OPINIÓN: 'El Bronco', un 'finalista' inesperado en Nuevo León

Un triunfo del candidato independiente en Nuevo León sería comparable con lo logrado por el PAN hace 26 años al ganar su primera gubernatura
Las vicisitudes de los candidatos independientes
Autor: Édgar Guillaumin | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Édgar Guillaumin tiene estudios de Licenciatura y Maestría en Derecho Corporativo, cursa un Doctorado en Planeación Estratégica y Políticas de Desarrollo en la Universidad Anáhuac. Cuenta con más de 10 años de experiencia en relaciones gubernamentales e institucionales. Síguelo en su cuenta de Twitter: @guillaumin

Se acerca la final del futbol mexicano entre Querétaro y Santos, equipos que muy pocos hubieran apostado que disputarían el campeonato de la liga. Ambos se enfrentaron, antes de llegar a la gran final, contra equipos con grandes y multimillonarios presupuestos para la compra de jugadores, campañas de publicidad y mercadotecnia, sueldos exorbitantes de su cuerpo directivo e instalaciones de lujo.

Pero así son las cosas, no basta tener una chequera lista y con muchos fondos para asegurar la victoria.

Lee: Los partidos apuestan porque su candidato sea el menos corrupto

Nada muy distante a lo que hoy se vive en Nuevo León, donde Jaime Rodriguez, El Bronco, tiene posibilidades reales de ganar "la final", y convertirse en el próximo gobernador del estado norteño; el primero como candidato independiente, sin partidos políticos que lo respalden, sin una robusta estructura institucional que impulse su campaña y grandes presupuestos como los tienen el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Partico Acción Nacional (PAN).

Ganar Nuevo León no es poca cosa. Hablamos de un estado punta en actividad industrial que ha sido ejemplo de la cultura de trabajo y desarrollo, y genera el 7.1% del PIB del país —solamente por detrás de la Ciudad de México y el Estado de México—; una entidad que recibe el 21% de la Inversión Extranjera Directa (IED) que llega al país.

Un candidato independiente que llegue a la gubernatura de un estado me recordaría cuando el PAN obtuvo en 1989 la victoria en las elecciones de Baja California con Ernesto Ruffo, convirtiéndose en el primer gobernador no priísta de México. A partir de ahí estados como Querétaro, San Luis Potosí, el mismo Nuevo León, y Guanajuato han tenido gobiernos panistas.

¿Se repetirá la historia? Recordemos que expresidente Carlos Salinas de Gortari, reconoció la primera victoria estatal del PAN. ¿Será ahora que el presidente Enrique Peña Nieto, al igual que lo hizo el PRI en 1989, verá el nacimiento de una nueva y real fuerza política, esta vez bajo una plataforma de ciudadanos independientes?

¿Es posible, que contra todas las predicciones, este 7 de junio veremos levantarse a El Bronco como el primer gobernador independiente?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Quedan pocos días para encontrar respuestas. Por lo pronto veremos un intenso cierre de campañas en todas las entidades del país. 

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Édgar Guillaumin.

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×