OPINIÓN: La película 'Noé', ¿es realmente sagrada?

Darren Aronofsky ha desatado la polémica entre los expertos religiosos por las licencias artísticas que se tomó en su nueva cinta
'Noé' 'inunda' el cine con una visión diferente
Carol Costello
Autor: Carol Costello | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Carol Costello es conductora de la edición matutina del programa Newsroom de CNN.

(CNN) — ¿Puede un miembro laico de Hollywood hacer una película religiosa que los estadounidenses puedan aceptar cálida y totalmente y de la que puedan aprender algo?

Lo descubriremos el 21 de marzo cuando se estrene la cinta Noé en los cines de México.

Pero a primera vista la respuesta es "no".

La casa productora Paramount programó preestrenos de la cinta, ansiosa por atraer al público religioso.

Oficialmente, algunas versiones contendientes de la cinta recibieron "calificaciones bajas". Eso me suena a que el público odió gran parte de lo que vio aunque no se sabe a ciencia cierta cuál de las versiones de la cinta odiaron.

Los críticos que tuvieron la "suerte" de ver las primeras versiones de la cinta juraron guardar el secreto. Pero sabemos que su reacción provocó que Paramount no solo reeditara la película varias veces, sino que tomara la medida extraordinaria de complacer al presidente del grupo de Emisoras Religiosas Nacionales de Estados Unidos al acceder a emitir el siguiente aviso: "La cinta se basa en la historia de Noé. Aunque se han tomado licencias artísticas, creemos que esta cinta es fiel a la esencia, los valores y la integridad de una historia que es piedra angular de la fe de millones de personas de todo el mundo. La historia bíblica de Noé puede encontrarse en el libro de Génesis".

Hasta el actor que encarnó a Noé, Russell Crowe, tuiteó: "Querido Santo Padre @Pontifex, lamento haber causado el caos en su mundo de las redes sociales. En serio, la cinta #Noah le fascinará".

Pues verán, esa es la cosa. El director, quien se considera ateo, es Darren Aronofsky, productor de la cinta El cisne negro. Él está mucho más interesado —y quiero decir mucho, mucho más interesado— en hacer que Noé sea "fascinante" y no "fiel a la Biblia" y declaró a la revista estadounidense New Yorker: "Noé es la cinta menos bíblica que he hecho. No me importan las calificaciones de prueba (la reacción negativa inicial a Noé). Mis cintas están fuera de las calificaciones".

Acéptenlo si pueden.

No es que al público religioso le desagraden las licencias artísticas, solo odian que Hollywood explote una historia sagrada para promover una agenda laica.

Brian Godawa, bloguero y autor del libro Noah Primeval, desató la controversia cuando reseñó un guión inicial de Noé. El artículo de Godawa se tituló: Darren Aronofsky's Noah: Environmentalist Wacko (El Noé de Darren Arononfsy, un ambientalista chiflado). Pronto se hizo viral.

Dice que Aronofsky, al menos al principio, transformó una historia bíblica en "paganismo ambiental".

"No es que los (cristianos) sean intolerantes, pero mira, estás jugando con su historia sagrada".

Godawa dice que la historia de Noé no habla de que "Dios destruyó la Tierra porque el hombre la estaba destruyendo", sino de que Dios destruyó la Tierra por "los pecados del hombre".

Mark Burnett, productor de la exitosa cinta Son of God (el hijo de Dios), coincide. "Sabes que una cosa es que… no es cualquier libro, ¿correcto? Es un texto sagrado. Es un texto sagrado por el que millones de personas murieron voluntariamente. No es algo con lo que se pueda jugar. Tienes que ser fiel a un texto sagrado como este".

En Hollywood se han hecho cintas sobre la Biblia desde la era del cine mudo. Ben Hur y Los diez mandamientos fueron éxitos enormes. ¿Se apegaron al texto sagrado? No. Y sí, adivinaron, algunos estudiosos de la Biblia no estuvieron complacidos.

"Hollywood tiene un cometido: vender películas y hacerlas emocionantes, no necesariamente proveer precisión histórica ni transmitir valores teológicos", dice el rabino Steven Weil, vicepresidente ejecutivo de la Unión Ortodoxa de Estados Unidos. Incluso la popular cinta Los diez mandamientos de Cecil B. DeMille, en la que se retrató la esclavitud de los judíos en Egipto, "ofreció una noción tendenciosa, simplista y primitiva de la religión. Casi no tenía valor", dice Weil.

¿En serio? ¿No tenía valor? Con todo respeto, rabino Weil, si estamos en peligro de volvernos un país no religioso —según Pew, solo el 58% de las personas nacidas en este siglo cree en Dios— ¿por qué no atraer a los jóvenes a una película que al menos los entretiene con historias inspiradas en la Biblia? Cintas distintas a Son of God que, aunque fue exitosa, supuestamente no atrajo al público no cristiano.

Reza Aslan, experto en religiones que escribió el libro y próxima película Zealot: the Life and Times of Jesus of Nazareth (Zelote, la vida y época de Jesús de Nazaret), dice: "Son of God es una cinta hecha por cristianos para cristianos. Los no cristianos no irán a ver Son of God… porque es una película pésima".

Aslan está ansioso de ver Noé y no, no le molesta en lo más mínimo que Aronofsky se tome libertades con su retrato de Noé.

Dice que la historia de Noé en la Biblia apenas abarca cuatro versículos. "Si quisieras hacer una historia de Noé basada en la Biblia duraría 10 minutos… si vas a abordar este tema, no tienes más opción que expandirla, inventar cosas, crear una narrativa con ella".

Los aspectos más interesantes de la historia de Noé, dice, ocurren cuando las aguas retroceden. "Noé se emborracha y yace desnudo frente a su hijo. Revísenlo. Abran Génesis".

Estoy bastante segura de que Aronofsky no incluirá esa escena en la cinta pero, ¿qué pasaría si lo hiciera?

Alan Cooper, rector del Seminario Teológico Judío y experto en la Biblia, dice que no hace daño interpretar la Biblia en una forma laica y hollywoodiense. "El objetivo de la interpretación, ya sea en forma de pintura o de cine, es estimular la discusión de los temas que el autor toca y no siempre resuelve. Eso ocurre en toda la Biblia".

Roy Johnston, pastor de la megaiglesia de Bayside, en California, está de acuerdo. "¿Saben? Para ser honesto creo que desafortunadamente muchos cristianos se dan a conocer por aquello a lo que se oponen, no por lo que creen. Así que creo que iré a ver la cinta Noé. De hecho ansío hacerlo porque al menos se crea un diálogo".

Amén, pastor Roy, amén.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Carol Costello

Ahora ve
Esto es lo que Ford gastará en la reparación de la falla en sus puertas
No te pierdas
×