Seis preguntas que el caucus de Iowa puede responder

El número de delegados a ganar no es crucial, pero dará claves para la contienda presidencial de EU; el autor sugiere que estas primarias demostrarán cuán energetizados están los partidos.
CNN-caucus-eleccion-presidencial-democratas-republicanos-Iow  El primer caucus de ambos partidos darán pistas sobre qué tan bien han trabajado los aspirantes para convencer al electorado para lograr la candidatura /  (Foto: Reuters)
Julian Zelizer

Nota del editor: Julian Zelizer es un profesor de historia y de relaciones públicas en la Universidad de Princeton y simpatizante de New America. Es autor de los libros ‘Jimmy Carter’ y ‘The Fierce Urgency of Now: Lyndon Johnson, Congress, and the Battle for the Great Society’. Los comentarios aquí expresados son del autor.

(CNN) — Este lunes comienza la votación, finalmente en Estados Unidos. Aunque la pregunta más relevante en la mente de todos es quién va a ganar el mayor apoyo dentro de cada partido en los caucus de Iowa, ese aspecto de la competencia probablemente no importa mucho. El conteo de delegados es pequeño, la historia de Iowa está llena de vencedores que no van más allá, y el impacto de “impulso” no es tan grande como lo que solía ser, como resultado de los cambios en el proceso político.

A pesar de que exageramos la importancia de las asambleas electorales, hay seis preguntas importantes que serán respondidas y que nos darán pistas sobre el estado actual de la carrera a la nominación presidencial. A medida que nos desplazamos desde los debates preliminares y de la recaudación de fondos a la parte del concurso que se centra en las decisiones reales por los votantes, vamos a empezar a tener una idea de las fortalezas reales y las vulnerabilidades de los candidatos en los próximos meses.

Leer: Trump y Cruz moderan las expectativas en el incierto caucus de Iowa

¿Cómo hará Donald Trump con el voto evangélico?

Esta es una de las grandes incógnitas, y una pieza importante de evidencia que ayudará a evaluar qué tan fuerte es el apoyo de Trump con la base del Partido Republicano. Los evangélicos tienen una gran presencia en Iowa y son tradicionalmente participantes activos en las asambleas electorales.

Si Trump demuestra que puede extraer estos votantes a pesar de su propia historia personal y las débiles relaciones con las organizaciones religiosas, proporcionará apoyo a su afirmación de que puede derrotar a Ted Cruz y construir la amplia coalición que será necesaria para ganar la Casa Blanca.

¿Quién logra los mayores elogios para Trump?

Hasta el momento ha sido notable que ninguno de los dos principales candidatos republicanos ha recibido muchos respaldos de las principales figuras políticas. El senador más cercano que se ha alineando detrás de Donald Trump fue Charles Grassley de Iowa, que tiene poco amor por Cruz, cuando el magnate de bienes raíces lo introdujo durante una plática.

El exgobernador de Texas, Rick Perry aprobó a Ted Cruz. Pero cuando los medios de comunicación analizan lo que sucede en Iowa y se invita a los políticos a hacer comentarios sobre los resultados, hay que mantener una estrecha vigilancia sobre si más figuras de la institución finalmente comienzan a ofrecer palabras positivas de apoyo o endosos absolutos. Esto podría ser un presagio para el apoyo de fusión de élite detrás de uno de los principales candidatos.

¿Quién logrará el tercer lugar en el Partido Republicano?

En muchos sentidos, lo que será más interesante no es quién gane los caucus de Iowa, sino el que llegue en tercero. Suponiendo, como las encuestas de la semana pasada sugirieron que Trump y Cruz ocupan los dos primeros lugares, el tercer lugar podría ser el más relevante de este concurso en particular. En este punto, nadie sabe realmente quién será el candidato 'institucionalizado' y quien hará un juego contra los dos principales candidatos hasta que la competencia esté en apogeo en febrero y marzo.

