OPINIÓN: Retos del presupuesto "Base Cero"

Será interesante ver qué rubros serán los prioritarios para el gobierno de Enrique Peña Nieto y cuáles no estarán en su lista
Peña Nieto, Videgaray y Julio Cesar Morenos  Peña Nieto
Autor: Édgar Guillaumin | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Édgar Guillaumin tiene estudios de Licenciatura y Maestría en Derecho Corporativo, cursa un Doctorado en Planeación Estratégica y Políticas de Desarrollo en la Universidad Anáhuac. Cuenta con más de 10 años de experiencia en relaciones gubernamentales e institucionales. Síguelo en su cuenta de Twitter: @guillaumin

Ahora que las aguas ya están calmadas después de las tormentas electorales, es momento de reflexionar qué sigue en los próximos meses para los funcionarios electos. En este ejercicio mental no puede escapar la tarea que tendrán los nuevos integrantes de la Cámara de Diputados para aprobar el proyecto de presupuesto de egresos para el año 2016, el cual está siendo desarrollado bajo el principio de "base cero".

Esto implica que se hará un análisis a fondo de todos los rubros y conceptos que se tienen contemplados cubrir con recursos públicos, en el que seguramente se presentarán ajustes sustanciales donde desaparezcan partidas que inercialmente eran sujetas a recibir participaciones, en otros casos se crearán nuevos conceptos y en otras les asignarán mayores recursos.

Será interesante ver qué rubros serán los prioritarios para el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y cuáles no estarán en su lista de preferencia, veremos una clara radiografía de lo que representarán los últimos 3 años de su administración.

De ahí, la legislatura entrante jugará un papel fundamental en su aprobación y/o modificación, los acuerdos políticos y la rebatinga presupuestal será algo que deberemos seguir muy de cerca.

Lee: 4 claves para entender el presupuesto base cero de 2016

Coyunturas políticas a lo largo de la historia permitieron que existan rubros y conceptos que se duplican en la administración federal, teniendo como resultado una mayor carga administrativa, una falta de coordinación entre las dependencias y la pulverización de recursos, minimizando así los beneficios sociales. El presupuesto "base cero" sin duda deberá eliminar estos vicios y errores que durante muchas administraciones se han arrastrado.

Si bien a primera vista el ejercicio "base cero" permitirá enfocar los recursos, siempre limitados, especialmente con la caída del precio del petróleo, a aquellos rubros clave que lleven a incrementar la actividad económica y fortalezcan las finanzas públicas. La rendición de cuentas y transparencia con que sean ejercidos los recursos públicos será un tema que seguramente la ciudadanía estará muy atenta.

Las participaciones federales a los estados deberán estar mejor auditadas, saber en qué y cómo se gastan los recursos deberá ser una prioridad para los órganos de fiscalización, de nada servirá un cambio de fondo en los criterios de creación de presupuesto si su aplicación es poco clara, sin transparencia y llena de opacidad en los reportes.

No han sido pocos los escándalos que en los últimos meses hemos visto relacionados al mal manejo de los dineros públicos por gobernadores. La asignación de obras a compadres, la creación de proyectos innecesarios para justificar gastos, el sobre endeudamiento de los estados y el derroche han sido el sello que ha caracterizado muchas administraciones estatales.

Un ejercicio serio de nuevo presupuesto sin vicios ni errores, más una profunda fiscalización, serían un buen inicio.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Édgar Guillaumin.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×