Convención Bancaria: luces y sombras

La reunión del Gobierno y banqueros fue una mezcla de ánimo y escepticismo: Enrique Díaz-Infante; Agustín Carstens, Luis Videgaray y Enrique Peña hicieron ver que hay amistad con el sector privado.
bancaria  (Foto: Agencias)
Enrique Díaz-Infante Chapa*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Un evento de cortejo por parte del Gobierno a los banqueros. Un evento motivacional para inyectar confianza a los financieros sobre el rumbo del país. Fue un evento importante, pero no glamoroso. Autoridades del sector financiero y banqueros reunidos para celebrar la edición 77 de la Convención Bancaria, 3 y 4 de abril en Acapulco, Guerrero.

No había tenido la oportunidad de asistir a una de estas reuniones desde 1994, cuando tenía 23 años. Era el último año del sexenio de Carlos Salinas de Gortari. Aquella Convención se celebró en Cancún. Asistieron, además de los altos funcionarios del Gobierno, los accionistas mayoritarios de las entidades financieras. El aeropuerto era un desfile de aviones privados, propiedad de los dueños de los bancos, quienes parecían competir por quién traía el avión más grande.

Hoy los tiempos han cambiado. La banca está extranjerizada. Los bancos grandes son meras filiales de matrices en el exterior. Fue un evento de administradores de bancos, no de dueños. Eso sí, contó con buenos conferencistas como el Premio Nobel de Economía 2013, Robert Shiller y el Economista en Jefe del Financial Times, Martin Wolf, así como altos funcionarios del Gobierno y del sistema bancario.

Artículo relacionado: Las potencias, 'egoístas' con emergentes

El evento se celebró en un contexto macroeconómico desangelado. La economía mexicana no levanta. Los pronósticos del Fondo Monetario Internacional de crecimiento del PIB nacional para el 2014 son de 3%, lo cual está por debajo de las expectativas de PIB global (3.6%). Aunado a esto, la reforma fiscal ha dejado malestar entre el empresariado por haberse diseñado para cobrar más impuestos a los de siempre, sin incorporar nuevos causantes a través de un IVA generalizado y sin que se observen esfuerzos importantes del Gobierno por hacer eficiente el gasto. El déficit fiscal aprobado de 1.5% del PIB es una señal preocupante de una posible reedición de políticas echeverristas.

El tono de Peña Nieto, Luis Videgaray y Agustín Carstens fue entusiasta y optimista, como para contagiar a los banqueros. Los dos primeros fueron especialmente cálidos con Javier Arrigunaga, a quien en dos ocasiones llamaron por su nombre, cuestión que no ocurrió con ningún otro miembro del presídium. Lo anterior, como para hacer ver que las relaciones entre Gobierno e iniciativa privada están en buenos términos. Esto, a pesar de la reforma fiscal, que es el factor más determinante del bajo nivel de aprobación del presidente (48%, según la encuesta de Reforma de este mes).

Artículo relacionado: Calidad y competencia, retos de la banca

Carstens

Carstens habló de lo que él considera los tres pilares de la economía: una política fiscal moderada, un sector externo fuerte y un crecimiento sano a través de mantener la economía más competitiva y de aumentar la productividad.

Aclaró que el objetivo inflacionario sigue siendo del 3%, pero que han existido perturbaciones inflacionarias causadas por modificaciones tributarias y por el aumento de los precios agropecuarios que han movido la inflación a la alza. Manifestó que su expectativa es que la economía mexicana eventualmente crezca a final del sexenio al 5% anual.

Videgaray

Por su parte, Videgaray habló de las cuatro columnas de la Reforma Financiera: estabilidad financiera, nuevo mandato de la banca de desarrollo, mayor competencia y fortalecimiento del estado de derecho. Asimismo, mencionó las reformas estructurales, las cuales fueron “hechas en sectores que no han estado expuestos a la Competencia Económica que surgió a partir del TLC”.

Entérate: Banca de desarrrollo presta más de 1 bdp

Finalmente cerró su exposición resaltando que la política fiscal de mayor gasto público que está siguiendo el Gobierno es de carácter temporal y contra-cíclico. Esperemos que realmente sea así y que el anunciado incremento de 1.5% en el déficit fiscal no sea el principio de la reedición de políticas de endeudamiento e inflación que en los años setenta ya probaron su inviabilidad.

Peña Nieto

El presidente Enrique Peña Nieto cerró la convención con un mensaje en el que resaltó la fortaleza financiera del país. Señaló que la deuda del sector público es de 38.3%, la cual es menor a la del promedio en América Latina (53.5% del PIB). Hizo referencia al reciente aumento en la calificación de riesgo del país, así como al alto índice de capitalización de la banca (15.4%), casi 5% por arriba de los requerimientos de Basilea.

Apuntó que el Gobierno está contribuyendo al crecimiento del país con un aumento del 19% en el gasto público con respecto al año anterior -esperemos que éste se vaya a infraestructura y no a pago de sueldos, pensiones y subsidios-. Concluyó su exposición hablando de la normatividad secundaria que durante este año se deberá emitir para implementar la reforma financiera.

Entérate: Peña pide aprovechar solidez en banca

En suma, fue un evento donde los funcionarios gubernamentales fueron a vender en forma entusiasta las reformas y a apapachar a unos banqueros escépticos. Esperemos que pronto se revierta el malestar de la miscelánea fiscal y las inversiones del empresariado se empiecen a dar y a reflejarse en el crecimiento del país, cuestión que hasta ahora no se ha dado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

*El autor es licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y maestro en Políticas Comparadas y en Política Social, Planeación y Desarrollo por la London School of Economics and Political Science. Actualmente es Investigador del Centro de Estudios Espinosa Yglesias y profesor en el Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente los criterios del CEEY, del ITAM ni de CNNExpansión.

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×