OPINIÓN: ¿Quién quiere encarcelar a los consumidores de marihuana?

Los consumidores de cannabis no deben de ser criminalizados -y mucho menos encarcelados- por portar entre 20 y 40 gramos de marihuana
Consumidores marihuana
Consumidores marihuana  Consumidores marihuana
Vidal Llerenas
Autor: Vidal Llerenas | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Vidal Llerenas es diputado local en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) por el PRD, fue diputado federal y subsecretario de Egresos del Gobierno del DF de 2006 a 2009. Estudió Economía en el ITAM y es doctor en Gobierno por la Universidad de York. Síguelo en Twitter @Vidallerenas

(CNNMéxico)– Olvidémonos por un momento de la legalización de la marihuana. No es que no crea que sea buena idea regular la producción, distribución y uso de esa substancia, por el contrario, sino que incluso manteniendo la prohibición es indispensable asegurar que los consumidores no sean criminalizados.

Los datos publicados por la investigadora del CIDE, Catalina Pérez Correa, muestran que las detenciones contra personas que solamente poseen droga, han sido de decenas de miles en los últimos años, eso ha representado un desperdicio enorme de recursos públicos que deberían de haberse destinado a combatir el crimen organizado.

La tabla establecida para determinar las cantidades toleradas de posesión de marihuana en realidad criminaliza, convierte en narcomenudistas a personas que poseen cantidades que no corresponden a las de un vendedor de drogas. El punto es que podemos hacer algo muy sencillo al respecto: no detener ni enviar al ministerio pública a personas que posean cantidades que en promedio corresponden a las que un consumidor de marihuana compra, algo que en el mundo se ha establecido entre los 20 y los 40 gramos.

Los beneficios de esta medida me parecen evidentes. Para empezar, ayudaríamos a descongestionar nuestra cárceles y todos el sistema de impartición de justicia. Pero, sobre todo, garantizaríamos el derecho humano de las personas a pagar una pena proporcional, es decir, que corresponda al daño que ocasiona su falta. Es evidente que alguien que posee una cantidad como la señalada de marihuana no pone en riesgo la salud de la sociedad. Si lo que de verdad nos preocupa es la salud de las personas, entonces lo adecuado sería proporcionarle a ese consumidor la información que le permita reducir los riesgos y los daños de esa actividad e incluso tratar de disuadirlo de su consumo.

En el caso de las personas con consumos problemáticos (en el caso de la cannabis, alrededor de 9%) lo indicado es ofrecerles alternativas reales de rehabilitación, que en ningún caso pueden ser obligatorias. La prioridad de la política de drogas tiene que ser la salud, pero también la integridad y los derechos humanos de los usuarios. Por eso, encarcelarlos es la peor alternativa posible.

Descriminalizar a los consumidores también nos permitiría desarrollar una mejor política de prevención, de apoyo y de ayuda a las personas que consumen drogas para que tomen las mejores decisiones. Es adecuado enviar el mensaje de que consumir sustancias como la marihuana es nocivo para la salud, pero también informar de las alternativas de consumo que existen para que este daño sea menor. Por ejemplo, es preferible utilizar un vaporizador que fumar, no es adecuado mezclarla con otra sustancias como el alcohol, tampocose debe trabajar y consumir, ni durante el embarazo. Sobre todo, como en el caso de alcohol y tabaco es fundamental evitar el consumo entre adolescentes. Es en esa edad cuando existe mayor riesgo de desarrollar dependencia y generar mayores riesgos. Es importante también que los consumidores sepan que un consumo mayor al de una vez a la semana indica que la persona está en riesgo de incurrir en un consumo abusivo que afecte seriamente su calidad de vida.

La pregunta que tenemos que responder es si alguien quiere encarcelar a quien consume marihuana. La verdad no lo creo, el uso de cannabis no está relacionado con algún tipo de comportamiento violento o con la comisión de delitos. De hecho, a lo que estamos obligados, y así lo dice hoy el marco legal del Distrito Federal, es a evitar la discriminación de las personas por el consumo de algún tipo de sustancias.

Lo que debemos de hacer es diseñar políticas públicas efectivas para disminuir los efectos que tiene en la sociedad y en las personas el hecho de que determinadas drogas existen, se consumen y se van a seguir consumiendo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Tenemos que avanzar en dejar de ver a los consumidores como delincuentes o como adictos que siempre requieren de atención médica. No se sí la razón de que nos importe poco encarcelar tenga que ver con que en este país nos dejó de importar la gente, sus derechos y sus vidas por una absurda lucha contra las drogas que nos impide ver el tema con un mínimo de sentido común.

Las opiniones expresadas en este texto pertenecen exclusivamente a Vidal Llerenas.

Ahora ve
Las calles de Los Ángeles se pintan de blanco y te decimos la razón
No te pierdas
×