OPINIÓN: La maquinaria electoral mundial (I)

La incertidumbre comienza con la posibilidad de revivir la crisis del euro y los fantasmas de las elecciones anticipadas en Grecia
Bandera
Bandera de Union Europea  Bandera
Autor: Rina Mussali | Otra fuente: 1

Nota del editor: Rina Mussali es analista, internacionalista y conductora de Vértice Internacional y de la serie 2015: Elecciones en el Mundo, en el Canal del Congreso. Síguela en su cuenta de Twitter: @RinaMussali

(CNNMéxico)— 2015 parece ser un año sui generis en el mapa político y electoral. Casi medio centenar de elecciones presidenciales, legislativas y municipales tocarán las fibras de los tomadores de decisiones. No es un año electoral de gran relevancia geopolítica y estratégica a diferencia de lo que sucedió en el 2012, cuando cuatro de los cinco países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU celebraron comicios (EE.UU, Francia, Rusia y la llegada de la quinta generación de líderes en China). Tampoco es un año central para las economías emergentes como lo fue el caso del 2014, cuando tres de los cinco países BRICS celebraron elecciones: India, Sudáfrica y Brasil y otros dos países del recién grupo conformado MIKTA: Indonesia y Turquía que experimentaron la hora de la verdad.

El año que comienza no le quitará el sueño a la élite política y económica de América Latina. Cabe recordar que el año pasado la lupa electoral se concentró en las elecciones presidenciales en Costa Rica, El Salvador, Panamá, Colombia, Brasil, Bolivia y Uruguay y que en este 2015 solamente habrá elecciones en Guatemala y Argentina, además de los comicios en Haití y las elecciones parlamentarias de Canadá en América del Norte.

La llegada de los relevos políticos también tocará las puertas en Europa. La incertidumbre comienza con la posibilidad de revivir la crisis del euro y los fantasmas del pasado reciente bajo las elecciones anticipadas en Grecia del 25 de enero.

En la palestra del viejo continente destacan otras elecciones importantes como la de Reino Unido y Polonia en mayo de este año y las de Portugal en octubre, pasando por los comicios legislativos en Finlandia, un país de Europa del Norte que iba a celebrar elecciones junto con su vecino Suecia, la competencia electoral que se canceló debido al acuerdo que llegaron los partidos políticos para que permanezca la actual coalición de gobierno. Asimismo, destacan las elecciones en Italia, tras la renuncia del presidente Giorgio Napolitano y las presidenciables en Croacia, un país miembro de la Unión Europea. En Europa Oriental destacan las elecciones de Bielorusia, una jornada clave para el termómetro europeo y ruso.

Lupa electoral en Europa 

Grecia vuelve a estar en el radar político y electoral. Las voces desconciertas y nerviosas se despliegan ante la posibilidad de que Alexis Tsipras y el partido Syriza lleguen al poder. Un partido de izquierda radical que se ha convertido en el principal partido de oposición y que promete cambiar el rumbo político y económico del país, siendo un partido anti-sistema, euroescéptico y cuestionador de las medidas de austeridad impuestas por Alemania y su dama de hierro Angela Merkel.

La gran incógnita alrededor de estos comicios será si Grecia cuestionará el pago de su deuda o cancelará de manera unilateral parte de ésta. De ser ganador Syriza ¿respetará los compromisos adquiridos con la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI? Todo este alardeo indica la intención de encarecer los términos de negociación con la TROIKA, es decir, los griegos que harán todo lo posible para suavizar las condiciones de pago y obtener las mayores concesiones sin acudir a la salida del euro.

En Reino Unido se pudiera materializar un Congreso dividido y paralizado frente al empate del 30% que hasta ahora tienen en la intención de voto el partido conservador y laborista. La reelección de David Cameron para un segundo mandato no se antoja tan sencilla. La embestida euroescéptica con la figura estelar de Nigel Farage y el ascenso maratónico del partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP) obliga a los partidos tradicionales a buscar alianzas para formar gobierno. El tema de la inmigración robará atención en las elecciones y por supuesto la posibilidad de realizar el delicado referéndum sobre la permanencia o abandono de la Unión Europea (UE), siempre y cuando los conservadores se conviertan en fuerza hegemónica.

Siguiendo la lista europea Polonia y su vecina Bielorusiase apuntan. Será un año intenso para Polonia con las elecciones presidenciales de mayo y las legislativas de octubre. La maquinaria electoral espera la reelección de Bronisław Komorowski, el presidente liberal de Plataforma Cívica, quien se ve amenazado por las encuestas que ponen el dedo sobre la formación nacionalista de Jaroslaw Kaczynski, la figura que podría volver al poder tras varios años en la oposición. Y es que el ruedo electoral no dejará mentir sobre los debates más importantes para Polonia: el ingreso o no al euro –la mayoría de la población lo rechaza- y la preocupación por la seguridad ante la crisis política de su vecino país Ucrania y la anexión de Crimea por parte de Rusia. En Bielorusia el panorama se antoja más certero bajo el último dictador de Europa, quien busca nuevamente la reelección. Lukashenko que lleva 20 años en el poder y que padece de las sanciones impuestas por la UE pero que recibe los favores de Vladimir Putin con su ingreso a la Unión Euroasiática.

Las elecciones en España le roban el sueño a los dos partidos políticos tradicionales que están azorados por actos de corrupción. Mientras que Mariano Rajoy busca la reelección al frente del Partido Popular (PP), el partido socialista todavía no revela a su candidato presidencial. La irrupción del nuevo partido Podemos es muy sintomática porque juega en primer lugar dentro de las intenciones del voto. Su presencia ya es palpable en el Parlamento Europeo aglutinando a los sectores más castigados por la crisis económica y los jóvenes indignados. Mientras todo esto sucede, España recobra su condición de socio fiable de la UE siendo que el gobierno conservador está empeñado en vender el eslogan que el "2015: será el año del despegue económico de España".

En el ambiente electoral los portugueses se preguntan si el Movimiento Cívico Juntos Podemos podrá convertirse en partido político. Portugal ha estado gobernado por el primer ministro conservador Pedro Passos Coelho del Partido Social Demócrata (PSD), quien busca la reelección en octubre del 2015. ¿Regresarán los socialistas al poder bajo el liderazgo de Antonio Costa? ¿Se podrán deslindar del exprimer ministro socialista José Sócrates, quien duerme en la cárcel imputado por delitos de corrupción, blanqueamiento de capitales y fraude fiscal?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las opiniones expresadas en este texto pertenecen exclusivamente a Rina Mussali.

Mañana viernes 23 de enero: La maquinaria electoral mundial (II)

Ahora ve
Autoridades hallan fosa clandestina en las afueras de Tijuana
No te pierdas
×