OPINIÓN: El tigre de Sumatra, una especie (más) al borde de la extinción

La caza furtiva, la agricultura y los asentamientos humanos han encaminado a estos animales hacia la pronta desaparición
tigre
tigre de sumatra animales extincion  tigre
Lee Poston, especial para CNN
Autor: Lee Poston, especial para CNN | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Lee Poston es director de relaciones con los medios del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y ha sido parte del equipo de Expedition, encabezado por el corresponsal especial de CNN, Philippe Costeau que explora el bosque tropical de Sumatra y sus santuarios animales.

(CNNMéxico) — ¿Alguna vez has oído hablar del tigre de Bali o el de Java?

¿No? Pues no es de sorprenderse. Estas dos subespecies de tigres se extinguieron hace décadas debido a la pérdida masiva de su hábitat y a la caza furtiva. La pregunta es si su primo, el tigre de Sumatra, correrá pronto la misma suerte.

Las probabilidades no están a su favor. No hace mucho, en 1978, más de 1,000 tigres de Sumatra vivían en ese país. Pero debido al impresionantemente alto nivel de deforestación y la caza furtiva descontrolada, el número disminuyó a cerca de 400. La isla, que en alguna ocasión fue verde y exuberante, ha perdido la mitad de su bosque desde 1985 hasta hoy.

De acuerdo con TRAFFIC, encargado de supervisar el tráfico de especies salvajes del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), los cazadores furtivos asesinan al menos 40 tigres al año y la matanza es mucho más fácil a medida que el hábitat se reduce.

Esto también ocasiona que los tigres entren en conflicto con los humanos, que con frecuencia tiene como resultado una matanza en represalia a los ataques al ganado o a los aldeanos por parte de estos animales.

El trabajo de los cazadores furtivos no es difícil. Con un tramo de cable metálico, algunas ramas fuertes y un poco de experiencia en crear trampas se puede asegurar la captura de un tigre en poco tiempo.

Como Phillippe Cousteau lo demostró en la serie de CNN, Expedition: Sumatra, estas trampas son sencillas, pero sorprendentemente efectivas para matar tigres. Y simplemente no hay suficientes patrullas contra la caza furtiva para encontrar todas las trampas y a las personas que las instalan.

¿Hay esperanza para el tigre de Sumatra?

En pocas palabras, sí. Mediante el uso de trampas con cámaras, encuestas y otras herramientas científicas, el WWF y sus socios pueden estimar el tamaño de la población de los tigres y su distribución a lo largo de Sumatra.

Las trampas con cámaras son una herramienta especialmente valiosa que permite a los investigadores recopilar datos más precisos sobre estos animales mediante el patrón de sus rayas. Al igual que los humanos y las huellas digitales, no hay dos patrones de rayas iguales.

Entender la distribución de los tigres permite a los científicos y a los funcionarios forestales designar áreas protegidas y corredores de vida salvaje que permiten a la especie reproducirse y dispersarse, así como saber cuáles son las mejores zonas para patrullar contra la caza furtiva.

Las Unidades de Protección de Tigres del WWF vigilan áreas vulnerables, recopilan información vital sobre los cazadores furtivos y retiran las trampas. En los lugares donde operan, los ataques han disminuido considerablemente.

Las Unidades de Protección de Tigres también trabajan con las comunidades para ayudarlas a entender mejor a los tigres y desarrollar soluciones que reparen el conflicto entre los humanos y los tigres.

Un arreglo a largo plazo es más complicado, pero igual de delicada. Todo se reduce a la zonificación y a la planeación del uso de suelo que beneficie al hábitat de vida salvaje y a las necesidades de los grupos indígenas como los Orang Rimba y los Talang Mamal. Es difícil defender los bosques al enfrentarse a una dura competencia de las industrias de la pulpa, el papel y el aceite de palma, que son sumamente rentables.

En Indonesia, la mayoría de las zonas forestales son propiedad del gobierno y se rentan para actividades comerciales en concesiones a largo plazo. Al dividir el hábitat del tigre, ya de por sí en un estado crítico debido a la deforestación, la minería y la agricultura, y convertirlo en concesiones de restauración del ecosistema, el gobierno de Indonesia puede proteger la vida salvaje, apoyar a las comunidades locales y asegurar que los bosques sean administrados de manera sustentable.

Actualmente, una empresa que podría incentivar este tipo de acciones ha sido considerada para establecerse en una zona nuetral en las afueras del Parque Nacional Bukit Tigapuluh en Sumatra, también conocido como 30 Colinas. Esta corporación es ambiciosa y de vanguardia, por lo que podría ser la mejor y última esperanza para los tigres de 30 Colinas.

Para averiguar cómo ayudar, visita Change.org y agrega tu nombre a la lista para exigir que Indonesia zonifique las áreas alrededor de 30 Colinas y las convierta en concesiones de conservación.

Si los tigres tienen un hábitat adecuado, suficientes presas y protección ante la caza furtiva, se convierten en máquinas reproductoras. La población puede recuperarse, incluso con los bajos números que vemos hoy. El eslabón más débil es el humano. Podemos ser su peor enemigo o su mejor amigo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Al lograr la voluntad política de proteger su hábitat y detener la implacable matanza ocasionada por la caza furtiva, podemos ser parte de la solución y asegurar que las generaciones futuras compartan el planeta con estas nobles creaturas.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Lee Poston.

Ahora ve
¿Sabes cuántos gérmenes hay en los lugares que tocas comúnmente?
No te pierdas
×