OPINIÓN: El surgimiento de las mujeres yihadistas

La guerra en Siria ha atraído a cada vez más combatientes occidentales, de los cuales alrededor del 8% son mujeres
La terrorista de Francia estaba fuera del país
Autor: Peter Bergen y Emily Schneider | Otra fuente: 1

Nota del editor: Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente de New America y profesor en la Universidad Estatal de Arizona. Escribió el libro Manhunt: The Ten-Year Search for bin Laden -- From 9/11 to Abbottabad. Emily Schneider es investigadora asociada en New America.

(CNN)— Está en marcha la búsqueda de Hayat Boumeddiene, la mujer de 26 años a la que se busca por el homicidio de una policía francesa, ocurrido el jueves 8 de enero. En los primeros reportes se insinuó que tal vez escapó el viernes de la tienda kosher del este de París mientras las autoridades francesas organizaban un operativo para rescatar a los rehenes de Amedy Coulibaly, quien se cree es su novio. Sin embargo, los reportes de CNN indican que ningún testigo ha declarado públicamente que la mujer estuviera en el sitio de la crisis y ahora las fuentes indican que salió de Francia antes del ataque contra la agente de policía.

Se cree que Boumeddiene salió de Francia rumbo a Turquía alrededor del 2 de enero y que su destino final era Siria, según las fuentes francesas y turcas.

No obstante, las fotografías que el diario francés Le Monde publicó de Boumeddiene la muestran haciendo tiros con lo que parece ser una ballesta mientras está vestida con un niqab negro. A primera vista esto podría parecer desconcertante. Después de todo, las organizaciones militantes yihadistas respaldan un gobierno estilo talibán, que permite que las mujeres intervengan solo en las cuestiones domésticas.

Sin embargo, hemos visto que varias mujeres occidentales, incluidas algunas ciudadanas estadounidenses, asumen un rol más activo en las conspiraciones terroristas, como es el caso de Colleen LaRose, una estadounidense caucásica de 46 años, originaria de Pennsylvania, a la que se conoce como Yihad Jane y que viajó a Europa en 2009 para observar el ataque contra Lars Vilks, un artista sueco que dibujó un cartón en el que se ve la cabeza del profeta Mahoma sobre el cuerpo de un perro.

Las mujeres europeas también han intervenido activamente en el terrorismo yihadista. Muriel Degauque, una belga de 38 años, perpetró un atentado suicida en Iraq en 2005. El 14 de mayo de 2010, Roshonara Choudhry, una británica de 21 años, apuñaló a Stephen Timms, su legislador local, por haber votado a favor de la guerra en Iraq. Timms sobrevivió al atentado.

Lee: ¿Por qué tantos jóvenes franceses se unen a la yihad?

También está la ciudadana británica Samantha Lewthwaite, de 31 años, a quien según la Interpol "se busca en Kenia por posesión de explosivos y por conspirar para cometer un delito, acusaciones que se remontan a diciembre de 2011".  Los kenianos creen que fue parte de una célula terrorista que planeaba perpetrar un ataque en Kenia. Lewthwaite es la viuda de uno de los atacantes suicidas que detonaron unas bombas en el sistema de transporte público de Londres el 7 de julio de 2005, que cobraron la vida de 52 personas.

Todo esto pone de relieve que el fenómeno de las mujeres que se unen a la yihad se ha vuelto más común en los pasados cuatro años, en parte a causa de la guerra en Siria, que está atrayendo a una cantidad sin precedentes de militantes de todas partes del mundo, incluso de Occidente.

Según datos que New America recopiló con base en reportes de los medios de comunicación y en documentos judiciales, de los 445 individuos de todo el mundo a los que se ha identificado públicamente, que han viajado o a los que se ha arrestado por tratar de viajar a Siria para pelear con una organización terrorista, 36 eran mujeres occidentales. Se trata del 8%. Sorprendentemente, su edad promedio es de apenas 18 años. Provienen de países de todo occidente: Australia, Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Holanda, España, Gran Bretaña y Estados Unidos. En muchos casos, estas mujeres occidentales van a Siria con la fantasía de casarse con el militante yihadista de sus sueños.

Varias de estas aspirantes a novia yihadista son estadounidenses. En octubre de 2014, interceptaron a tres adolescentes de Colorado en el aeropuerto de Frankfurt, en Alemania, mientras trataban de llegar a Siria para unirse a ISIS. Los padres alertaron al FBI cuando las jóvenes desaparecieron.

Otra habitante de Colorado, Shannon Maureen Conley, de 19 años, quedó arrestada en el Aeropuerto Internacional de Denver antes de que partiera rumbo a un campamento de ISIS cerca de la frontera entre Siria y Turquía. Planeaba casarse con un miembro de ISIS al que conoció en internet. Se declaró culpable en septiembre de 2014.

Se cree que otra joven de 17 años, hermana de Mohammed Hamzah Khan, de Chicago, planeaba viajar con su hermano a Turquía para unirse a ISIS. Los arrestaron en el Aeropuerto Internacional O'Hare de Chicago en octubre. Khan se enfrenta a una condena de hasta 15 años en prisión por tratar de brindar "apoyo material" a ISIS en forma de servicios, mientras que su hermana, de quien el gobierno no da el nombre, es menor de edad, por lo que lo más probable es que no presenten cargos en su contra.

Finalmente está Nicole Mansfield, una habitante de Michigan que dejó a su hija de 18 años para unirse a las fuerzas rebeldes en Siria. Se cree que murió en mayo de 2013 mientras peleaba en las filas de uno de los muchos grupos yihadistas que combaten en ese país.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Es una extraña igualdad de oportunidades para las yihadistas: también puedes ser parte de la guerra santa que pretende instalar una utopía estilo talibán que garantizará que nunca consigas empleo ni tengas una educación.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Peter Bergen y Emily Schneider

Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×