OPINIÓN: Las cumbres de Rusia y sus nuevas estrategias geopolíticas

Rusia busca crear nuevas relaciones geopolíticas con China y otros de sus países aliados en un momento de tensión con Occidente
putin y xi jinping
putin y xi jinping  putin y xi jinping
Autor: Rina Mussali | Otra fuente: 1

Nota del editor: Rina Mussali es analista, internacionalista y conductora de Vértice Internacional y de la serie 2015: Elecciones en el Mundo, en el Canal del Congreso. Síguela en su cuenta de Twitter: @RinaMussali

(CNNMéxico) — Rusia está sacudiendo las placas tectónicas de la geopolítica global. Tras las olas de sanciones europeas y estadounidenses, Moscú ha diversificado sus alianzas con otras regiones y tira con fuerza los lazos de cooperación que alguna vez dejó flojos en el espacio post-soviético e incluso con el gigante asiático: China.

Es un momento clave para trazar acciones geoestratégicas de gran calado en la ciudad rusa de Ufa, en donde convergen dos cumbres los días 9 y 10 de julio: la de los BRICS, el acrónimo de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, cinco países con economías emergentes, y la de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). Estos encuentros son la oportunidad para que Rusia demuestre al mundo que no está aislada, tras su expulsión del grupo de las potencias mundiales G8, y que está en busca de reposicionar su lugar en el ajedrez global.

La crisis política en Ucrania detonada en gran medida por la existencia de una población profundamente dividida entre fuerzas proeuropeas y prorusas invitó a Vladimir Putin a frenar la política de ampliación de la Unión Europea (UE) e imponer un hasta aquí a la política de puertas abiertas de la OTAN, a propósito de impedir un mayor acercamiento al perímetro de seguridad ruso. Esta acción política, materializada con la anexión de Crimea, pronto castigó a Rusia con sanciones económicas, financieras y diplomáticas que obligaron a su economía a entrar en recesión.

Sin embargo, a pesar de la caída del rublo y las complicaciones económicas a causa de la baja de los precios internacionales del petróleo, Rusia ha decidido ver con buena cara el revés europeo abriendo nuevas alianzas políticas y económicas con América Latina, China, Serbia y varios países de Asia-Pacífico. En su zona de influencia, el hombre fuerte de Rusia ha concretado la Unión Económica Euroasiática (UEE), el bloque económico post-soviético que agrupa a Armenia, Bielorrusia, Kazajstán y Kirguistán, además de Rusia, así como la clara intención de concretar una unión monetaria regional con algunos de sus países.

China: ¿contrincante o aliado?

Ni Xi Jinping ni Vladimir Putin están conformes con la posición que sus países tienen dentro del orden mundial.

Las tensiones en el Mar Oriental de China con Japón y las disputas por la soberanía en el Mar Meridional de China con otros países, sumadas a las acciones rusas sobre Crimea y Georgia dejan claro que ambos buscan escalar su sello regional, una meta en común pero en la que no se anotan de manera conjunta.

Una montaña no puede contener dos tigres, dice un antiguo proverbio chino, por lo que Rusia debe mantenerse al tanto de los movimientos de su tigre vecino. Desde 2013, China ha comenzado a construir el Cinturón Económico Ruta de la Seda, una iniciativa terrestre y marítima que busca vincular en el siglo XXI los puntos comerciales que en la antigüedad formaron parte de camino de la seda. Su objetivo regional es fijar a China como el país pivote de la modernización regional.

OPINIÓN: ¿Es demasiado tarde para que China salve a los elefantes?

A pesar de la relación bilateral tan conflictiva entre Moscú y Beijing, ambas capitales junto con otros países BRICS comparten el mismo techo de entendimiento sobre la arquitectura financiera internacional. ¡Ésta tiene que cambiar! porque no puede responder únicamente a los intereses comandados por Occidente. De esta insatisfacción surge la creación del Banco BRICS, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) y el Banco de Shaghái, un conjunto de propuestas que aseguran la hegemonía de China en la toma de decisiones financieras y que desafían la autoridad de Estados unidos y la Unión Europea.

La convergencia de Cumbres en Rusia atiende a la presidencia en turno que Moscú está ocupando de los BRICS y la OCS. Mientras que estamos observando un rebalanceo de los países BRICS con el declive de Rusia y Brasil y el ascenso de la India, también atestiguamos un desinflamiento de Sudáfrica que ya ha sido superada por Nigeria como la primera economía africana. Por otro lado, no podemos olvidar que la OCS –una organización que busca afianzar las tareas de seguridad regional- y que incluye a Rusia, China, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán puede emerger como el verdadero contrapeso a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). De hecho, India ha sido invitada a participar como país miembro.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hacia cualquier dirección, el trazo político y el futuro del sistema económico internacional se le está escapando a Estados Unidos. Ufa será la oportunidad para consolidar el eje ruso-chino, los dos países más prominentes de los países BRICS que en conjunto buscan articular una nueva ingeniería política global.

Las opiniones de este texto pertenecen exclusivamente a Rina Mussali. 

Ahora ve
EU pide a Latinoamérica romper contacto comercial y diplomático con Pyongyang
No te pierdas
×