OPINIÓN: ¿El síndrome de Down es cosa de risa?

Los comediantes recurren a menudo a las burlas contra las personas con discapacidad, lo que refuerza los estereotipos y la marginación
Gammy sindrome Down Tailandia
CNN-tailandia-madre-sustituta-bebe-sindrome-Down  Gammy sindrome Down Tailandia
David Perry
Autor: David Perry | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: David M. Perry es profesor asociado de Historia en la Universidad Dominica de Illinois. Escribe regularmente en su blog How Did We Get Into This Mess? Síguelo en Twitter.

(CNN) — "Estoy como… estoy tan (censurado) drogado. Esto es terrible. Y lo dije con esa voz. Nunca había hecho esa voz en mi vida. No sé de dónde vino esa voz, pero me escuché usando esa voz. Pensé: "oh, (censurado). Acabo de provocarme síndrome de Down". — Wyatt Cenac, This American Life, 4 de mayo de 2014.

Es difícil construir una sociedad más incluyente cuando la gente no deja de burlarse de ti. Aunque la gente con discapacidad y sus aliados progresan de muchas formas, la discapacidad sigue siendo blanco de burlas.

Durante los días pasados, un bebé con síndrome de Down, de nombre Gammy, ha acaparado las noticias. Él y su hermana gemela son hijos de una madre sustituta de Tailandia, pero se dice que cuando sus padres australianos descubrieron el trastorno genético del niño, lo abandonaron.

Parece que para los padres biológicos, las palabras síndrome de Down implicaban que él no merecía ser su hijo. Esto es lo que está en juego cuando hablamos y pensamos en la discapacidad, en la forma en la que presentamos la discapacidad en los medios, sin mencionar nuestras escuelas y nuestros hogares.

Leer: La pareja australiana explica por qué abandonó al niño enfermo

Tengo un hijo con síndrome de Down. Recuerdo que lloré cuando escuché el diagnóstico. Mi madre dijo que no podía dejar de pensar en cómo lo molestarían y lo acosarían al crecer. Sabía por su experiencia con personas con discapacidades intelectuales que son blanco de bromas crueles.

La buena noticia es que en años recientes, las campañas constantes de concientización contra los discursos deshumanizantes, junto con unos 20 años de educación incluyente a raíz de la promulgación de la Ley para los Estadounidenses con Discapacidad de 1990, han hecho que las cosas mejoren mucho en Estados Unidos. No es probable que alguien llame 'retrasado' a mi hijo.

Recomendamos: ¿Qué es el síndrome de Down?

La mala noticia es que tal vez nos hemos concentrado demasiado en el lenguaje explícito sin abordar las cuestiones más profundas de la representación. Se excluye y se margina a la gente con discapacidad con demasiada frecuencia.

En vez de concentrarnos en una sola palabra, tenemos que trabajar para desentrañar los prejuicios que yacen bajo la superficie.

En mayo de 2014, Wyatt Cenac, excorresponsal y comediante del programa de televisión Daily Show, se presentó en This American Life, un programa popular de la Radio Pública Nacional de Estados Unidos. Contó una historia sobre la mala experiencia que tuvo al comer un brownie de marihuana. El chiste era que le provocó hablar sin control con una voz graciosa, como si tuviera síndrome de Down.

Acto seguido, Cenac interrumpió su acto para emitir una especie de exención de responsabilidad. Dijo: "Solo déjenme decir que sé lo que es el síndrome de Down. Sé que el síndrome de Down es algo con lo que naces cuando naces con un cromosoma adicional. Conozco toda esa información. La conocía en ese momento. Pero al comer ese brownie, algo me hizo pensar que de alguna forma había desarrollado un cromosoma adicional y que ahora de adulto tenía síndrome de Down. En cuanto a la gente que tiene síndrome de Down, es algo con lo que crecen. Crecen y llevan vidas sanas y felices. Yo lo acabo de contraer".

Luego volvió a fingir la voz, a arrastrar las palabras y a sonar confundido.

Cenac no respondió a los correos electrónicos en los que se le pidieron comentarios. El conductor del programa, Ira Glass, declinó hacer comentarios para este artículo. Sin embargo, Glass le escribió a Julie Ross, quien tiene un hijo con síndrome de Down. Ella compartió conmigo ese correo electrónico. Glass escribió:

"Estoy totalmente de acuerdo contigo en que nadie tendría que escuchar historias en las que se hace burla y se denigra (a las personas que tienen síndrome de Down). Esto me preocupó igual que a mis productores cuando estábamos trabajando con Wyatt Cenac. Hablamos de ello mientras le dábamos forma a la historia".

Luego, Glass señala que Cenac se desvió para emitir la exención de responsabilidad, afirmó que Cenac se burló de sí y que "lo único que podría ser ofensivo es su imitación de cómo suena una persona que tiene síndrome de Down y nuevamente —tal vez estemos en desacuerdo sobre eso— creo que eso es válido para un comediante".

Glass y Cenac usaron la exención de responsabilidad, declararon que sabían qué es el síndrome de Down, médicamente hablando, para protegerse de las críticas. Sin embargo, Glass reconoce que lo gracioso de este acto se basa en burlarse de la forma en la que hablan algunas personas que tienen síndrome de Down.

Leer: Casi abandono a mi hija con síndrome de Down, confesiones de un papá

Desde que mi hijo era muy pequeño, hemos trabajado muchas horas en su forma de hablar. Juntos trabajamos con muchos terapeutas para dar forma a los fonemas, tonos, sonidos y, finalmente, a las palabras. Cada pequeño avance toma meses. Lloré cuando lo escuché decir "te amo" por primera vez, aunque fuera con una voz monótona e indefinida, la misma clase de voz de la que Cenac se burló. Es más, el habla es tan importante porque la inteligibilidad —lo claramente que mi hijo puede comunicarse con los desconocidos— determina la clase de independencia que podrá tener cuando sea adulto.

No hay exención de responsabilidad que pueda aliviar el dolor que provocó el chiste de Cenac. Él y Glass pueden decidir que lo gracioso del acto compensó que fuera ofensivo, pero no tienen derecho a decidir si el dolor que causaron es real o justo. Tampoco tienen ese derecho los muchos comediantes que se burlan de la gente a la que se margina por sus capacidades, raza, religión, género o sexualidad para hacer reír.

Cenac no es el único. Ricky Gervais, del programa de televisión británico Derek, hace el papel de un hombre que aparentemente está discapacitado. Se supone que Derek es un ejemplo positivo, pero gran parte de lo cómico surge de su discapacidad física: tiene joroba, una mandíbula prominente y camina arrastrando los pies. Otras personas se ríen de su falta de entendimiento mientras se tambalea en situaciones incómodas.

Gervais ha dicho que no es su intención burlarse de las personas que tienen discapacidades intelectuales y dijo en una entrevista: "nunca he pensado que él sea discapacitado; es una persona inocente que siempre dice lo correcto, lo que no te esperabas. Y si digo que no es discapacitado, es porque es todo lo que hay que decir".

Eso no es todo lo que hay que decir. No en el caso de Gervais, ni en el de Cenac.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A final de cuentas, no importa si un comediante usa un término clínico, emite una exención de responsabilidad o afirma que se está burlando de sí. El humor puede reforzar los estereotipos o destruirlos. Cuando te burlas de las características relacionadas con la discapacidad, es igual a que estuvieras de pie en el escenario, gritando "retrasado".

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a David Perry.

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×