OPINIÓN: México, la primera visita de Estado de la pareja real de España

El rey Felipe VI tendrá la oportunidad de sellar un marcaje personal en sus relaciones en el país y expandir su acción en América Latina
Rey españa opinión
Rey españa opinión  Rey españa opinión
Autor: Rina Mussali | Otra fuente: 1

Nota del editor: Rina Mussali es analista, internacionalista y conductora de Vértice Internacional y de la serie 2015: Elecciones en el Mundo, en el Canal del Congreso. Síguela en su cuenta de Twitter: @RinaMussali

(CNNMéxico) — La abdicación del Rey Juan Carlos I de Borbón a la Corona de España, después de 39 años de reinado abrió un nuevo camino para la monarquía española. El relevo de la jefatura del Estado significó un tiempo de renovación y la llegada de un nuevo liderazgo para las futuras generaciones.

Lee: ¿Qué harán los reyes de España en México?

Muchos son los retos que deberá enfrentar el rey Felipe VI en el trono. Los contextos políticos, económicos y sociales han cambiado mucho desde que su padre asumió la Corona en 1975. ¿Cómo garantizar la unidad y la estabilidad social cuando España ha vivido una de sus peores crisis económicas de la historia y una efervescencia social que han expresado el malestar y enojo ciudadano?

Aún cuando España presenta signos de recuperación económica y recobra su condición de socio fiable de la Unión Europea (UE) no podemos pasar por inadvertido la explosión de los nacionalismos que seguramente han sido fuente de tensión y preocupación al interior de la Corona cuando esta institución debe velar por la unidad nacional. El rey Felipe VI tendrá que lidiar con el ajuste de cuentas que buscan cobrar los catalanes, vascos, gallegos, canarios y asturianos, entre otros, así como reñir con los nuevos signos de la escena política: el bipartidismo tradicional que pierde apoyo y los nuevos partidos como Podemos que atraen el voto de la irritación y antisistema. La victoria de Manuela Carmena en Madrid y Ada Colau en Barcelona son muestra de ello.

Anclar la monarquía bajo signos de transparencia y cero tolerancia a la corrupción también es otro desafío al que se enfrenta el nuevo monarca. El deterioro de la imagen de la monarquía está ligada a una actuación poco austera, sencilla y sensible de la familia real frente a una población que todavía luce descalabrada por la crisis económica y la política de austeridad. Los españoles reclaman rendición de cuentas en el ejercicio del gasto público y una mayor empatía de sus líderes con los sectores más desfavorecidos por la catarsis económica.

La desconfianza de la población presiona hacia la pérdida de simpatía y legitimidad de la Corona cuando privan las imputaciones en contra de la infanta Cristina y su esposo Iñaki Urdangarín o bien otros dispendios de la familia real. No pocos españoles han hecho resentir su enojo contra la Corona cuando la corrupción ha oscilado desde el año pasado entre el primer y segundo lugar de las preocupaciones de los españoles, sólo superado por el desempleo, esto de acuerdo al Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Vale la pena subrayar que durante los últimos meses del reinado de Juan Carlos I de Borbón, el entonces Príncipe Felipe era quien, ante los ojos de los españoles, salvaba la Corona. En enero de 2014, de acuerdo a la encuestadora Sigma Dos, el Rey Juan Carlos I tenía la aceptación del 41.3% de los españoles; sin embargo el Príncipe Felipe superaba los 66 puntos en el favoritismo de los españoles. A un año de la coronación el joven rey mantiene el apoyo de poco más del 60% de los españoles.

El debate sobre el sentido de la monarquía española

El estreno de Felipe VI como rey de España reabrió un debate en torno al sentido de la monarquía parlamentaria española. La disyuntiva entre diferentes formas de gobierno, ¿monarquía o república?, ha generado constantes puntos de vista y opiniones divergentes.

Existen tanto voces partidarias como detractoras. Las primeras piensan que la monarquía parlamentaria no es un impedimento para mejorar el sistema político, hacer más competitiva la economía o velar por una sociedad más justa, mientras los segundos identifican a la monarquía como una institución en crisis y anacrónica que no se adapta a los signos de la modernidad y globalización, aún cuando hay que reconocer que muchas monarquías superan la calidad democrática de otras formas de gobierno.

México: la primera visita de Estado de la pareja real

Los reyes de España, Felipe VI y Letizia realizarán una visita de Estado a México, la primera a un país del continente americano desde su proclamación como monarca. Este gesto político simboliza el entendimiento particular que han alcanzado las relaciones bilaterales. Se trata de una de las relaciones más importantes que México sostiene con el mundo y que se encuentra desplegada en una plataforma multitemas, multiactores y multicooperación.

Vale la pena recordar que España es la quinta economía entre los países de la UE y el segundo socio comercial de México entre los 28 países del club europeo, después de Alemania y segundo inversionista sólo detrás de Estados Unidos. Asimismo, las relaciones bilaterales no sólo se benefician del Acuerdo Global entrado en vigor hace 15 años con la UE sino de una Asociación Estratégica que también está apadrinada por la Comisión Binacional México-España.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Mucho se espera de esta visita real. La oportunidad del rey Felipe VI de sellar un marcaje personal en sus relaciones con México y expandir su radio de acción en América Latina.

Las opiniones de este texto pertenecen exclusivamente a Rina Mussali.

Ahora ve
Trump asegura en Phoenix que Joe Arpaio “fue condenado por hacer su trabajo”
No te pierdas
×