OPINIÓN: ¿Las mujeres poderosas son el talón de Aquiles de Trump?

La decisión de la exfiscal general interina, Sally Yates, de hacer valer la ley por encima de las órdenes de ejecutar un horrible decreto migratorio, provocó que Trump la despidiera.
A lo largo de su campaña, Trump ha usado a un puñado de mujeres obedientes que hacen lo que les ordena, como su asesora Kellyanne Conway.
Obediencia sin cuestionamientos  A lo largo de su campaña, Trump ha usado a un puñado de mujeres obedientes que hacen lo que les ordena, como su asesora Kellyanne Conway.  (Foto: Reuters)
Jill Filipovic

Nota del editor: Jill Filipovic es periodista en Nueva York y Nairobi; escribió el libro The H-Spot: The Feminist Pursuit of Happiness. Síguela en Twitter como @JillFilipovic. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(CNN) — Si hay algo que Donald Trump no soporta es a una mujer que se defiende sola… por lo que las mujeres que lo enfrentan son aún más cruciales y exquisitas en los primeros días turbulentos de su administración. ¿Cómo reaccionará el nuevo presidente de Estados Unidos cuando las mujeres no sean sus subordinadas ni sus amadas, sino quienes trabajan para aplicar el sistema de frenos y contrapesos a su poder gubernamental?

Los ataques petulantes y los abusos contra sus oponentes son la norma para la administración de Trump, pero este olía a algo más… a cierta condescendencia indignada, a la forma en la que un padre abusivo reprendería a un hijo que se porta mal. Parece que las mujeres que se pasan de la raya desatan una furia particular en el caso de este presidente.

Lee: ¿Cuál es el papel de las mujeres en la política de EU?

A lo largo de su campaña, Trump ha usado a un puñado de mujeres obedientes que hacen lo que les ordena: su hija Ivanka, cuya elegancia y encanto hizo pensar a muchos electores que su padre no podía ser tan malo; Kellyanne Conway, su directora de campaña y ahora asesora, quien cubre las mentiras y el mal genio de su jefe con desviaciones hábiles y palabras confusas en los programas dominicales de televisión, y su esposa Melania, una aliada sonriente y silenciosa cuya presencia parece pasar desapercibida a su marido hasta que necesita un adorno atractivo para la foto. Sus sonados comentarios vulgares y misóginos, su gusto por los concursos de belleza y su lista de exesposas modelos revelan a un hombre que no considera que las mujeres sean sus iguales, sino sus juguetes.

Lee: Melania Trump, de Eslovenia a las pasarelas… y a la Casa Blanca

No sorprende que haya tan pocas mujeres en su gabinete; para él, las mujeres son objetos para su disfrute estético y sexual, no consejeras inteligentes y competentes que valga la pena tomar tan en serio como a los hombres.

El controversial gabinete del presidente 45 de Estados Unidos, Donald Trump

Así que fue hermoso que la exfiscal general interina, Sally Yates, decidiera poner su deber de hacer valer la ley por encima de las instrucciones de ejecutar un horrible decreto migratorio, ya que provocó que Trump adoptara una actitud sexista y fascinó a sus oponentes.

Trump, tan vulnerable a las críticas que es incapaz de poner la otra mejilla cuando cualquier desconocido lo critica en Twitter, predeciblemente hizo un berrinche. Su equipo envió un comunicado de prensa enfurruñado en el que afirmaron que su lealtad a la constitución y a su juramento había sido "traición". No conforme con arremeter solamente contra su decisión, emprendieron un ataque contra su trayectoria y su persona, dijeron que era "débil" en el tema de las fronteras y "muy débil" en cuanto a inmigración (Trump no dio pruebas que respaldaran estas afirmaciones, pero tal vez se trata de esos "hechos alternativos" de los que tanto hemos oído hablar).

OPINIÓN. Estimado equipo de Trump: los 'hechos alternativos' son mentiras

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Claro que Trump se vengó de Yates. Sin embargo, tal vez le cueste más contrarrestar el impacto de las juezas Ann M. Donnelly, Allison Burroughs y Dolly Gee, quienes emitieron fallos que frenan ciertas partes del decreto de Trump. Cuando se trata de vigilar el poder de Trump, resulta que las mujeres son las que llevan la batuta. Además, las mujeres que se portan mal son el talón de Aquiles emocional de Trump… así que tenemos que seguir portándonos mal en todos los ámbitos. Trump prefiere que sus mujeres se alineen como si fueran ponis en exhibición. Es muy satisfactorio ver que algunas le den su merecido.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Trump vuelve a defenderse por disturbios en Charlottesville atacando a la prensa
No te pierdas
×