hacerlo.

Por supuesto, la corrupción existe -y yo diría que se da en muchos países, incluyendo muchas naciones occidentales- pero la pregunta es cuán extendida está, y si el efecto sobre la estabilidad del entorno empresarial es tan grande como lo hacen ver algunos medios de comunicación e inversionistas.

En mi experiencia, la burocracia es un problema mayor. En la extensa nación, es una bestia que debe ser constantemente alimentada y cuyo apetito nunca disminuye. La legislación es sumamente compleja y basada en el papel, lo que requiere batallones de abogados y contadores, y que los ejecutivos como yo firmemos todo por triplicado. Las complejidades permean casi todos los aspectos de la vida empresarial cotidiana, al punto que pueden "atraparte" por no seguir oscuras leyes que ni siquiera sabías que existían.

Infraestructura

Otra área que necesita urgentemente una reforma es la infraestructura básica, como el transporte y las comunicaciones. A pesar de la creciente riqueza de Rusia, su rica historia y un sistema escolar de clase mundial, el país no cuenta aún con los caminos o las conexiones de banda ancha necesarios para sostener un rápido crecimiento.

Aunque la nación del cineasta Andrei Tarkovski todavía tiene un largo camino por recorrer para los estándares occidentales, en la historia nunca ha habido un mejor momento para nacer en estas tierras. Las personas nunca han estado mejor.

El país, un destacado exportador mundial de energía, nunca ha estado más industrializado, y su población activa nunca ha estado mejor educada, con mayores ingresos disponibles para gastar tanto en línea como fuera de Internet.

Aun cuando la crisis financiera mundial ha causado estragos en todo el mundo, el desempeño económico del país que lidera Vladímir Putin se ha mantenido relativamente fuerte. Ninguno de los bancos del país ha colapsado y, pese a todos sus defectos, el Gobierno ha creado un entorno político estable, lo que demuestra que puede controlar la inflación.

Según Morgan Stanley, Rusia tiene un bajo nivel de deuda externa de apenas 31% del PIB y el año pasado registró un superávit en cuenta corriente de 3.6% del PIB, así como un superávit fiscal de 0.4%. ¿Cuántos países occidentales podrían decir lo mismo?

Educación

Los estándares educativos en la nación son altos, su formación técnica supera a la de la mayoría, si no es que a todas, las naciones europeas. No es de extrañar que los codificadores rusos con frecuencia dominen los concursos de programación informática celebrados en todo el mundo.

En Estados Unidos, los inversionistas privados suelen estar llenos de fondos, pero dada la feroz competencia, se ven obligados a gastar su tiempo hurgando oportunidades que valgan la pena. En Rusia, es al revés. El ecosistema es mucho más joven, lo que significa que no hay tantas startups, y las que existen a menudo tienen dificultades para obtener capital.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En resumen: con frecuencia se tacha a Rusia de un "país riesgoso" para las inversiones, por todas las razones equivocadas. La realidad es que tiene aspectos negativos, pero como los hay en todos los sitios. Otra realidad es que la economía de la nación es fuerte, el potencial de crecimiento de muchas de sus empresas es genuino, y la posibilidad de un rendimiento sustancial de las inversiones es alta. Ignóralo bajo tu propio riesgo.

*Maelle Gavet es CEO de OZON, el mayor minorista en línea en Rusia. En 2012 apareció en la lista Fortune ‘40 Under 40'. 

Ahora ve
Esto es lo que debes saber de la devoción a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×