OPINIÓN: El temblor en Nepal, ¿una tragedia al acecho?

La situación geográfica de Nepal lo hace propenso a estos fenómenos geológicos, lo que se agrava por su precaria situación económica
Redes sociales ayudan en búsqueda de desaparecidos
Autor: Colin Stark | Otra fuente: 1

Nota del editor: Colin Stark es profesor investigador asociado del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty en la Universidad de Columbia, Estados Unidos.

(CNN) — En un eco trágico de los acontecimientos catastróficos de Haití en 2010, un terremoto poderoso sacudió uno de los países más pobres de la Tierra. Los más recientes estimados de los sismólogos indican que el terremoto tuvo una magnitud de 7.9, por lo que sería un 40% más intenso que el 7.8 del que se ha hablado. Es menos de la mitad de la intensidad del gran evento anterior que ocurrió en Nepal en 1934 y en el que murieron 10,000 personas.

Desafortunadamente, es muy posible que la cantidad de muertos en Katmandú iguale esa cifra.

Sabíamos que este desastre ocurriría tarde o temprano. Los geofísicos han vigilado desde hace tiempo la velocidad con la que se mueven las placas terrestres y sabemos que todo el subcontinente indio se mueve lenta pero constantemente por debajo de Nepal y el Tíbet, a una velocidad de 45 milímetros al año. Esta es la razón por la que el Everest existe.

A lo largo de millones de años, ese choque ha aplastado al Himalaya como si fuera un acordeón, ha elevado las montañas varios kilómetros y ha desencadenado terremotos regularmente desde Pakistán hasta Burma. El terremoto del sábado no fue inusual ni inesperado, aunque fue más grande que la mayoría.

Leer: Hay 8 millones de afectados por el terremoto de Nepal, según la ONU

En los 81 años que han pasado desde el terremoto de 1934 en Bihar, la plataforma continental de India ha penetrado unos 3.6 metros en Nepal. Piensen que todo ese movimiento se almacena en un resorte gigante que yace debajo de Nepal. El resorte está atorado en una superficie amplia y áspera a la que conocemos como plano de falla. (Una línea de falla es lo que vemos cuando surge a la superficie).

A veces, la energía que se almacena en el resorte crece tanto que se suelta de forma catastrófica; se libera toda esa tensión acumulada y genera sacudidas lo suficientemente poderosas como para destruir edificios y matar gente en vastas zonas. Entre más grande sea la zona que se desliza y más la energía acumulada, mayor será el daño.

El deslizamiento del sábado ocurrió en una zona de entre 2,600 y 5,200 kilómetros cuadrados que abarca las ciudades de Katmandú y Pokhara hacia un lado y casi todo el Himalaya al otro. Una parte de India se deslizó entre 30 centímetros y 3 metros hacia el norte por debajo de Nepal en cuestión de segundos.

Tenemos estos datos detallados gracias a los grandes avances de la sismología en los últimos años. A través de mediciones de los sismos que se han registrado en sismómetros esparcidos por todo el mundo y que se enviaron en tiempo real o casi real a agencias como el Servicio Geológico de Estados Unidos y a universidades como la de Columbia, podemos inferir la ubicación y magnitud de un terremoto intenso muy rápidamente.

No solo eso: ahora podemos calcular el patrón y velocidad de los deslizamientos rápidos a lo largo de la superficie de una falla. Lo que antes tomaba meses de cuidadosos estudios académicos ahora toma segundos de cómputo.

Leer: Los diferentes tipos de sismo, de acuerdo con su magnitud y daños

Aunque el terremoto de Haití en 2010 fue más de 20 veces más débil que el del sábado 25 de abril, se cree que más de 100,000 personas murieron en los alrededores de Puerto Príncipe por el sismo y las repercusiones. A pesar de las diferencias, los terremotos de Nepal y Haití tienen similitudes: ambos fueron eventos geológicos que sabíamos que se avecinaban y ambos afectaron zonas afligidas por la pobreza generalizada, el crecimiento rápido de la población en las zonas urbanas, los cambios descoordinados en la infraestructura de construcción y la falta de cumplimiento de los reglamentos de construcción mejorados.

En Katmandú viven aproximadamente un millón 450,000 personas; la mayoría vive en casas mal construidas que no están diseñadas para soportar la clase de sacudida que se vio el sábado. El ingreso per cápita de Nepal es de unos 1,350 dólares (alrededor de 20,250 pesos) —apenas un poco más que el de Haití— y es uno de los más bajos del mundo.

Cumplir los reglamentos de construcción en las edificaciones nuevas o hacer adaptaciones costosas está muy fuera del alcance de la mayoría. Para empeorar las cosas, parece que las destructivas sacudidas de las ondas sísmicas se concentran en el valle.

Recomendamos: Nepal, el país que perdió años de historia en el terremoto

En varios estudios se predijo desde hace tiempo que en la zona de Katmandú ocurriría un terremoto magnitud ocho o más. En uno de los estudios se predijo que habría entre 21,000 y 42,000 muertos si ocurría un terremoto magnitud 8.1 en la región (afortunadamente, el terremoto del sábado fue de la mitad de esa intensidad).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No obstante, la catástrofe ocurrió en un momento delicado para Nepal, ya que el país se recupera de una prolongada guerra civil y su economía ha ido mejorando sostenidamente. Tenemos que tener esperanza de que se pueda recuperar de ambas cosas a pesar de los enormes retos que les esperan.

 Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Colin Stark.

Ahora ve
¿El nuevo TLCAN contemplará los trabajos agrícolas temporales en EU?
No te pierdas
×