OPINIÓN: Cubrirse de pies a cabeza contra minivestidos, ¿nueva tendencia?

En la industria de la moda, la santidad y el recato han ganado terreno a la sobreexposición, promoviendo un glamour más silencioso
Vestidos atrevidos en alfombra roja
Vestidos atrevidos en alfombra roja  Vestidos atrevidos en alfombra roja
Autor: Melissa Pontones | Otra fuente: 1

Nota del editor: Melissa Pontones cuenta con una maestría en Strategic Fashion Marketing por el London College of Fashion y realizó estudios en FIT New York. Fundó Personal Shopper Mexico en 2011, despacho que brinda asesoría a hombres y mujeres en cuestiones de moda y estilo.

(CNNMéxico)— Recientemente ha llamado mi atención la tendencia en la moda de cubrir el cuerpo lo más posible, parece que ya hemos tenido suficiente de la sobreexposición de Miley Cirus, y la hipersexualidad de ciertas celebrities, que han perdido su capacidad de impactarnos y mucho menos de escandalizarnos. Hasta las hermanas Kardashian, inicialmente íconos del minivestido y el supertacón se han sofisticado y están presentes en la alta moda.

Parece predecible que después de una saturación de sexualidad en los medios, el péndulo se vaya en sentido contrario. Y no sólo en la moda, vemos el papel que interpreta Marion Cotillard en la película Sueños de Libertad (The Inmigrant), donde su pudor y moralidad contrastan con el mundo en que se ve involucrada.

También está Vanessa Paradis en Casi un Gigolo (Fading Gigolo),quien interpreta a una judía ortodoxa que no enseña ni el pelo; sin embargo, es uno de los personajes más atractivos de la película. ¿Es una coincidencia o la santidad se volvió chic?

Anteriormente, hubiéramos esperado que estos personajes se transformaran, dejaran atrás su carácter modesto, y se aplicaran un poco de labial rojo. Pero lo que les da magnetismo, es su capacidad de mantener la integridad ante situaciones cambiantes.

Concretamente en la industria de la moda, la santidad y el recato (antes considerados la antítesis del glamour) han ganado terreno en varios frentes. Primero en los zapatos, si el año pasado te rompiste el tobillo con los tacones estilo Gaga, este año se ha visto una proliferación de flats en diferentes estilos: ballerinas, tenis de diseñador, motociclistas, mocasines. Los diseñadores han impregnado de creatividad nuestros zapatos planos.

¿Significa que la comodidad le ganó al glamour? Observando desde el Birkenstock de Céline hasta las sandalias de Alexander Wang, me gusta más la idea de que se amplíe la definición de glamour. Otro ejemplo de santidad está en los nuevos bikinis de la marca J Crew, que más bien parecen wet-suits; similares al que uso Leslie Mann en la película Mujeres al Ataque (The Other Woman).

Si nos cubrimos hasta en la playa, es cierto que en la ciudad las proporciones ya no son lo que eran. Como se vió en la colección de O/I 2014 de Marc Jacobs, no es suficiente con llevar un vestido largo, es necesario usar un pantalón debajo.

Tampoco podía fallar la santidad de la casa Valentino, donde se incluyeron en la colección O/I 2014, vestidos largos, de manga larga y cuello alto, además de capas tipo Caperucita para usar encima de las blusas, y esconder hasta los codos. Si por lo menos cumplen un propósito, las proporciones maximalistas y el glamour silencioso pueden ayudar a crear nuevos íconos de estilo, dejando descansar por un rato la sexualidad estilo Britney Spears de 1998.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Melissa Pontones.

Ahora ve
¿Quién pagará los honorarios de los abogados de ‘El Chapo’?
No te pierdas
×