Lo que ha sido notable en las últimas semanas es el grado de tensión de la contienda entre John Kasich, Chris Christie, Marco Rubio (y una encuesta ha sugerido a Jeb Bush) en los últimos días. El vencedor de este tercer puesto será capaz de afirmar que él es el más fuerte de la parcela no inconformista.

cnnexpansionJohn Kasich, Chris Christie, Marco Rubio, Jeb Bush; uno de ellos podría quedar en tercer lugar y enfrentar en la recta final a Ted Cruz (der.) (Foto: Getty Images/Archivo)

Si ese candidato puede utilizar esa percepción de ganar en New Hampshire, esto podría ayudar a reforzar su campaña en las próximas semanas para reunir el apoyo suficiente contra Trump y Cruz. Por supuesto, las encuestas podrían llegar a ser incorrectas y uno de estos candidatos que no sean Trump ni Cruz pueden poner de cabeza la carrera al entrar en un fuerte segundo o incluso primer lugar.

¿Hillary Clinton aprendió su lección de 2008?

Cuando se enfrentó en las primarias demócratas en contra de Barack Obama, Hillary Clinton obtuvo una paliza en la mayoría de los estados caucus. Ella subestimó a su oponente y no armó gran parte de una operación en tierra para asegurarse de que pudiera competir en estos eventos.

Mientras ella se centró en las primarias más grandes, Obama comenzó a acumular delegados en todas las asambleas, donde su campaña movilizó y organizó partidarios, asegurándose de que se presentaran.

En esta ocasión, Clinton prometió que no iba a cometer el mismo error. Pero sus partidarios no están tan seguros, especialmente cuando han visto que los números de Bernie Sanders en las encuestas se engrandecen. Iowa es una verdadera prueba para ver donde su campaña destaca. ¿Es capaz de derrotar a Sanders y hacer que sus seguidores salgan a las asambleas electorales de una manera que sugiera que su campaña ha hecho una mejor preparación en esta ocasión?

Recomendamos: 'The New York Times' promete su apoyo a Hillary Clinton

¿Los partidarios más jóvenes de Sanders realmente acudirán al caucus a votar?

Esta es una de las mayores incógnitas de la campaña; sin embargo, será fundamental para la contienda demócrata. El corazón de la campaña de Sanders ha sido la de atraer a los votantes más jóvenes que normalmente no están activos en la política.

Incluso después de la decepción y la desilusión de los años de Obama para muchos de estos estadounidenses, Sanders ha sido capaz de interceptar a algunos con la misma emoción que trajo al último demócrata a la Casa Blanca.

Sin embargo, la pregunta, como lo fue en 2008 y 2012, es como muchas de estas personas saldrán a votar y participar en el caucus. Esta es una parte de la población que es notoria por su falta de interés en el proceso político cuando este tiene lugar. Los observadores estarán buscando ver qué tipo de números es capaz de dibujar Sanders, sobre todo en las zonas más urbanas y cosmopolitas como Des Moines.

Leer: Clinton vs sanders. La batalla por la clase media

¿Qué tan entusiastas son los votantes de cada partido?

Esta es una cuestión candente en la mente de las dos partes. Mientras que los republicanos y los demócratas se centran en quién se quedará con la nominación, también quieren tener una mejor lectura de qué tipo de fervor existe en el electorado, lo que, por supuesto, es crucial en las elecciones generales, cuando el número de votantes y las victorias en los estados indecisos serán un papel decisivo en la determinación del resultado.

Aunque Iowa solo ofrece una visión limitada en la temperatura de los votantes, será nuestra primera pista real para entender cómo cada lado se asegura que su partido gane la Casa Blanca.

Las encuestas son una cosa, los votos reales otros. Mientras los resultados de Iowa se den, deberíamos empezar a tener un mayor sentido de dónde están las cosas.

Opinión: ¿Qué quieren los 'millennials' de los candidatos a la Casa Blanca?

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×