OPINIÓN: Los kurdos sirios dan igualdad a las mujeres, ¡toma eso ISIS!

Los kurdos de Jazira, en Siria, responden a la interpretación radical del islam de ISIS con una ley que reconoce la igualdad de las mujeres
mujeres kurdas lucha YPG  mujeres kurdas lucha YPG
Frida Ghitis
Autor: Frida Ghitis | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Frida Ghitis es articulista de asuntos mundiales para el diario The Miami Herald y la publicación World Politics Review. Fue productora y corresponsal de CNN y escribió el libro A Changing World in the Age of Live Television. Síguela en Twitter: @FridaGhitis.

(CNN)— Es un decreto revolucionario. En plena lucha contra los rebeldes islamistas que buscan regresar al siglo VII, acaba de aprobarse una nueva ley en una región kurda de Siria, en la que se ordena la igualdad para las mujeres. ¡Toma eso, ISIS!

El estatus de las mujeres se ha vuelto uno más de los campos de batalla ideológicos en la feroz batalla entre el autoproclamado Estado Islámico y los defensores kurdos que han recibido apoyo aéreo de Estados Unidos. Por medio del desafiante decreto del pequeño distrito, los kurdos redoblan esfuerzos y guardan su posición como defensores incansables de la modernidad que no se arredran ante un oponente cuya brutalidad ha hecho huir a otros ejércitos.

El cambio no es solo simbólico. Es una transformación real en el estatus jurídico de las mujeres.

No es accidente que se haya emitido ahora ese decreto y ciertamente es una maniobra audaz. Es una advertencia ideológica a los islamistas que han hecho un esfuerzo concertado para difundir los puntos de vista de su supuesto califato a través del mundo musulmán. También es un mensaje para Occidente.

Los kurdos están diciendo tácitamente: "mírennos: somos los que comparten sus ideas sobre los derechos humanos y la igualdad. Somos los que merecen su apoyo en este conflicto de muchas facciones".

El decreto se emitió en el distrito de Jazira de la provincia de Hasakeh, en Siria, a unos 160 kilómetros de la hoy legendaria ciudad de Kobani, en donde los hombres y mujeres kurdos defienden sus puestos y luchan para evitar que el Estado Islámico ultrarradical, también conocido como ISIS, se apodere de su territorio.

Las provincias mayormente kurdas del norte de Siria se declararon autónomas en 2013 mientras el resto de Siria se sumía en la guerra civil. Los kurdos, una minoría musulmana esparcida principalmente en Iraq, Siria, Turquía e Irán, se han enfrentado a la represión y han luchado por su independencia.

Aunque las mujeres han sido parte de las fuerzas de combate kurdas desde mucho antes de que ISIS arrasara con Siria e Irán, las mujeres han luchado por obtener la igualdad total. En las zonas rurales remotas, las costumbres conservadoras siguen siendo la norma.

Sin embargo, las nuevas reglas del distrito de Jazira consagran la paga igual y la igualdad de derechos sucesorios. Hasta ahora, las mujeres no tenían permitido heredar. También declaran que el testimonio de una mujer ante el tribunal es igual de valioso que el de un hombre.

Además, la norma establece el permiso de maternidad para las mujeres y es igualmente importante que ordena que no se puede casar a una mujer sin su consentimiento y nunca antes de los 18 años.

El contraste no podría ser más marcado.

ISIS ha emprendido una campaña sistemática de violaciones a las mujeres; como recompensa para los militantes, se les ha dado niñitas como "esposas". El Estado Islámico publicó en artículos en internet que capturar y vender como esclavas a las mujeres es una costumbre aceptable e incluso beneficiosa.

Mientras ISIS tacha de infiel o apóstata a cualquiera que no comparta su interpretación religiosa radical y lo condena a ejecución, los kurdos de Jazira dicen que sus reglas de igualdad total se aplicarán a todos los que se encuentren en su distrito étnicamente diverso.

ISIS ocupa una tercera parte de Hasakeh, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. En las zonas que ISIS gobierna, las mujeres deben cubrirse completamente y no pueden salir de su casa sin la compañía de un familiar varón.

A pesar de todo, ISIS también afirma que empodera a las mujeres. Al igual que los kurdos, ISIS ha establecido brigadas femeniles armadas. Sin embargo, su misión es diametralmente opuesta a la de las mujeres kurdas.

Las brigadas femeniles de ISIS sirven para muchos fines. Ayudan a erradicar la idea de que las mujeres son menos libres bajo su gobierno islamista y que ayudan a animar a los reclutas. También sirven para importantes fines prácticos. Los batallones femeniles también ayudan a hacer revisiones corporales para evitar que los hombres se disfracen de mujeres para pasar por los puntos de revisión.

También está el aspecto más perturbador de las brigadas femeniles de ISIS. Son las que se encargan de aplicar las reglas que oprimen a las mujeres. Revisan el cumplimiento del código de vestimenta, por ejemplo. Son la policía de la moralidad y su labor principal es implementar la represión cotidiana a las mujeres. Hay reportes de que mujeres armadas han detenido a las niñas en la calle para hacerles preguntas sobre sus conocimientos del islam y de las reglas de ISIS.

Es muy distinto del rol de las combatientes kurdas, quienes son parte integral de la fuerza militar. En Kobani, cerca de la tercera parte de los combatientes son mujeres. Hay una mujer entre los altos mandos. Su labor es hacer la guerra y defender a la ciudad.

Ciertamente los kurdos no tienen un historial perfecto en el trato a las mujeres. Los asesinatos por honor, la mutilación de genitales femeninos y la violencia doméstica han plagado a sus comunidades. En la región kurda autónoma del norte de Iraq el gobierno proscribió esas costumbres, pero han sido difíciles de erradicar.

No obstante, los kurdos son más modernos que muchos de sus vecinos. La presión de ISIS podría estar empujándolos a avanzar por el camino de la igualdad. Es una ironía encantadora para las mujeres que defienden su territorio.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Frida Ghitis

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×