OPINIÓN: Redefiniendo nuestras inversiones

Segmentar la inversión por objetivos nos permitiría asignar nuestros recursos lo más eficientemente posible.
Por: ALBERTO HERRERA GÓMEZ

Nota del editor: Alberto Herrera es director de Producto de GBMfondos, empresa a la queó lleg en 2009. Es Licenciado en Economía por parte del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), y cuenta con estudios de posgrado en Finanzas en la Universidad de California, Berkeley. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad de su autor.

(Expansión)— La decisión de invertir siempre está presente en cualquier momento de nuestra vida, desde la necesidad de construir un patrimonio familiar, preservar un estilo de vida al momento del retiro, hasta cuando planeamos dejar una herencia. Identificar estos objetivos durante el transcurso de la vida nos permitirá redefinir nuestra forma de invertir, considerando una planeación particular para cada objetivo, a diferencia de la forma tradicional, qué ante varios objetivos solamente se mantiene el dinero en un tipo de inversión todo el tiempo, incluso a pesar de cambiarse entre instituciones financieras.

¿Por qué segmentar por objetivos?

Segmentar la inversión por objetivos nos permite asignar nuestros recursos lo más eficientemente posible, evitando tener dinero “estacionado” sin generar un beneficio mayor que podría darse al ser asignado a otro fin.

Para la planeación de cada objetivo es necesario establecer una composición de la inversión que debe tener características adecuadas para el cumplimiento del fin, llevando con esto una selección de productos de inversión que seguramente estarán diferenciándose entre objetivos, es decir, dependiendo el fin se determina la combinación.

Lee: 3 pasos para una jubilación segura

Por ejemplo, si realizamos un ejercicio de distintas combinaciones en los últimos 15 años entre los referentes más conocidos por el inversionista dentro del mercado, los Certificados de la Tesorería del gobierno federal (CETEs) y el índice de precios y cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores (IPC), se puede observar en una inversión de 200,000 pesos cómo la asignación entre distintos tipos de activos tiene un rol relevante para lograr determinados resultados.

¿Cómo manejar el riesgo?

Aquí el entendimiento del riesgo radica en tener la claridad en los elementos que se encuentran bajo tu control tal como determinar objetivos para el dinero en lo particular, respeto al horizonte, disciplina, experiencia, conocimiento de los productos de inversión donde vas a asignar tu dinero y diversificación. Sin duda, en este momento hace mucho sentido la frase de Warren Buffet, uno de los inversionistas más reconocidos en el mundo: “Nunca invertir en un negocio que no se pueda entender”.

De igual forma debes ser consciente de lo que nunca vas a poder controlar, por ejemplo la evolución futura de los mercados.

¿Por qué es necesario realizar aportaciones recurrentes?

Más allá de la evolución que pueda experimentar un mercado en lo particular, y con ello tú inversión, la disciplina de realizar aportaciones recurrentes favorece tanto a disminuir la volatilidad de los recursos durante la inversión como a poder crecer más los recursos en términos relativos a lo que sería sin realizar la aportación.

Es de ahí, que al invertir ya no solo debe considerarse un saldo o monto inicial, sino que es indispensable tener previsto un esquema de planeación de aportaciones con una frecuencia determinada. Siguiendo con el ejemplo previamente señalado, del resultado de las distintas combinaciones de los principales referentes de mercado, si para cada combinación de inversión se hubieran realizado aportaciones recurrentes anuales durante los 15 años, de tan solo el 5% del monto inicial, la contribución en el crecimiento promedio de la inversión para cada combinación habría sido del 38.9% con respecto a la inversión sin aportación.

Es así que los conceptos previamente señalados los ilustramos con dos ejemplos comunes para la mayoría de la gente, como son la educación y el retiro.

¿Cuentas ya con un plan para la universidad de tus hijos?

De acuerdo a un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad A.C (IMCO), queda claro que contar con estudios superiores es una inversión adecuada, ya que mantener un grado superior a la preparatoria, en promedio representa un 77% de ingreso mayor para el profesionista así como 200% en el caso de contar con un posgrado. Lo anterior, nos lleva a plantear la necesidad de invertir para la educación, considerando que hacerlo en edades tempranas de la vida incrementa las posibilidades de buenos resultados de manera considerable. Tan sólo pensemos en una inversión con un horizonte de los últimos 25 años para ilustrar la idea, en la que si al haber invertido 50,000 pesos en instrumentos con rendimientos similares al CETE y solo dejarlos trabajar, al cierre del 2015 el saldo registrado se ubicó en 861,301 pesos, cifra muy en línea con el promedio del costo de algunos posgrados en nuestro país.

¿Cuántos años tienes cubiertos para tu jubilación?

De acuerdo a la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), la tasa de reemplazo —entendida como el monto de pensión a recibir al momento de retiro como porcentaje del ingreso que recibe el trabajador— es cercana al 28%, es decir si el sueldo mensual de una persona es 20,000 pesos, la expectativa es que su pensión mensual sea de $ 5,600 pesos. De ahí la importancia de la previsión para el retiro mediante la inversión, ya que nos encontramos entre los países con menores tasas de reemplazo en el mundo; tan solo en países desarrollados el indicador oscila entre los 60% y 85%.

Lee: 80% de los mexicanos en edad de retiro, sin pensión

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En este sentido, si consideramos una inversión estilo ciclo de vida —con participaciones que se van modificando gradualmente entre acciones e instrumentos de deuda acorde a la evolución de la edad— en donde conforme nos acerquemos a la edad de retiro (65 años), más participación en deuda y menos en acciones podremos ver que una inversión de 100,000 pesos en los últimos 25 años, con aportaciones recurrentes del 2% del ingreso mensual de nuestro ejemplo previo de 20,000 pesos, la tasa de reemplazo mejora significativamente durante el retiro a un 79%, tanto por las aportaciones como por la inversión que registra un saldo a los 65 años de 2,852,391 y que permite mantener un ingreso constante en el ejemplo, considerando una expectativa de vida de 80 años.

Es así que tus decisiones financieras de vida no dependen únicamente de mercados y rendimientos, son acerca de la planeación de tus objetivos para cualquier etapa de tu vida.

Ahora ve
Las FARC entregan a la ONU las últimas armas que tenían en su poder
No te pierdas