OPINIÓN: Malala es el nuevo símbolo de esperanza para el mundo

La pakistaní comparte el galardón con un activista indio, lo que inspira a la unidad en la lucha por el derecho a la educación
Malala, la niña que sobrevivió al Talibán
Autor: John D. Sutter | Otra fuente: 1

Nota del editor: John D. Sutter es columnista de CNN Opinion y creador del proyecto Change the List de CNN. Síguelo en Twitter, Facebook o Instagram, o escríbele a ctl@cnn.com.

(CNN) — Tienes que amar a Malala.

La defensora pakistaní de la educación de las niñas, de 17 años de edad, es hasta el momento la ganadora más joven del Premio Nobel de la Paz. En 2013, dijo a John Stewart, del programa estadounidense de televisión, The Daily Show, qué haría si se volviera a encontrar con algún miembro del Talibán.

"Le diría lo importante que es la educación y que incluso quiero que sus hijos reciban educación", respondió. "Le diría: 'eso es lo que quiero decirte; ahora haz lo que quieras'".

Esta fue la chica a la que el Talibán le disparó en la cabeza por ejercer su derecho de ir a la escuela.

En ese entonces, Malala Yousafzai tenía apenas 14 años. Tenía 11 cuando empezó a escribir un blog anónimo para la BBC en el que hablaba de las dificultades de vivir en el Valle del Swat en Pakistán.

La respuesta de Stewart también fue invaluable: "Sé que tu padre está tras bambalinas y que está muy orgulloso de ti, pero ¿crees que le molestaría si te adopto?".

Y no solo él. El mundo adoptó a Malala.

Ella nos recuerda que la educación tiene un poder transformador, especialmente para los 31 millones de niñas en edad escolar que, según la Unicef, no van a la escuela en todo el mundo.

También es importante que sea un faro de esperanza, un recordatorio de que el espíritu humano contiene posibilidades inmensas, calidez, humildad y la capacidad de perdonar.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, solía cumplir con esa función cuando ganó el Premio Nobel de la Paz en 2009. Ahora, mientras las bombas caen sobre Siria e Iraq en un intento por destruir a un grupo terrorista que ha decapitado estadounidenses, es difícil seguir viéndolo como era en ese entonces.

Malala es el nuevo símbolo de esperanza para el mundo.

Su cruzada por el derecho a la educación parece fortalecerse conforme pasan los años. En el mundo de ISIS y Boko Haram (el grupo nigeriano que secuestra jovencitas y ataca sus escuelas), la necesitan más que nunca.

Lo más significativo es que comparte el premio con Kailash Satyarthi, un activista indio por la educación de los niños.

"El Comité del Nobel consideró que es importante que un hindú y una musulmana, un indio y una pakistaní, lucharan juntos por la educación y contra el extremismo", señaló el comité en un comunicado. El comité aplaudió a Satyarthi por continuar con la tradición de resistencia pacífica de Gandhi, y señaló que la batalla de Malala ha sido "heroica"

Y no cuesta entender por qué.

"Queridos amigos, el 9 de octubre de 2012, el Talibán me disparó en el lado izquierdo de la cabeza. Les dispararon a mis amigas también", dijo Malala en las Naciones Unidas en julio de 2013. "Pensaron que las balas nos acallarían, pero fallaron".

"Entonces, de entre el silencio surgieron miles de voces. Los terroristas pensaron que cambiarían nuestros objetivos y frustrarían nuestras ambiciones, pero nada cambió en mi vida salvo esto: la debilidad, el temor y la desesperanza murieron. Nacieron la fortaleza, el poder y la valentía".

Es revelador, según la cadena estadounidense ABC News, que Malala planee acudir a la escuela el viernes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Eso es determinación pura, de esa que ojalá dé a más niñas de todo el mundo el derecho a hacer lo mismo.

 Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a John D. Sutter.

Ahora ve
Así se vivió la emoción del eclipse en Salem, Oregon
No te pierdas
×