OPINIÓN: Iguala, la gota que derramó el vaso en casos de desapariciones

Ante la ineficiencia de las autoridades, en los últimos nueve años en México han ocurrido diversos episodios garves de desapariciones
desapariciones mexico
desapariciones mexico  desapariciones mexico
Autor: Ricardo Monreal Ávila | Otra fuente: 1

Nota del editor: Ricardo Monreal Ávila es diputado federal por Movimiento Ciudadano y líder de la bancada en San Lázaro de este partido; es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Zacatecas y doctor en Derecho Constitucional por la Universidad Nacional Autónoma de México. Síguelo en su cuenta de Twitter: @ricardomonreala

(CNNMéxico) — Lo de Iguala fue la gota que derramó el vaso. Pero éste se vino llenando de desapariciones masivas durante al menos los últimos nueve años, ante la ineficacia de las autoridades y la incredulidad de la sociedad.

Aquí algunos ejemplos:

1)   20 de enero de 2005: Entre Tenosique y el Ceibo, en Tabasco, desparecen 12 jóvenes que realizaban una excursión en las montañas de la frontera entre México y Guatemala.

2) 6 de diciembre de 2010: Un grupo de cazadores fue detenido por policías municipales entre los ayuntamientos de El Plateado de Joaquín Amaro y Tabasco, Zacatecas, sin que se volviera a tener noticia de ellos.

3) 18 de marzo de 2011: Alrededor de 50 camionetas pickup irrumpieron en el municipio de Allende, Coahuila, secuestrando de manera violenta a cerca de 300 personas, apellidadas Garza, Gaytán, Moreno y Villanueva, presuntamente en venganza por el robo de un cargamento de cocaína de Los Zetas. No se volvió a saber del paradero de ellas.

4)  3 de agosto de 2011: Un autobús con once campesinos poblanos migrantes que viajaban a Reynosa,Tamaulipas, desapareció antes de llegar a su destino.

5)  12 de septiembre de 2012: Un autobús de la línea North Star América con una decena de campesinos migrantes despareció en Salvatierra, Guanajuato, entre Tarimoro y Celaya.

6) 11 de noviembre de 2013: El autobús Futura número 1084, con 30 pasajeros a bordo, que cubría la ruta Zacatecas-México, desapareció entre los límites de Zacatecas y San Luis Potosí.

La página "Valor por Tamaulipas", una de cuyas colaboradoras, la Dra. María del Rosario Fuentes Rubio, fue desaparecida y presuntamente asesinada por un cártel de la delincuencia en Reynosa, Tamaulipas, y por lo cual la Unicef ha reclamado una investigación exhaustiva al gobierno de México, era prolija en alertar sobre secuestros de autobuses de pasajeros y camionetas en las que viajaban familias completas por las carreteras de ese estado.

La página "Yosoyred", que administra el bloguero Alberto Escorcia, ha creado un mapa interactivo con más de 22 mil nombres de desaparecidos, con información más detallada y precisa que la propia lista de desaparecidos oficiales de la Secretaría de Gobernación. Se propone crear una especie de wikileaks de los desaparecidos en México (Proceso, Mathieu Tourliere, 21 de octubre 2014). El 70% del territorio nacional está cubierto de puntos rojos, incluso también tiene registros en los estados del sur de la Unión Americana, donde empieza a registrarse el fenómeno de las desapariciones, como los tres jóvenes norteamericanos desaparecidos recientemente en Matamoros, Tamaulipas.

De manera preocupante, si a ese mapa de las desapariciones se sobrepone la lámina de las casi 300 fosas clandestinas que se han encontrado en los últimos años, encontraremos grandes coincidencias.

La noticia de la desaparición de 43 jóvenes normalistas en Iguala ha generado la mayor crisis de credibilidad y confianza sobre el gobierno de México, porque cayó sobre esta conciencia colectiva abonada con casi una década de desapariciones continuas, forzadas, silenciosas y varias de ellas masivas, donde las autoridades de todos los niveles se han visto rebasadas.

En este tiempo, la inseguridad ha disputado el primer lugar con la "crisis económica" (en su modalidad de desempleo o carestía de la vida) como el principal problema para los mexicanos, sin que se haya logrado revertir.

Si la apuesta oficial es a que el tiempo olvide lo de Iguala, y que esto termine con la localización de los cuerpos, la aprehensión de la pareja de gobernantes municipales y la criminalización y revictimización de los normalistas (presentándolos como una especie de “narcoguerrilleros”), es una pésima apuesta.

Es reeditar el camino fallido que recorrió el gobierno anterior en materia de seguridad, y que lo llevó a la pérdida de la Presidencia de la República. Una estrategia fallida que empezó con la criminalización de estudiantes en Salvarcar, Chihuahua, y terminó con una confusión y enfrentamiento entre las mismas fuerzas de seguridad del Estado, en Tres Marías-Cuernavaca.

La revisión de la estrategia de seguridad debe empezar por instalar una comisión de la verdad que atienda no sólo el caso de Iguala, sino las más de 22 mil desapariciones ocurridas en los últimos años; el rastreo y localización de las fosas clandestinas a lo largo y ancho del territorio nacional, con las tecnologías de punta que existen al respecto; reformas legislativas para adoptar los estándares internacionales de castigo y prevención de desapariciones forzadas y crímenes de lesa humanidad; reparación del daño a las familias de miles de víctimas, con las propiedades y recursos incautados al crimen organizado y con recursos públicos; una reforma integral del Estado de Derecho, en sus vertientes policial, ministerial y judicial; una reorientación educativa y cultural sobre el respeto a los derechos humanos, entre otros aspectos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 (fuente: revisión hemerográfica El Universal, Reforma, La Jornada, Proceso).

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Ricardo Monreal Ávila.

Ahora ve
Donald Trump dice en discurso en Phoenix que el TLCAN podría terminarse
No te pierdas
×