OPINIÓN: El racismo no se queda en las tribunas ni en la cancha de futbol

Cuatro de cada 10 mexicanos considera que a la gente se le discrimina por su tono de piel, así que los insultos en el futbol no sorprenden
Franco Arizala León racismo  Franco Arizala León racismo
Autor: Ricardo Bucio Mújica | Otra fuente: 1

Nota del editor: Ricardo Bucio Mújica es presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) de México. Puedes seguirlo en su cuenta de Twitter @ricardobucio y en @CONAPRED

(CNNMéxico) — El racismo contamina cualquier democracia, cualquier sociedad. Se basa en patrones culturales, prejuicios y temores alentados por la falta de educación.

El derecho a la no discriminación tiene una base legal sin discusión. Está reconocido en el artículo primero, párrafo quinto, de la Constitución, y en diversas cláusulas antidiscriminatorias contenidas en los tratados e instrumentos internacionales en materia de derechos humanos.

El racismo se expresa en todos los lugares. En Europa las asociaciones de futbol han tenido que tomar cartas en el asunto y establecer medidas punitivas contra jugadores y público que expresa gritos racistas y xenófobos o contra quienes aun y a sabiendas de la tragedia que costó millones de vidas, enarbolan gestos y símbolos del fascismo.

El ejemplo europeo debe de permear en nuestras latitudes. No debemos permitir que el racismo o la xenofobia contaminen nuestra convivencia social.

En México hemos tenido ya casos en el que jugadores agreden a sus contrarios y los insultan como una forma de amedrentarlos o para desquitar su rabia al ir perdiendo un encuentro deportivo. Hace unos días, durante un enfrentamiento entre los equipos de Pumas y León, en el Estadio Nou Camp, de la barra azul y oro surgieron gritos racistas contra los jugadores Eisner Loboa y Francisco Arizala, ambos colombianos, de origen afrodescendiente.

De acuerdo con el reglamento de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut), el castigo que se impone a un jugador que incurre en una conducta discriminatoria, remite a la suspensión de cinco partidos y una multa que puede alcanzar los 400,000 pesos. No obstante, a los aficionados que van y apoyan a un determinado equipo, también debería indicárseles que si incurren en actos discriminatorios ponen en riesgo que los próximos partidos del conjunto de su preferencia se lleven a cabo a puerta cerrada.

No solo en Europa se llevan a cabo prácticas óptimas en torno a la no discriminación, también en Argentina. El Observatorio de la Discriminación en el Futbol del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), es una herramienta destinada a prevenir y analizar situaciones discriminatorias que se puedan presentar en el ámbito del futbol argentino. Por ejemplo, los cánticos y algunas banderas de las hinchadas condensan distintos tipos de discriminaciones, estigmatizaciones y contribuyen a la creación de estereotipos basados en prejuicios. En 2012, el INADI asistió a 115 partidos y reveló que uno de cada seis cánticos tenía un contenido discriminatorio. Cabe señalar que el trabajo de INADI tiene el respaldo de la Asociación de Futbol Argentino (AFA), organismo que impone amonestaciones y multas económicas, pudiendo llegar a la suspensión del partido.

La Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis) 2010, indica que 7 de cada 10 personas señalaron que los tratan de manera diferente por su apariencia física y por no tener dinero. Cuatro de cada 10 opinan que a la gente se le discrimina por su tono de piel.

Esto nos habla de la vigencia del clasismo que en nuestro país se suma generalmente con racismo. Este fenómeno comprende un conjunto de prejuicios y discriminación muy enraizados en la mayoría de la población, motivados por la pertenencia a un nivel socioeconómico y al origen indígena (o afrodescendiente) por el color de piel.

Tras lo ocurrido en el enfrentamiento de Pumas vs. León, se han suscitado comentarios que van dirigidos a lo complicado de identificar a las personas y tener que hablar (en general) del comportamiento de la porra que apoyó a Pumas como visitante. Este caso es una oportunidad para que la Federación Mexicana de Futbol marque límites y promueva la cultura a favor de la no discriminación.

Una semana después de lo ocurrido en León, la Porra Plus Puma, barra oficial del equipo universitario, mandó hacer 2000 playeras con la leyenda: “Di No al Racismo”. Las camisetas se obsequiaron a los asistentes al Estadio Olímpico México 68 para el partido entre Pumas y Atlas.

La Ley General de Cultura Física y Deporte establece la creación de varias comisiones que dependen de la Conade (Comisión Nacional del Deporte), entre ellas se encuentra una que aborda la Antiviolencia para espectáculos deportivos; también se establece que habrá castigos para los organizadores de eventos deportivos, así como para el público y deportistas que con sus actos o dichos inciten a la violencia. Pese a la existencia de dicha ley, la FEMEXFUT no ha tenido ningún pronunciamiento respecto a la conducta discriminatoria mostrada en el partido de Pumas vs. León. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No se trata de limitar la libertad de expresión o restarle pasión al deporte, sino de evitar que la violencia en los estadios cobre otra magnitud porque es de insistirse que lo que pasa en la cancha no se queda en la cancha, ni tampoco lo que pasa en las tribunas se queda ahí.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Ricardo Bucio Mújica.

Ahora ve
La última semana muestra ejemplos de la violencia excesiva que vive México
No te pierdas
×