¿Cómo se deben rescatar a las Pymes?

El reto es elevar la productividad abriendo la puerta al financiamiento, dice Enrique Díaz-Infante; el financiamiento estratégico, junto con las reformas estructurales, son la base del cambio.
pyme2  (Foto: Getty)
Enrique Díaz-Infante Chapa***
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Instituto Global de McKenzie publicó en marzo pasado un reporte sobre la economía mexicana en el que concluía que el gran reto del país para crecer es aumentar la productividad de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) ligadas a lo que denomina el “México tradicional” -básicamente aquel sector productivo vinculado al mercado doméstico-.

La falta de acceso de las Pymes al financiamiento es (junto con la falta de educación de calidad, el déficit de infraestructura y los costos altos en energía) una de las causas que el reporte señala como determinantes de este problema. Por eso, McKenzie aboga por que a la par de lograr la implementación de las grandes reformas estructurales en curso, se trabaje en aumentar la productividad de las Pymes.

Lo propuesto por McKenzie hace todo el sentido. Las Pymes generan alrededor de 74% del empleo en el país, pero son considerablemente menos productivas que las grandes empresas. La productividad de las empresas está, en parte, determinada por su tamaño. Mientras más grandes, tienen mayor capacidad de generar economías de escala, es decir, reducción de costos por eficiencias.

Artículo relacionado: Pymes energéticas, olvidadas con reforma

Aumentar la productividad de las Pymes requiere también, entre otras cuestiones, eliminar la sobrerregulación, abatir la inseguridad, avanzar en dar certeza jurídica en los derechos de propiedad y darles acceso al financiamiento oportuno y en condiciones competitivas.

Cada uno de estos temas merecería mucha tinta, pero aquí quisiera abocarme exclusivamente al tema de la falta de acceso al financiamiento a las Pymes. A decir del reporte Mackenzie, solo el 53% tiene acceso al crédito, lo que representa una carencia o falta de financiamiento al sector productivo por alrededor de 60,000 millones de dólares.

Entérate: El lado oscuro de la reforma financiera

Considerando lo anterior, es que la Reforma Financiera busca -según lo señalado por el Presidente Peña Nieto al momento de presentar la iniciativa de dicha Reforma para aprobación del Congreso- impulsar el que las Pymes  tengan “un mayor acceso al crédito y que éste sea más barato”.

Para tales efectos, la Reforma Financiera, entre otras cosas, incentiva el otorgamiento de crédito usando el respaldo de garantías gubernamentales. Esto pudiera tener consecuencias preocupantes para las finanzas públicas si no se implementan debidamente los apoyos. La banca comercial pudiera incrementar desordenadamente el crédito a las Pymes, considerando no tanto los méritos del proyecto o la capacidad de pago de las empresas, sino lo atractivo o no de las garantías que le otorgue la banca de desarrollo. 

Entérate: Peña Nieto pide más educación financiera

Si no queremos tirar el dinero público facilitando financiamiento a Pymes inviables, se debe de apoyar a empresas que tengan sabor a futuro. A decir de Foster (2001)**, las Pymes que deben ser apoyadas son aquellas que sean innovadoras, que cuenten con habilidades gerenciales y capacidad de reinventarse, que cuenten con un buen plan de negocio y una contabilidad transparente.

El financiamiento debe hacérseles llegar a través de fondos de capital y no tanto a través del crédito. Capitalizar las empresas de este modo ayuda a resolver problemas de información asimétrica, ordenacontablemente a las empresas y las formaliza desde el punto de vista fiscal y legal. Además, los fondos que invierten capital de riesgo en las empresas promueven la creatividad, operatividad y capacidad de venta de las empresas. Esto, entre otras razones, porque mantienen la inversión en las empresas por un largo plazo -alrededor de 7 años-.

Artículo relacionado: 6 mitos alrededor de la innovación

En suma, si queremos aumentar la productividad de las Pymes a fin de impulsar el crecimiento del país se debe, entre otras cuestiones, incentivar el financiamiento de empresas viables y con sabor a futuro. Además, dicho financiamiento conviene que sea vía capital en vez de deuda para favorecer el fortalecimiento de sus capacidades productivas. De lo contrario, la Reforma Financiera acabará fomentando el endeudamiento nacional con cargo al contribuyente.

*McKinsey Global Institute, “A tale of two Mexicos: Growth and prosperity in a two-tier economy”, marzo 2014 http://www.mckinsey.com/Insights/Americas/A_tale_of_two_Mexicos?cid=other-eml-alt-mgi-mck-oth-1403

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

** Foster, 2001 “Creative Destruction, Why companies that are built to last underperform the market and How to Succesfully Transform Them, Mckinsey& Company

***El autor es licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y maestro en Políticas Comparadas y en Política Social, Planeación y Desarrollo por la London School of Economics and Political Science. Actualmente es Investigador del Centro de Estudios Espinosa Yglesias y profesor en el Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Ahora ve
La compra de Fox y otras predicciones acertadas de ‘Los Simpson’
No te pierdas
×