OPINIÓN: La crisis solitaria de Guatemala

Entre protestas exigiendo la renuncia del presidente Pérez Molina, los guatemaltecos se preparan para las elecciones del 6 de septiembre
Congreso de Guatemala elige nuevo vicepresidente
Autor: Rina Mussali | Otra fuente: 1

Nota del editor: Rina Mussali es analista, internacionalista y conductora de Vértice Internacional y de la serie 2015: Elecciones en el Mundo, en el Canal del Congreso. Síguela en su cuenta de Twitter: @RinaMussali

(CNNMéxico)— Guatemala vive horas de dolor. Crimen organizado y política se infiltran en la toma de decisiones y las instituciones han sido superadas en su capacidad de respuesta. La comunidad internacional mira con total desconfianza las elecciones que se aproximan el 6 de septiembre en donde el abstencionismo y el voto nulo buscan posicionarse como los dos grandes protagonistas.

Al igual que en muchos países latinoamericanos, los guatemaltecos no se identifican con los partidos políticos ni con sus propuestas de gobierno; éstos ya no representan las causas de las personas sino de sus propios intereses. En Guatemala la ciudadanía parece ser lo último que importa.

La degradación pública y moral en Guatemala se toca con la contienda electoral, promesas de campaña cuya narrativa sobre la renovación política y cambios económicos ya no encuentran eco en la sociedad.

La corrupción sistémica y generalizada que camina en simbiosis con la plaga de impunidad y la red de complicidades ha quedado al descubierto, pues hoy escasean los candidatos con divisa de honorabilidad.

Alejandro Sinibaldi, el candidato oficialista se despidió de sus sueños presidenciales cuando fue salpicado por los escándalos de corrupción de Petrobras en Brasil y Manuel Baldizón, el líder opositor también queda cuestionado por irregularidades en el financiamiento de su campaña y vinculado a denuncias por lavado de dinero.

La corrupción en Guatemala es un ácido combinado con el hierro de las estructuras gubernamentales. Transparencia Internacional sitúa al país en su Índice de Percepción de la Corrupción 2014 en el puesto 115 de 175, mientras que el Índice de Presupuesto Abierto lo coloca por debajo de países como Namibia, Malawi y Pakistán.

El vecino de México se ha convertido en uno de los países más inseguros del mundo con una alta tasa de criminalidad. La inseguridad le roba la tranquilidad a los ciudadanos pero también succiona el presupuesto público. Mientras que cifras internacionales señalan que alrededor del 8% del PIB se gasta en este rubro otras voces las duplican señalando que el crimen organizado se ha convertido en el principal empleador del país.

Bajo la trama de la corrupción un actor de centralidad ha llamado la atención: la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) que con sus más de 200 investigaciones ha desvelado las poderosas redes relacionadas entre la política y el crimen organizado. Altos funcionarios de gobierno, empresarios, jueces y militares están siendo señalados por esta organismo dependiente de la ONU que debería ser replicado en otros países de América Latina.

El mundo sirve para el beneficio ciudadano

Este es un ejemplo más de para qué sirve el mundo y el escrutinio internacional. Los ciudadanos descobijados encuentran en un organismo comandado por el colombiano Iván Velásquez Gómez una oportunidad para limpiar la casa y poner a temblar al establishment político y económico de Guatemala.

Gracias al liderazgo de la CICIG Roxana Baldetti, la exvicepresidenta de Guatemala, está transando su cita con la justicia en la cárcel debido al fraude fiscal aduanal conocido como "La Línea". Asimismo, el beneplácito de la Corte Suprema de Justicia de realizar un antejuicio al huésped de la casa presidencial Otto Pérez Molina acusado por corrupción luce sintonizado con el reclamo social, ahora se le deberá retirar la inmunidad para ser juzgado.

El terremoto que sacude a Guatemala irrumpe a pocos días antes que se celebren las elecciones. 28 partidos políticos y 14 candidatos fragmentan y dividen a una población poco empoderada y educada. La resta más que la suma hacen de Guatemala un país profundamente dividido en donde todavía tiene cabida el enorme peso del ejército en la toma de decisiones, pues no olvidemos los códigos de identificación de este país centroamericano que ha sufrido dictaduras, movimientos guerrilleros y lucha armada junto con violaciones masivas a los derechos humanos. ¡Guatemala ha tenido más gobiernos militares que gobiernos civiles!

Bajo este escenario preocupante y cabizbajo se asoma la primera candidatura independiente de la historia de Guatemala. Jimmy Morales, el candidato antisistema –actor y comediante- se coloca en el segundo lugar en la intención del voto representando al Frente de Convergencia Nacional (FNC). Sin embargo, todo apunta a que habrá segunda vuelta electoral, pues se antoja poco probable que algún candidato obtenga el 50% más uno de los votos emitidos.

¿Y México, como país vecino qué puede hacer frente a la crisis política e institucional en Guatemala? Como hermano mayor latinoamericano ni México ni Brasil pueden hacer mucho, estamos corroídos por el mismo ácido de la corrupción y no contamos con las cartas credenciales y éticas como para dar lecciones a nuestros vecinos.

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×